Neko

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ReglamentoAmbientaciónRazas amosRazas pet/esclavosEmpleosFísicos ocupados Expedientes Afiliaciones
Hace años atrás, alrededor del 2500, un joven científico especializado en la genética estudiaba la evolución de los animales y la combinación de ADN. El quería mejorar la especie humana dándole las habilidades que un animal tendría, la agilidad de un felino, los sentidos desarrollados de un canino, la longevidad de una tortuga; todo eso, mas la inteligencia humana darían como resultado un nuevo estilo de vida, menos efímero y con menos preocupaciones. Un paraíso. Intento crearlo, una y otra vez, dando como primeros resultados la muerte de los sujetos experimentales y abominaciones; todas fueron ocultadas por el mismo. Hasta que lo encontró, la manera de que el ADN se juntara, la puerta a una nueva y mejor era, pero... Como esparcirlo por el mundo? Fácil, con algo que desafiara en todo lo que el creía, algo que desafiara a la ciencia, algo sobrenatural; El Demonio. Hizo un pacto con el demonio para que el esparciera el resultado de sus investigaciones por el mundo. Y así lo hizo. Todos los bebes que nacieron a partir de ese día tenían habilidades sobrenaturales...seguir leyendo
Rule Maker
Webmaster
Read the rulzPerfilMP
Ayato Sakama
Administrador
EsclavoPerfilMP
Ciel
Administrador
AmoPerfilMP
Aoba
Administrador
EsclavoPerfilMP
Últimos temas
» Broken ♛ Crown || Omegaverse || Normal
Ayer a las 8:39 pm por Invitado

» Juguete Nuevo [Cinderella #09]
Ayer a las 3:49 am por Cinderella

» [Afiliación Hermana] Crisom Village - foro de rol -
Jue Ago 17, 2017 12:43 pm por Invitado

» Ashes (Priv. Rocinante)
Miér Ago 02, 2017 1:26 am por Law

» Reglas [Leer & Firmar]
Dom Jul 30, 2017 12:54 pm por Aúnnolosé

» Instituto Alstroemeria [Afi. Elite]
Jue Jul 27, 2017 5:14 pm por Invitado

» Why? [Kyou #9 y Shun #10]
Jue Jul 27, 2017 6:02 am por Araziel Dankworth

» ~ El gato y el ratón | Priv. Reed
Lun Jul 24, 2017 8:38 pm por Touya

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - élites]
Lun Jul 24, 2017 5:30 pm por Invitado

» Al fin... [Darian Alec Bachmann #12]
Jue Jul 13, 2017 11:42 pm por Gilbert Nightray

» ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)
Lun Jul 10, 2017 9:44 pm por Takashi

» Ao no Sekai Rol [Cambio de botón]
Lun Jul 10, 2017 6:58 am por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 1 usuario en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 1 Invitado

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 34 el Sáb Jun 16, 2012 6:38 pm.

▂ ▃ ▅ ▆ █ Hermanos █ ▆ ▅ ▃ ▂

▂ ▃ ▅ ▆ █ Élite █ ▆ ▅ ▃ ▂
Determination (Undertale)Crear foroEast of EdenCrear foro

Skin hecho por Reed hecho exclusivamente para Shikaisen Paradise. La imágenes corresponden a sus respectivos artistas, sin embargo las ediciones pertenecen al staff del foro. Se agradece a los tutoriales dados por Savage Themes y su equipo de creadores. así como también los códigos ahí presentados. Shikaisen paradise es un foro original nacido de la mente del equipo de administración, cualquier plagio a este será visto como una ofensa a los derechos de autor y se tomarán las medidas pertinentes. Dí no a la copia.
Agradecemos a nuestro anterior webmaster, Kai, por habernos dejado el foro y poder seguir en el mundo que su mente pornosa creó.

| Kouzen Takashi

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

| Kouzen Takashi

Mensaje por Takashi el Vie Oct 03, 2014 7:15 pm

Información Basica
Nombre: Takashi
Apellido: Kouzen
Apodo: -
Edad: 19
Raza: León (felino)

Información Física
Descripción Física: Takashi no es una persona que destaque por nada en especial, ni su altura, ni su complexión, ni su cara, nada de nada le haría diferenciarse de los demás en una multitud; quizás porque ha cuidado desde pequeño de tener exactamente ese aspecto tan habitual y genérico que te hace difícil reconocerle a simple vista si no estás buscándole. Su anodino cabello castaño está siempre peinado lo justo para poder ocultar sus orejas, dándole un cierto toque asilvestrado y casual fácil de confundir con una actitud propia de su edad, acompañando a unos ojos del mismo color, inquietos, pero no inquisitivos. Es una mirada clara, transparente, donde es fácil leer las emociones que está sintiendo cuando le sacas de su confortable frialdad inicial, incapaz de clavar la vista en alguien con verdadera malicia. En esas situaciones suele expresar decepción, o duda, pero nada más. Tampoco es como si hubiera crecido en el último año, estancando su estatura en 1'72m, perfecta para llegar a todas partes sin chocarte con ninguna de ellas, pero tanta normalidad no significa que le falte algo especial, algo con lo que reconocerle.

Es la mirada desafiante, cuando con un orgullo más grande que su cuerpo devuelve el más insignificante contacto visual que dura demasiado como si estuviera buscando pelea. Pequeñas zonas más blancas en su piel aquí y allá dejan entrever cómo encontró esos problemas en más de una ocasión, sin que ninguna marca sea aparatosa o grande de verdad; la mayoría requieren buscarlas a propósito para encontrarlas gracias a su factor de curación extremadamente eficaz. Esa misma rareza hace que verle dos veces sea una experiencia completamente diferente, pues al poder alterar su edad biológica en cualquier momento puede cambiar mucho en unos minutos, adoptando formas más jóvenes de sí mismo o haciendo crecer su cabello hasta tener una auténtica melena si quisiera. Nunca destacaría por su falta de músculo, o por la expresión seria de su rostro, la única esperanza de llamar la atención sería vestir con algo diferente al viejo uniforme escolar y buscarla totalmente a propósito.


  • H. Super Agilidad | Como todos los felinos Takashi posee unos reflejos y una agilidad superiores a la de todos los humanos, y a la de muchas otras razas. Debido a que oculta su cola dentro del pantalón esto reduce su equilibrio, de forma que a veces  puede parecer más patoso o incapaz de lo que es en realidad. No es diferente a la habilidad de cualquier otro felino en ese sentido, simplemente es ágil.
  • H. Control del Tiempo biológico interno | Pese a que el nombre suena a un poder increíblemente fuerte y versátil la realidad esta mucho más alejado de ese concepto. Su poder consiste única y exclusivamente en el control del tiempo en su propio cuerpo, sin que se aplique al exterior de ninguna forma imaginable. Esto le permite cambiar de edad a placer, aumentar sus reflejos aún más, o curarse a una velocidad increíble. Como todo, tiene sus límites. Solo puede curarse de heridas que puedan sanar con el tiempo, no es una lagartija que se regenere, y cada vez que utiliza la habilidad consume una enorme cantidad de energía que deberá sacar de alguna parte. Lo que sí es cierto, y él mismo no se ha percatado, es que en la práctica le vuelve inmortal y eternamente joven, ya que siempre puede retroceder a una etapa anterior de su vida, nunca moriría por vejez.

IMG:

Información Psicológica

Preferencia: Suke
Descripción Psicológica: Si la personalidad de una persona pudiera definirse con una sola palabra, e incluso después de todo lo que ha pasado desde la primera vez que la pronunció, la de Takashi sería Independencia. El odio automático y sistemático por cualquier forma de ayuda, cualquier tipo de regla o ley que le obligue de alguna manera a hacer algo por lo que no ha luchado o deseado en ningún momento, incluyendo a las personas causantes de esas reglas. Cualquier problema debe tener una solución que dependa única y exclusivamente de él, cualquier situación solo tiene importancia si está él incluido, y cualquier persona solo merece la pena si es capaz de estar ahí cuando a él le interesa. No es solo la definición de independencia, por extensión queda claro que es un chico bastante egocéntrico con su propia vida; por fortuna lo bastante inteligente para entender que el mundo no funciona así en la realidad. El punto de inflexión en su personalidad es la existencia de un principio o no que esté guiando sus actos, creando dos mundos completamente diferentes entre ellos si se da una u otra circunstancia.

Cuando cree que tiene razón, que lo que hace es correcto y ha decidido que es la realidad en la que quiere vivir, se acabó cualquier conversación o argumento que puedas tener. Da igual si se equivoca, si lo demuestras, si se da cuenta y reconoce que está equivocado, de todas formas y pase lo que pase seguirá defendiendo exactamente lo mismo para hacer lo que quiera. Se le puede golpear, torturar, humillar de mil formas, y levantará la vista con una mezcla de orgullo y resentimiento constantemente sin remordimientos. No se le puede atemorizar lo suficiente para que abandone uno de sus principios, pero si no tiene una razón fuerte para hacer lo que hace la más mínima consecuencia es suficiente para que lo deje e incluso pase a hacer radicalmente el opuesto. Una sola colleja y dejará de hablar, una mala mirada y podría irse de la habitación. Lo peor de todo es que sus motivaciones no tienden a ser para nada lógicas, siendo el inverso de su hermano en ese sentido, todo lo que hace es porque lo "siente" correcto.

No defiende la justicia, ni la igualdad o defender a los débiles. Las reglas sociales le traen sin cuidado, las conoce y utiliza si lo cree útil, pero eso es todo, provocando multitud de momentos incómodos, con respuestas frías o insensibles, borde en general. Tras conocerle durante meses y hasta años, creyendo que tienes su confianza, cualquiera puede despertarse sin que se digne a mirarle por algo que ha pensado por su cuenta. Nunca ha dado su confianza completa a nadie, ni siquiera a su hermano, dejando una pequeña parte de sí mismo guardada solo para él. Viviendo protegido por una enorme coraza de insensibilidad, frialdad y arrogancia porta consigo la ironía de ser una persona muy fácil de leer por sus expresiones, gestos y movimientos. Una mirada tranquila, ignorando lo que dice en voz alta, puede decir más de sus pensamientos que horas de conversación. Esa manía por mantenerse alejado de las personas hace que puedas tener una conversación intrascendente con él sin problemas, pero si intentas molestarle o tratar un tema serio, necesitarás mucha suerte y mucha paciencia para conseguir que te responda con sinceridad.


Gustos
Disgustos

  • Cualquier cosa dulce le gustará a un nivel bastante irracional, a cualquier edad y en cualquier momento, especialmente si tiene sabor a vainilla. Es su droga particular.
  • El verano es mucho mejor que el invierno, las temperaturas altas a las bajas, y en general las cosas calientes a las que están frías. Con quedarse al sol ya será un poco más feliz.
  • A más altura, ¡mejor! La panorámica siempre es increíble, y la libertad que proporciona alejarte del ruido solo hace mejorarlo. Si necesitas buscarle, hazlo en los lugares más altos que veas.
  • Sitios secretos o poco transitados, a veces fuera de los mapas. Casi los intuye, buscarlos se convirtió en una afición durante su época en las calles, conociendo varios a lo largo y ancho de la ciudad.


  • Estar dentro de una gran multitud le agobia y pone nervioso de forma exponencial a cada segundo que pasa allí. Irónicamente ocurre lo mismo si se queda a solas con una sola persona, es incapaz de relajarse al 100% mientras sea consciente de que está ahí.
  • Odia profundamente el frío, siendo una de las pocas razones por las que podría acercarse a otra persona o dar su brazo a torcer con tal de tener un sitio caliente al que arrimarse. Los inviernos donde nieva son especialmente duros para él, ni hablar de jugar con la nieve o salir a ninguna parte, eso se lo deja a otros.
  • Ser tomado por idiota, aunque sea por su bien, es algo que no puede tolerar, aceptar o perdonar por muy buenas intenciones que se haya tenido. Si alguien le engaña puede estar seguro de que se lo guardará durante años. Quizás lo deje pasar, pero olvidarlo, jamás.
  • ¡Los subterráneos! Esos húmedos sitios bajo tierra, oscuros y siniestros por igual, le dan tan mala espina como el peor de los demonios. Siempre quiere ir hacia arriba, nunca hacia abajo, y no es que le de miedo la oscuridad o los sitios pequeños, es el peso de la tierra sobre su cabeza lo que no aguanta, ni por su hermano, ni por nadie.


Información Biográfica
Historia: El primer golpe fue directo a la mandíbula, sin dejarse intimidar por la altura de su enemigo, ni por la diferencia de fuerza más que evidente entre los dos. En poco menos de un segundo otro golpe se estaba dirigiendo al mismo sitio con la intención de crear una lluvia que impidiera contraatacar, manchando los nudillos de sangre sin perder la expresión seria de estar en pleno trabajo. Ni diversión, ni placer, pero tampoco arrepentimiento o culpa alguna por lo que estaba haciendo. Desde el principio el chico había sido considerado como una persona diferente, especial para los patrones de la época, y al final eso había llevado a que se comportase como quisiera pensando que no habría ninguna consecuencia para sus actos. Un fuerte dolor en plena entrepierna le devolvería a la realidad durante unas horas, terminando con la pelea increíblemente rápido: desde ese momento el único que recibiría golpes sería él.

Bien, así empieza mi historia, escupiendo sangre en una bola perfecta en mitad de la calle. Hacía un lado y con educación, por supuesto, no soy una bestia aunque algunos piensen lo contrario. Tienen envidia porque nací diferente, mejor que ellos, y eso no son capaces de asumirlo. Mi familia tampoco lo hizo. Siempre habían deseado tener un hijo, hicieron lo inimaginable para conseguirlo, pero cuando me tuvieron lo único que podían pensar es que les había tocado la negra. Hoy en día es casi normal no ser un humano, pero su forma está increíblemente sobrevalorada, lo importante es parecer un humano aunque no lo seas. Durante toda mi infancia he escuchado lecciones sobre cómo ocultar mis orejas, no dejar que nadie vea mi cola, o ya puestos se acerque a mí, todo el tiempo viendo como sus ojos se desvían hacia mi hermano pequeño, el perfecto hijo pródigo. No es que le odie, al revés, pero si ya naces siendo querido por todos no creo que tenga valor.

Desde su nacimiento los padres se preocuparon por ocultar los rasgos que hacían tan distinto a su hijo, con una precisión increíble para unos primerizos. Con un peinado más largo y desatendido podían ocultar las orejas, mientras que enrollar la cola en una pierna usando un pantalón holgado permitía dejar fuera de la vista el atributo más evidente de todos. Takashi, lejos de lo que siempre querían llamarle, no era un gato, sino un león. Rey de la selva y los animales, apenas mascota y rareza en la sociedad, quizás lo único que compartía plenamente con su raza era un cabello totalmente incontrolable que de no cortarse a menudo crecería para crear una verdadera melena, digna de su nombre. Pero las enseñanzas iban un poco más allá de evitar que fuera físicamente evidente su falta de humanidad. En un mundo donde tu raza puede determinar tu futuro ocultarla era una prioridad para todos aquellos que no están en la cumbre de la pirámide, y eso significaba más esfuerzo para él de lo que nunca significaría para su hermano, el "normal". Siempre, sin importar lo que pasase, tendría que mantenerse alejado del resto, despreciando sus intentos por ser amigos, riéndose si querían algo más, desobedeciendo las reglas más básicas de conducta social por puro capricho. Siendo justos no es que fuese demasiado difícil para él.

No me gusta la gente, hace ruido, habla de cosas estúpidas, intenta estar siempre muy cerca y te da órdenes. Hacer lo que quiera, cuando quiera, sin nadie que me diga cómo debo hacerlo es un sueño hecho realidad para cualquiera, y yo puedo vivirlo solo por ser yo. No necesito ser un demonio todopoderoso, o un dragón milenario, estoy por encima de todos ellos aunque no lo sepan. ¡Ellos tienen obligaciones! ¿Quién no envidia a un felino? Comer y dormir, no hay más preocupaciones, y siempre nos veremos genial hagamos lo que hagamos. Soy el líder de los felinos, no envidio a nadie, y ojalá nadie me envidiase a mí, no hacen más que causar problemas.

Tras pasar por cuatro escuelas diferentes y ser una etapa bastante difícil, todo ha sido enterrado lo bastante profundo para que no hable jamás de esa parte de su vida. Nunca ha ido al colegio, ni instituto o academia alguna, o eso parecería si te ciñes a lo que cuenta por propia voluntad. Apenas tiene tiempo de contar un poco antes de llegar a casa tras la golpiza, malhumorado y murmurando contra el mundo mientras podía sentir esa desagradable debilidad recorriendo sus venas por el golpe que habían empleado en su contra. Seguramente era uno de los momentos de su vida donde más fácil le había resultado esconder las orejas, gachas en su cabeza al escuchar los gritos de sus padres al enterarse de lo sucedido, tan alto y estridente que solo unas pocas palabras quedaban claras incluso después de varios minutos iguales. "Siempre llamando la atención" , "Insensato" , "Tonto" y otras por el estilo, reconstruidas a veces por el contexto. Tendría que esperar hasta quedarse a solas para escuchar la primera pregunta preocupada, de Hide, claro, sobre cómo había acabado todo. Nunca volvería a ver a sus padres de la misma manera, o prestarles la misma atención; había llegado a la edad en que puedes poner en duda todo lo que crees y empezar a pensar por ti mismo. Tampoco llegó a preocuparse nadie porque dejase de ir regularmente a sus clases, o estuviera menos tiempo en casa, casi lo agradecían.

Con el tiempo, y sin tener nada que ver con él, la familia decidió mudarse a otra ciudad en busca de nuevas oportunidades. Lo que se traduce en una larga temporada en paro que había provocado una descomunal deuda necesitada de medidas drásticas para seguir adelante, siendo esta la causa principal de que su residencia estuviera en la ciudad de Shikaisen desde aproximadamente los quince años. Y durante un tiempo pareció funcionar, sus padres encontraron un trabajo, Hide una buena escuela, él un buen tejado donde daba el sol casi todo el día... una vida tranquila sin sobresaltos, para nada digna del lugar donde estaban viviendo. Por eso de la noche a la mañana, literalmente, todo cambió creando un antes y un después en sus vidas.


Al volver de clase mis padres no estaban. Eso no era especial, pero cuando Hide volvió ellos todavía no lo habían hecho. Según fueron pasando las horas empezamos a preocuparnos, pero cuando pasaron días entendimos que no iban a volver. El coche seguía en la puerta, todas las cosas en su sitio, solo eran ellos los que no estaban. Ni ellos, ni el dinero. Era fácil sumar dos y dos, la deuda les siguió hasta aquí y o bien se fueron con mucha prisa, o bien les encontraron para cobrarla. Si nosotros estábamos bien es porque no estábamos en casa en ese momento. Desde ese día tuve que cuidar de Hideyoshi, robar alguna cosa aquí y allá, recoger cartas y periódicos, fingir que seguían en casa aunque no lo estuvieran para no llamar la atención. Dos adolescentes no humanos solos en mitad de Shikaisen, ¿os imagináis cuánto tiempo durarían si alguien se entera de que están solos? Exacto, acertaste.

Durante una de sus siestas en el tejado de su propia casa le interrumpieron con una red, ni más ni menos. A la mínima señal de resistencia recibió un golpe en la cabeza tan fuerte que escucharía sus oídos pitar durante los próximos tres días, después de despertarse en la jaula que le correspondía como nueva adquisición de la tienda de mascotas. Número #128, ese era su nombre a partir de ese momento, podía aceptarlo, o podía recibir golpes hasta que lo aceptase. Para cuando escapó de ese agujero por unas horas había recibido más que unos pocos golpes, pero consiguió descubrir lo suficiente para que volver a esa tienda pasase de infierno a suplicio. Su casa, totalmente desvalijada, hacía mucho que no estaba habitada, y de su hermano no se sabía mucho más aparte de que había sido más inteligente que él, como siempre, aceptando las instrucciones que le dieron. Ventajas al nacer, ventajas al estar despierto, y seguramente ventajas hasta el día de hoy en alguna parte bajo la atenta mirada de alguien con un documento de propiedad a su nombre. Sería en esa tienda, de todas formas, donde aprendería que podía hacer algo más que esconder sus atributos de gato grande, aprovechando los conocimientos de la miríada de razas presentes a su favor. Tenía más suerte de la que creía, y más por aprender de lo que nunca nadie le enseñaría, lamentablemente eso eran detalles.

Puedo controlar el ritmo de mi cuerpo, hacerme más joven o curarme más rápido, ver las cosas más despacio, moverme un poco más deprisa... No puedo hacerme más viejo porque no tengo una imagen mental de cómo sería, pero es muy útil para algunas situaciones, nadie sospecha de un niño. Gracias a eso llamé la atención de un tipo bastante raro en la tienda, era... un ángel caído, creo. Se llamaba Shiki, y odiaba a los niños, así que si quería molestarle o alejarme de él solo tenía que convertirme en uno. Deberíais ver la cara que se le quedaba, no tiene desperdicio. [...] Era un buen tipo, a su manera, hasta... le echo algo de menos. Sabía qué comida me gusta, era rico, me dejaba ir a donde quisiera, inmejorable.

Shiki fue el primer y único dueño de Takashi, legalmente. En la práctica nunca lo consideró como su dueño ni nada por el estilo, vivían siguiendo un acuerdo por el que podía irse cuando quisiera, y volver cuando quisiera. Tuvieron algunos momentos buenos, y otros no tanto, hasta que el león arruinó su vida con él por tensar demasiado la situación. Quiere creer que ausentarse durante demasiado tiempo de la casa fue la verdadera razón, pero antes de eso ya había algunos problemas sin solucionar provocados por él mismo. Durante un año completo estuvo fuera de los dominios del que debería ser su cuidador, intentando encontrar a su hermano, a sus padres, una forma de salir de la ciudad, cualquier cosa excepto aceptar en lo que se había convertido su vida por orgullo. Su amuleto de la suerte, una moneda colgando del cuello, es anterior a ese momento y lo único que lleva de ese momento. Todavía no le ha dicho a nadie qué significa para él, o de dónde salió, porque es una moneda común y corriente a la que han dado un baño de mala calidad para evitar estropearla.

Volviendo al lugar que era su casa por obligación, derrotado por la ciudad y tragándose su orgullo para cumplir con su parte del viejo acuerdo, un día apareció de nuevo en la ventana de Shiki. No era para nada un buen momento, la vida había seguido su curso, el angelito había avanzado y ya no tenía tiempo o ganas de cuidar a un gato egoísta. La certeza de que su promesa de poder irse cuando quisiera había sido en realidad una prueba cayó como una losa sobre Takashi, cargando con ella hasta ahora de una forma más taciturna y borde para mantener a todo el mundo lejos de él. Dentro de sí, en algún huequecito, creía que cuando volviera a esa casa por primera vez en su vida alguien se alegraría de verdad por verle, que tendría un sitio allí, aunque fuera un mal sitio, aunque hubiera algún tipo de castigo. Vivir que las cosas no son tan sencillas fue un duro golpe, alejándose de todo lo que tuviera que ver con ese hombre tan rápido como pudo para volver a las calles.


No era tan importante. Ya no tengo casa, ni hermano, ni amigos, ni nada, qué más da perder una cosa más o una menos. Para cuando empezaron a pensar en volver a echarme la red ni me molesté, después de tanto tiempo escapando de ellos preferí despreocuparme una temporada, así que entre caminando por la puerta en la tienda, apoyándome en el mostrador mientras esperaba al tendero. Creo que hasta le hizo gracia, el golpe en la cabeza no dolió tanto como esperaba, o quizás es que ya me dolía todo más que eso.


Objetos personales: Su única posesión valiosa es un colgante hecho a mano, consistente en la habitual y barata cuerda negra de nylon, unida mediante un nudo a través del hueco de una moneda convencional, chapada en algún material de baja calidad para evitar que se deteriore y hacerla más cómoda de llevar sin ennegrecerla. Tiende a ocultarla bajo la ropa, y provoca las respuestas más agresivas cuando alguien pregunta por qué, pero juega lo suficiente con ella para demostrar que es importante. Económicamente es una ínfima moneda de 5 yenes, inutilizada además por el baño que le ha dado.

Origen de tu personaje: Highschool of the Dead
Nombre original de tu personaje: Takashi Komuro
"No existe el destino, solo lo inevitable"


Última edición por Takashi el Miér Ene 25, 2017 10:04 pm, editado 6 veces
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: | Kouzen Takashi

Mensaje por Invitado el Sáb Oct 04, 2014 12:06 am


NO OLVIDES COLOCAR LA FICHA EN TU PERFIL
Y...¡BIENVENIDO A SHIKAISEN!
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.