Neko

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ReglamentoAmbientaciónRazas amosRazas pet/esclavosEmpleosFísicos ocupados Expedientes Afiliaciones
Hace años atrás, alrededor del 2500, un joven científico especializado en la genética estudiaba la evolución de los animales y la combinación de ADN. El quería mejorar la especie humana dándole las habilidades que un animal tendría, la agilidad de un felino, los sentidos desarrollados de un canino, la longevidad de una tortuga; todo eso, mas la inteligencia humana darían como resultado un nuevo estilo de vida, menos efímero y con menos preocupaciones. Un paraíso. Intento crearlo, una y otra vez, dando como primeros resultados la muerte de los sujetos experimentales y abominaciones; todas fueron ocultadas por el mismo. Hasta que lo encontró, la manera de que el ADN se juntara, la puerta a una nueva y mejor era, pero... Como esparcirlo por el mundo? Fácil, con algo que desafiara en todo lo que el creía, algo que desafiara a la ciencia, algo sobrenatural; El Demonio. Hizo un pacto con el demonio para que el esparciera el resultado de sus investigaciones por el mundo. Y así lo hizo. Todos los bebes que nacieron a partir de ese día tenían habilidades sobrenaturales...seguir leyendo
Rule Maker
Webmaster
Read the rulzPerfilMP
Ayato Sakama
Administrador
EsclavoPerfilMP
Ciel
Administrador
AmoPerfilMP
Aoba
Administrador
EsclavoPerfilMP
Últimos temas
» Bravely Tactics [Élite - Cambio de botón]
Miér Oct 11, 2017 2:00 pm por Invitado

» ~ El gato y el ratón | Priv. Reed
Sáb Oct 07, 2017 5:49 pm por Reed

» Why? [Kyou #9 y Shun #10]
Dom Oct 01, 2017 12:38 am por Kyou

» Ficha de Personaje [Kariya]
Vie Sep 29, 2017 5:17 pm por Ciel

» Blue Caos (Rol +18) [Afiliación Élite]
Mar Sep 26, 2017 7:09 am por Invitado

» Buscando buena compañía~
Dom Sep 17, 2017 12:25 am por Grey Dupont

» SE Busca!
Jue Sep 14, 2017 4:03 pm por Lancelot Du Lac

» ¿Qué escuchas en estos momentos?
Jue Sep 07, 2017 10:54 am por Kariya Masaki

» Confesionario
Jue Sep 07, 2017 10:51 am por Kariya Masaki

» Cuenta hasta 7 y Beso
Jue Sep 07, 2017 10:46 am por Kariya Masaki

» ¿Qué le harías al de arriba? [Juego]
Jue Sep 07, 2017 10:30 am por Kariya Masaki

» Ven tenemos dulces gratis! [Busqueda de Rol]
Miér Sep 06, 2017 11:43 pm por Kariya Masaki

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 34 el Sáb Jun 16, 2012 6:38 pm.

▂ ▃ ▅ ▆ █ Hermanos █ ▆ ▅ ▃ ▂

▂ ▃ ▅ ▆ █ Élite █ ▆ ▅ ▃ ▂
Determination (Undertale)Crear foroEast of EdenCrear foro

Skin hecho por Reed hecho exclusivamente para Shikaisen Paradise. La imágenes corresponden a sus respectivos artistas, sin embargo las ediciones pertenecen al staff del foro. Se agradece a los tutoriales dados por Savage Themes y su equipo de creadores. así como también los códigos ahí presentados. Shikaisen paradise es un foro original nacido de la mente del equipo de administración, cualquier plagio a este será visto como una ofensa a los derechos de autor y se tomarán las medidas pertinentes. Dí no a la copia.
Agradecemos a nuestro anterior webmaster, Kai, por habernos dejado el foro y poder seguir en el mundo que su mente pornosa creó.

Silence of the deads {priv.Shin.}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Silence of the deads {priv.Shin.}

Mensaje por Invitado el Miér Ene 04, 2017 3:58 pm

—Dale a los muertos el silencio para poder descansar en paz —

El hilo fino y delgado de color naranja se extendía a lo largo del horizonte, como si fuese una pincelada distinta de las demás, con un leve borde amarillo que se dibujaba pálidamente en los ojos del barman albino quien pestañeaba perezosamente viendo desde la ventana de su bar cómo la ciudad cambiaba de colores y las sombras se extendían con poder hasta gobernar la oscuridad de ese sitio, las pequeñas luciérnagas artificiales de los postes de luz y los automóviles comenzaban a llenar esa ciudad curiosa a la que había ido a parar por encargo del Gran Jefe de los sinigamis. ¿Quién podía discutir ante tal autoridad? Recordaba pocos sitios en el mundo, pero todos le habían parecido interesantes, los humanos y sus creaciones artificiales siempre lo eran, lo único triste de esas creaciones inhumanas era que hacían olvidar a los humanos su propia condición y perdían el rumbo.

Azrael-sama… ¿cambio le letrero? —una de las sombras que usualmente utilizaba de ayudante en el bar se levantó del pequeño banco de madera en que estaba sentado, llevaba un traje de barman también, pero sobre su rostro yacía una máscara blanca con una sonrisa sin ojos, el albino simplemente asintió con la cabeza y la sombra de nombre “Raphael” se dirigió hasta la puerta principal del bar para colocar el cartel de “abierto”. Usualmente el bar habría en cuanto el crepúsculo se desvanecía y las sombras tenían suficiente fuerza como para solidificarse en ayudantes. No es que el bar fuese un sitio concurrido de forma masiva, usualmente solo iban personas de dinero o que se perdían y terminaban llegando al bar sin querer. Contaban sus historias y luego de beber demasiado se iban en la mañana o llamaban a un taxi.

Los ojos de color celeste intenso del albino se pasearon por el bar, las mesas estaban limpias, el suelo de madera oscura también, la barra del bar estaba elegante como siempre y las psicodélicas botellas de licor en su sitio, algunas sombras se movían con sus uniformes cargando cajas o limpiando los vidrios desde el interior. Uno o dos clientes llegaron entonces, saludaron y pidieron una botella de buen vino, fueron a sentarse junto a una de las ventanas y con dos copas comenzaron a beber y reír.

Los muertos pocas veces saben que han muerto.

Hoy será una noche tranquila… creo —siempre tenía duda sobre la tranquilidad de su trabajo, la lista de almas a recolectar ya había sido enviada a su bolsillo en un pequeño sobre amarillo, pero usualmente los muertos se despegaban de sus cuerpos y terminaban por deambular por la ciudad hasta llegar al bar de Azrael sin darse cuenta. Todos eran bienvenidos en ese bar, por eso se llamaba…

Heaven.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Silence of the deads {priv.Shin.}

Mensaje por Shin. el Miér Ene 04, 2017 6:02 pm

Todo el día sufrir los gritos de otros en sus jaulas siendo abusados, golpeados...los modos en que eran tratados allí, simplemente no podía ser, el unicornio simplemente deseaba poder estar fuera, salir de aquel sitio, alejarse de los sujetos que habían allí y que entre risas y carcajadas insanas, golpeaban cuerpos de vulnerables, abusaban a otros más y algunos incluso no eran capaces de soportar el ritmo con que se les trataba, las golpizas, nada de eso, hasta que sus cuerpos no podían más y finalmente perecían en aquello...¿y luego qué? simplemente ser tirados a aquella fosa sépitca, una que algunas veces era usada pero sólo por aquellos que la conocían, los que generalmente abusaban de su poder como cuidadores del mercado negro. No era agradable, no le gustaba, y quería salir de allí a como diera lugar, no importaba nada más, no quería ni podía estar más tiempo cerca de un sujeto que había sido el responsable de todo lo vivido en su infancia hasta ese punto y que incluso lo había marcado. Observaba el cielo fijamente, sabía que haberse salido de ese modo había sido una mala decisión y que tendría muchos problemas si se enteraban de ello y no volvía, sería cazado y seguramente lastimado de manera grave, no quería, realmente no quería tener que soportar más maltratos, menos cuando sabía que el sujeto que le había arruinado todo, la vida entera, sería quien se diera el lujo de herirle, cerró sus ojos y volvió su atención al frente, solo un poco de aire libre antes de tener que volverse, y fingir que nada había pasado, para evitar tener problemas en ese sitio. comenzó a caminar sin aparentemente un rumbo en la mente, y era cierto, no tenía pensado de ningún modo un lugar al cual ir, simplemente dejaba que los pies caminasen, que le guiasen a donde fuera que se le ocurriese a su cansada mente, suspiraba para poder seguir el andar, ¿qué hora sería? no sabía, y no parecía preocuparle, ni interesarle mucho menos.

El caminar lo guió a una zona de restaurantes y bares, si bien no necesitaba nada de lo que pudieran ofrecerle en esos establecimientos, quizás, serviría un poco para poder despejarse, además ¿de qué servía que su anatomía reflejase una mayoría de edad aparente si no podía aprovecharla? bueno, de todas maneras tenía que regresar tarde o temprano a su infierno y mejor intentar pasarlo un poco tranquilo antes de volver a esos escenarios desagradables donde día a día se escuchaban personas gritar, llorar, sufrir, y noche a noche, no era diferente el cuento, gritos de dolor, sufrimiento, incluso violaciones y asesinatos, y todo sin importar nada, sin importarles las vidas de aquellas criaturas que estaban allí ¿y él por qué no sufría eso? por ser algo exótico, al parecer.

Odiaba esa situación.

Detener sus pasos y miar la fachada del lugar....restaurante no era, tampoco parecía ser un lugar en el que uno pudiera pedir comida, era un bar, bueno, la facha del sitio era mucho mejor que la de incluso otros restaurantes. Decidió entrar por ello mismo, empujó la puerta y accedió al lugar, no parecía haber mucha clientela, tampoco mucho personal, pero no le prestó importancia, solo dio pasos al frente para poder caminar hasta ubicarse en la barra, no era alguien que consumiera alcohol realmente, de hecho, se solía marear un poco con el mismo, el alcohol le hacía efecto demasiado rápido, pero recordaba que su padre solía beber, y siempre le dijo que aquellas bebidas eran para tranquilizar, no para abusar de ellas, así que si su padre bebía, era porque realmente era algo que no debía ser dañino, siempre y cuando se consumiera con moderación, como todo en la vida ¿no es así? detuvo su andar en la barra y tomó asiento con calma, reposando sus brazos en la misma barra, observaba los aparadores con las botellas que parecían una exhibición de algún museo o algo por el estilo más que un muestrario de las bebidas que podían dar. No fue más adelante, en unos momentos después de su llegada, que se percató que había alguien en la barra, un barman, al cual observó unos momentos, algo curioso, pues aquel sujeto le daba la impresión de tener una aura de muerte alrededor...si bien no era alguien que estuviera familiarizado con el tema, pues había sido arrancado de su hábitat de manera brusca, era imposible no pensar que ese sujeto de allí en frente, al otro lado de la barra, fuera no humano. Mantuvo su mirada fija en el sujeto...hasta que cayó en cuenta, seguramente tenía que consumir para estar en ese sitio.

-Uhm ...disculpe....¿sirven algo que no sea alcohol aquí? ...¿o debe ser alcohol forzosamente lo que hay que consumir? ....si se puede un café...o algo así, una bebida que no tenga tanto alcohol....-

No sabía, simpelmente no sabía de alcoholes ni mucho menos ¿y qué hacía allí entonces?...

A saber, quizás se había perdido igual que tantas almas en ese mundo, y llegado por casualidad a aquel bar; la única diferencia era, que él, estaba vivo.



avatar
Mensajes : 5
Fecha de inscripción : 04/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3441-shin-i-d#22699
Unicornio

Volver arriba Ir abajo

Re: Silence of the deads {priv.Shin.}

Mensaje por Invitado el Dom Ene 08, 2017 12:14 pm

Quizás era un poco absurdo, pero no estaba acostumbrado a tratar con los vivos, por eso cuando alguno llegaba al bar siempre lo sorprendía un poco, aunque en sus facciones no hubiese rastro de sorpresa alguna. Generalmente los muertos llegaban al bar sin darse cuenta, se sentían atraídos por el aroma del licor especial que se preparaba para ellos, pero jamás notaban que estaban muertos era como si simplemente pudiesen sentir en algún sitio de su alma que debían ir a parar a ese sitio, el purgatorio. Para los vivos también estaba abierto, solo que con una fachada distinta, los vivos solían pensar que era solo un bar extravagante y dentro de su egocentrismo de pensar que nada en el mundo es más inusual de lo que ya conocen no consideran la posibilidad de estar en el purgatorio mismo.

Caminando un día caí en el cielo, eso sonaba a una mentira.

Por lo mismo los vivos no suelen comprender el valor de sus vidas hasta que van a parar al mismo bar, pero con otros ojos, Azrael nunca daba consejos a los vivos sobre cómo debían hacer las cosas, cuando llegaba alguien a llorar sus penas de amor sobre la barra con una botella en la mano y ebrio de dolor, Azrael jamás consolaba ni decía lo que se debía o no hacer, no estaba en sus manos mejorar la vida de nadie, le estaba prohibido interferir en el destino de los vivos, cualquiera fuera, y si ese mismo hombre que lloraba penas de amor luego sale del bar y se daba un tiro en la sien era su deber juzgar su vida según las decisiones que había tomado y no salvar la misma antes de su muerte.

Se trataba de ser juez, no abogado antes de morir.

De cualquier forma dudaba mucho que ese muchacho de cabello castaño estuviese en su bar buscando consuelo o consejo, no hubo una sonrisa ni señal de interés de ninguna clase, pero ¿quién sabe? Al albino usualmente no mostraba interés por nada, pero todo le producía un poco de curiosidad. Ladeó un poco la cabeza mientras observaba el comportamiento del nuevo invitado, no parecía ser un chico de los que frecuentan bares ni mucho menos de quienes saben si quiera beber como corresponde sin caer ante una copa de buen vino.

Terminó de limpiar unas copas y las dejó en el estante que correspondía—Bienvenido—hizo una leve reverencia con la cabeza y sus inusuales ojos celestes con esa cruz en el centro se desvían un momento hacia el costado en un gesto pensativo, que también podía ser leído como que estaba molesto, pesó un momento en si había algo en el bar que no tuviese alcohol, quizás los refrescos que a vece se utilizaban para dar sabor dulce a los tragos combinados—como desee…—le dio la espalda al sujeto ese mientras buscaba entre las botellas unas que contenían jugo de fruta natural, luego fue a la nevera bajo el mueble de la barra donde sacó hielo y un vaso frío.

Comenzó a preparar todo delante de los ojos del invitado pues en el bar era costumbre que los invitados se sintieran a gusto, pudiesen ver lo que se les estaba sirviendo y si era de su agrado, o no, ese tipo de bebidas o el modo en que se estaban preparando. No preguntó qué estaba haciendo en su bar, ni qué esperaba encontrar en ese sitio, no quiso saber su nombre ni mucho menos su edad, podía ver sobre su cabeza ambas cosas, pero no les prestó intención.

Los shinigamis no van al mundo a vivir como los vivos, no aprenden de ellos, no cambian ni se dejan influenciar por sus vidas, solo van a juzgar el modo en que estos las desperdician y bajo la mirada fría de quien no recuerda el dolor de estar vivo sentencian el alma.
Invitado
avatar
Invitado

Volver arriba Ir abajo

Re: Silence of the deads {priv.Shin.}

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.