Neko

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ReglamentoAmbientaciónRazas amosRazas pet/esclavosEmpleosFísicos ocupados Expedientes Afiliaciones
Hace años atrás, alrededor del 2500, un joven científico especializado en la genética estudiaba la evolución de los animales y la combinación de ADN. El quería mejorar la especie humana dándole las habilidades que un animal tendría, la agilidad de un felino, los sentidos desarrollados de un canino, la longevidad de una tortuga; todo eso, mas la inteligencia humana darían como resultado un nuevo estilo de vida, menos efímero y con menos preocupaciones. Un paraíso. Intento crearlo, una y otra vez, dando como primeros resultados la muerte de los sujetos experimentales y abominaciones; todas fueron ocultadas por el mismo. Hasta que lo encontró, la manera de que el ADN se juntara, la puerta a una nueva y mejor era, pero... Como esparcirlo por el mundo? Fácil, con algo que desafiara en todo lo que el creía, algo que desafiara a la ciencia, algo sobrenatural; El Demonio. Hizo un pacto con el demonio para que el esparciera el resultado de sus investigaciones por el mundo. Y así lo hizo. Todos los bebes que nacieron a partir de ese día tenían habilidades sobrenaturales...seguir leyendo
Rule Maker
Webmaster
Read the rulzPerfilMP
Ayato Sakama
Administrador
EsclavoPerfilMP
Ciel
Administrador
AmoPerfilMP
Aoba
Administrador
EsclavoPerfilMP
Últimos temas
» One more [Takashi #7]
Vie Dic 08, 2017 4:51 am por Araziel Dankworth

» ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)
Vie Dic 08, 2017 4:36 am por Araziel Dankworth

» Sanctum Asylum //Afiliación Élite
Miér Nov 22, 2017 11:20 pm por Invitado

» Ficha: Gamael
Dom Nov 12, 2017 12:49 am por Gamael

» Reglas [Leer & Firmar]
Sáb Nov 11, 2017 11:47 pm por Gamael

» Érase una vez: Foro RPG (Afiliación Élite)
Lun Nov 06, 2017 4:01 pm por Invitado

» ¿Bienvenidos? [Priv.]
Jue Nov 02, 2017 7:11 am por Araziel Dankworth

» Why? [Kyou #9 y Shun #10]
Jue Oct 26, 2017 6:36 am por Araziel Dankworth

» Confesionario
Sáb Oct 21, 2017 9:30 pm por Ayato Sakama

» ~ Patea a la lagartija (Priv. Ayato)
Sáb Oct 21, 2017 7:36 pm por Touya

» ~ El gato y el ratón | Priv. Reed
Sáb Oct 21, 2017 5:59 pm por Touya

» Bravely Tactics [Élite - Cambio de botón]
Miér Oct 11, 2017 2:00 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 34 el Sáb Jun 16, 2012 6:38 pm.

▂ ▃ ▅ ▆ █ Hermanos █ ▆ ▅ ▃ ▂

▂ ▃ ▅ ▆ █ Élite █ ▆ ▅ ▃ ▂
Determination (Undertale)Crear foroEast of EdenCrear foro

Skin hecho por Reed hecho exclusivamente para Shikaisen Paradise. La imágenes corresponden a sus respectivos artistas, sin embargo las ediciones pertenecen al staff del foro. Se agradece a los tutoriales dados por Savage Themes y su equipo de creadores. así como también los códigos ahí presentados. Shikaisen paradise es un foro original nacido de la mente del equipo de administración, cualquier plagio a este será visto como una ofensa a los derechos de autor y se tomarán las medidas pertinentes. Dí no a la copia.
Agradecemos a nuestro anterior webmaster, Kai, por habernos dejado el foro y poder seguir en el mundo que su mente pornosa creó.

| Yoshino Touya

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

| Yoshino Touya

Mensaje por Touya el Lun Ene 30, 2017 10:48 pm

Información Basica
Nombre: Touya
Apellido: Yoshino
Apodo: Tenshi
Edad: 19 aparentes
Raza: Celestial
Ocupación: Esclavista

Información Física
Es bajo, muy bajo para su edad, y junto a su apariencia podría llegar a pasar por alguien incluso más joven si decidiera intentarlo. Apenas alcanza los 1'64m de altura, convirtiendo este hecho en una de las mayores ventajas y contradicciones que posee, pues utiliza constantemente su altura como un arma en todo tipo de situaciones. El cabello castaño alborotado y sin cortar, junto a la gran bufanda alrededor de su cuello, le dan una apariencia descuidada que se mantiene llegado el verano, donde se limita a cambiar la bufanda por un pañuelo menos abultado. La razón es la cicatriz que marca su cuello de un lado al otro como prueba de una vida fallida, de la debilidad expuesta en el momento equivocado. Es la única marca en todo su cuerpo, pero ni de lejos lo más llamativo de su presencia, que sería sin lugar a dudas sus ojos. El color igualmente marrón, claro, observando de forma inquisitiva en todo momento mientras parece ver a través de ti, a algo que fue o que será, o quizás que es al mismo tiempo que tú se mezcla con la sensación de amenaza digna de un depredador, sabiendo que es el tipo de persona que no dudaría en apuñalarte si con ello ganase una misera moneda.

La ironía llega cuando puede cambiar esa misma mirada para observarte de forma amable, cálida o piadosa porque así lo desea, teniendo un control de su cuerpo envidiable. Al contrario que muchos a su edad su complexión no es normal, ni se ha musculado, ni pasado el tiempo como un vago. Dedicando el tiempo exacto con las rutinas precisas diariamente ha conseguido una fortaleza física, que si bien no rivaliza con ninguna raza fuera de la suya propia, le da un aspecto más que saludable. Brazos firmes, piernas bien proporcionadas, ropa gastada de uno u otro tipo. Incluso siendo quien es en esta ciudad es mucho más conocido su nombre que su aspecto: nunca intentó llamar la atención sabiendo sus limitaciones.


  • H. Disruptivo Temporal ->Aunque solo puede utilizarla una vez al día, limitando mucho los efectos colaterales, esta habilidad permite a Touya eliminar una línea temporal como si nunca hubiera existido. No salta en el tiempo, no lo acelera o ralentiza, no lo cambia de ninguna forma, simplemente lo destruye. Su efecto literal es hacer que una acción sea borrada de las posibilidades de la historia, provocando que no pueda existir o repetirse ya que ese "futuro" ha sido destruido. Debido a que no controla el tiempo en sí la habilidad es muy notoria, todo el mundo nota automáticamente que algo va mal, y muchos incluso pueden recordar lo que hicieron en esa línea de tiempo alternativa.
    • Advertencia | El uso de esta habilidad provoca un "fallo" en la memoria de todos los relacionados a la acción que se ha borrado y puede alterar la realidad. Por ejemplo puede anular la línea de tiempo donde asesinaste a tu mejor amigo, pero por sus efectos colaterales tanto tú como dicho amigo recordaréis ese asesinato. Para borrar algo no perteneciente a un npc propiedad del user de Touya o una acción del propio Touya es necesario el consentimiento del o de los usuarios con los que esté roleando en ese momento sobre las consecuencias que tendrá. En caso de no haber acuerdo debido a las infinitas posibilidades de las líneas temporales el efecto será nulo (acabarías en una línea donde la única diferencia es que tal piedra estaba 1m más a la izquierda, por ejemplo). Debe tenerse en cuenta que a mayor sea el "tiempo" borrado, más aleatorias son las consecuencias, y que NO se retrocede en el tiempo. A efectos prácticos es como tener los recuerdos de una vida (la borrada) mientras estás viviendo otra (la que permanece y hay que inventarse).

  • H. Mantra del Fuego ->Mucho menos llamativa que su habilidad principal, y más acorde a su estatus de Celestial, esto permite al usuario controlar y generar llamas doradas mediante cánticos religiosos en un vistoso espectáculo de luces muy similar al que provocaría un mago de película. El fuego es controlado de una forma muy precisa, pero también lenta, permitiéndole protegerse, lanzarlo como bolas, incendiar cosas, etc. Nada fuera de lo habitual para ser lo que llamaríamos "fuego sagrado".


Imágen:


Información Psicológica

Preferencia: Suke
Descripción Psicológica: Touya, a veces escrito Tohya, ha tenido una vida lo bastante larga para desarrollar una personalidad compleja, difícil de definir en pocas palabras. Cuando se intenta aplicar sobre él una escala de valores como bueno y malo, egoísta y solidario, avaricioso o altruista; encuentras que ninguna de las categorías se puede usar en él. O bien que podrías aplicarlas todas al mismo tiempo. No es en absoluto un psicópata ni tiene ningún trastorno mental conocido, es capaz de diferenciar lo que está bien de lo que está mal, lo justo de lo injusto, lo que es aceptado socialmente y lo que no; sin embargo no le da importancia. Cómo se comporta depende exclusivamente de quién eres, y de qué significas para él: todo hay que ganárselo. El respecto, la amabilidad, incluso los buenos días, hasta el más pequeño gesto tiene que tener una razón detrás, si bien pueden ser muy tontas. No fue agraciado con una mente especialmente ágil o inteligente, pero el tiempo le ha dado una astucia digna del dicho "Más sabe el diablo por viejo que por diablo", convirtiéndole en alguien difícil de manejar o predecir.

Su nulo respeto hacia el bienestar de la humanidad, la carencia de una moralidad estable, la frialdad con la que toma las decisiones en su día a día. Es la combinación que le hace diferente, ser quien es, un actor oculto en la gran comedia de la vida. Cuando se le conoce en profundidad se puede llegar a ver que no es cruel por naturaleza, igual que no es bondadoso aunque pueda parecerlo en esos momentos. Entre algo bueno y algo malo, si no hay otras consideraciones como el beneficio económico o el gasto de tiempo, elegirá siempre algo bueno. Lo peor de todo es cuando decide actuar como quien debería ser por su aspecto y edad, sin tener que esforzarse, pensando en cómo era hace ya mucho tiempo, qué habría dicho o hecho, solo para descubrir que la realidad es muy diferente. Si se consiguiera separar ambas facetas y elegir correctamente cuál quieres que domine su personalidad las cosas serían mucho más sencillas, aunque como ser en eterno conflicto interno las posibilidades son mucho mayores, en todos los sentidos.

Gustos
Odios

  • Su propia magia, la forma de invocar y controlar el fuego sagrado, es uno de sus mayores orgullos y cree con fuerza que al ser tan vistoso parece mucho más fuerte de lo que es en realidad.
  • El tacto suave y esponjoso de algunos animales como los felinos suele hacerle sonreír, incluso si está a punto de golpear al propietario de ese adorable pelaje.
  • La satisfacción de destruir los sueños o esperanzas de otro por puro gusto, habitualmente dejando que ocurran para luego destruir esa línea de tiempo, es difícil de superar.
  • Es un amante de la pasta, en sus muy diferentes recetas, siendo su comida más habitual. No es por falta de tiempo o pereza, literalmente le gusta y puede dedicar mucho tiempo a tener justo la que quiere.
  • Pasar desapercibido en la sociedad, con un perfil bajo sin que nadie levante la mirada cuando se cruzan con él, además de un arte es uno de sus gustos. Se siente bien cuando pasa todo un día sin que nadie le reconozca.

  • Un odio tan profundo como el infierno está dedicado a las personas que creen poder dominar a otras mediante la fuerza bruta, sin ningún tacto ni inteligencia detrás. Las desprecia como a seres inferiores, y realmente cree que lo son.
  • Mentir no es un problema, faltar a un juramento o la lealtad que deberías tener a alguien sí. Lo suficiente para que no intente matarte, sino arruinar tu vida de tal forma que desees estar muerto.
  • Si intentan sobornarle como a un crío, con dulces o algo parecido, su opinión de la otra persona cambia radicalmente. Podría acabar con un buen día por un gesto así de pequeño.
  • Cualquier pregunta insistente sobre su cicatriz le pone de muy mal humor, es un tema del que no quiere hablar, ni de nada que esté mínimamente relacionado con él, lo cual incluye casi todo lo que se relacione con su vida pasada.
  • La actitud victimista y llorona le saca de quicio. Un poco, un momento puntual, algo para desahogarse es asumible y lo entiende a la perfección, hasta podría caer él mismo, pero una constante le hace querer enseñar problemas por los que llorar "de verdad".


Información Biográfica
Historia: Hace mucho tiempo, antes de que la ciudad tuviera la importancia que tiene hoy, y cuando todavía Tokyo era considerada como el lugar más próspero de todo Japón, la vida en común de los humanos y los nuevos habitantes de este mundo estaba entrando en su fase final, aquella en la que la raza humana declinaría hasta casi su extinción para dar paso a los nuevos señores del mundo. Lejos de la predominante posición que tuvieron durante milenios, los humanos sin ninguna habilidad especial afrontaban una vida difícil, llena de problemas y discriminación, pero también de oportunidades. Sombras, demonios, vampiros, magia... quien nacía sin nada podía aspirar a tenerlo todo, o a quedarse en el camino junto al resto de su especie. Tohya nació en esta época para pertenecer a los afortunados, los últimos de la raza humana que podían tener una vida en paz. Hijo único de una familia bien posicionada, con suficientes miembros fuertes para compensar la debilidad del recién nacido, su apellido bastaba para evitar los problemas que sus congéneres podían sufrir en cualquier parte. El dinero, como siempre, convertía al chico en una especie de señorito intocable para los mortales.

Gracias a esta protección el joven creció fuerte en cuerpo, y débil en mente. No entendía por qué él podía tener algo que otros no, que el mundo es diferente según quién lo viva, y desarrolló una personalidad abierta, cálida incluso, para acercarse a otros. Sonreír, correr o saltar, reír sin una razón de peso, cualquier cosa era aceptable para él, porque no tenía ninguna preocupación para agriarle el gesto. Touya era feliz tal y como era, aunque el mundo se derrumbase a su alrededor, aunque su especie estuviera desapareciendo y nadie le respetase por quién era, sino de quién era, a él no le afectaba en lo más mínimo. Con el tiempo esa felicidad empezó a tornarse en soledad, sintiendo el aislamiento del resto del mundo al que estaba sometido por su propia seguridad, desconectándole de la realidad hasta que conoció a alguien de su misma edad con una vida muy, muy diferente. Los encuentros eran muy esporádicos, el otro aparecía y desaparecía de la habitación de Tohya cuando quería, o cuando podía, buscando un poco de comida, un sitio donde dormir, cualquier cosa cerca del mundo en el que quería vivir: el de Yoshino. Quizás maldecía el destino de ser un esclavo, soñando con vidas que no iba a tener, pero cuando estaban juntos siempre fue amable, hasta cariñoso, como si no le importase si eso había llevado a conocerle.

Como era de esperar acabó ocurriendo lo inevitable: Touya decidió aprovechar sus privilegios para comprar a su compañero y compartir con él la vida que tenía. Le gustaba. Las sensaciones mezcladas de agobio, nerviosismo y felicidad al estar a su lado eran difíciles de explicar, pero el miedo cuando pensaba en no volver a hacerlo era mucho más fuerte. Él no quería un esclavo de verdad, solo era una palabra, una forma de explicar por qué estaba ahí, por qué podía quedarse, así que nunca le trató como algo que no fuera un amigo, o más que un amigo. Hasta que un día los padres de Touya murieron en un incidente, cambiando la situación familia de forma radical al no tener unos protectores directos. Tíos más lejanos, y hasta compañeros de trabajo de sus padres, se encargarían de esa tarea desde entonces para usar el nombre y las relaciones de la familia a su favor. El hijo del matrimonio Yoshino era como una carta de presentación, no alguien importante, solo un objeto, pero uno al que por respeto a sus padres se le permitía vivir casi como si no hubiera pasado nada ya que al propio chico no le importaba. Daba las gracias, por la lealtad a sus padres después de haber muerto, por la amabilidad de estar ahí cuando no podía ofrecerles nada, sin ninguna queja sobre su nuevo estatus. Eso corroía por dentro a su esclavo, viendo como un privilegiado lo abandonaba todo, todo lo que podría tener, lo que podría ser, solo porque se lo habían dicho, sin luchar. La tragedia se respiraba en el ambiente, pero solo uno de los dos podía olisquearlo.

Una noche, tras una discusión bastante calmada en apariencia, Tohya pensó que la situación de ambos había quedado clara: vivirían del nombre familiar hasta que desapareciera con él de viejo, sin reclamar nada ni molestar a los demás. Hasta se fundieron en un abrazo de reconciliación lleno de sonrisas y palabras suaves. El esclavo siempre cuidaba bien de él, siempre estaba cerca, siempre atento, dando ese calor que puedes sentir con solo pensar en ello. Apenas escuchaba las palabras, contento de haber terminado con la conversación y de escucharle, tenerle cerca en general. Pero algo le llamó la atención por lo fuera de contexto que parecía, como si quisiera volver a lo mismo una vez más... "Si tú no quieres esa vida, la tendré yo" Nueve palabras grabadas a fuego, seguidas de un cuchillo bien escondido deslizándose por la garganta. Ni siquiera se separó de él mientras la sangre borboteaba en su cuello en busca de un aire que ya no respiraría, acompañando con el abrazo al señorito hasta el último momento. Normalmente la historia habría terminado aquí, sería lo usual y lo esperado. Su asesino se sentiría increíblemente contrariado al saber que no es así, porque otro capítulo empezó años después.

Al abrir los ojos sabía que no era el mismo, sentía los cambios, igual que una vaga impresión de haber tenido una conversación en un estado parecido al sueño, importante, pero imposible de recordar. Se llevó las manos al cuello buscando la herida y encontrando la marca que ahora posee, tocándola con delicadeza mientras recordaba los últimos minutos de los que tenía memoria con un escalofrío. Echaba de menos el calor que ese abrazo daba, aunque también deseaba no volver a sentirlo jamás. Durante los primeros días se puso al tanto de lo ocurrido, de la fecha en que vivían y el estado de su "vida". A su muerte el pequeño imperio de la familia Yoshino se extinguió en una serie de luchas de poder que todavía continuaban sin tener ninguna relación con el motivo original. Su pequeño compañero fue protegido por una de las facciones por beneficio propio hasta que desapareció de todas las historias, lo mismo que hizo su casa, o su vida. Sin ninguna protección en mitad de la peor ciudad del planeta, siendo un simple humano indistinguible de los demás, no tardó en tener problemas más graves de los que ocuparse, de ese tipo que antes ni podía pensar que existían. Esclavistas, cazadores de mascotas y otros aprovechados buscaron su oportunidad con bastante éxito, al menos así fue al principio, al final, o según se mire, nunca. La vida como esclavo fue bastante corta para Touya, concretamente cinco minutos, pues en un abrir y cerrar de ojos todo a su alrededor pareció quebrarse con una fuerza que dañaba la vista si tratabas de enfocarlo. Una línea de tiempo acababa de desaparecer: aquella donde era atrapado.

Había destruido una línea temporal que comenzó cinco minutos atrás, cuando los esclavistas aparecieron en el callejón lanzándole una red encima sin venir a cuento. Como resultado esa red no existía, literalmente y según los propios esclavistas podrían afirmar si hacían memoria la habían olvidado en la furgoneta, aunque también recordaban cómo habían capturado al chico con ella... Solo el propio Tohya sabía lo que había pasado, y sería incapaz de explicarlo porque lo sentía como un deja vú, si bien afortunadamente sumar dos y dos no costó mucho tiempo a los presentes en ese callejón. Es una regla muy sencilla de este trabajo: debes capturar siempre a alguien más débil que tú, alguien a quien puedas controlar y vender, si no, no hay beneficio. En el segundo intento decidieron golpearle hasta dejarlo inconsciente directamente, obviando el asunto de la red como efecto de las drogas o cualquier otra cosa, claro está que cuando ocurrió de nuevo la sonrisa del adolescente auguraba problemas graves. Ni una sola herida sobre su cuerpo, la red en el callejón a escasos metros con el recuerdo de haber fallado al lanzarla, y la certeza de que el tiempo acababa de ser alterado de alguna manera. De entre todos los poderes y problemas que puedes llegar a encontrarte en un sitio como Shikaisen la posibilidad de borrar la realidad no era precisamente de las "comunes", sin limitaciones a ojos de cualquiera podía parecer el poder de un Dios. Técnicamente no se equivocarían, dada la fuente de ese poder, aunque por suerte para el universo sí que existen limitaciones. Ahora que sabía lo que podía hacer la solución a sus problemas estaba muy clara.

"Anularé la línea temporal donde le compro, y nunca ocurrirá nada de esto" Una buena idea, redonda casi, con un error garrafal. El poder se activó, es cierto, pero aunque el tiempo vibró en un intento por cumplir con la voluntad del usuario, no ocurrió absolutamente nada. Borrar esa línea significaría que no muere, si no muere no resucita, y sin resucitar no tiene ningún poder para hacer lo que intenta. Una paradoja en toda regla, además de un sistema de seguridad increíblemente preciso que impide la destrucción de toda la ciudad y el planeta ya puestos. Cualquier cosa que atente contra la existencia de los poderes de Tohya no puede ser realizada por sus propios poderes, y eso, significa que debía vivir el resto del tiempo que tuviera con la conciencia de que él estaba libre, suelto por alguna parte sin consecuencias por lo que había hecho. Cada noche recordando ese último gesto, cada mañana deseando poder borrar la existencia entera de esa persona, sin conseguirlo. Ni qué decir que este descubrimiento no hizo ningún bien a su personalidad de por sí disociada de la realidad por una vida de lujos, comodidades y protección contra el resto del mundo. Pero si eso era lo que Dios deseaba, eso sería lo que tendría. Un Celestial con un asunto pendiente en la Tierra que conlleva la destrucción constante de líneas temporales, protegiendo sin saberlo un futuro en los planes del altísimo.

Tohya existe para encontrar al culpable, hacerle pagar por lo que hizo, y poner en su sitio cada cosa que ha sido destruida por esa acción hasta que pueda recuperar lo que legítimamente le pertenece y tendría si nadie hubiera intervenido, ese es su asunto pendiente, e irónicamente la destrucción constante de realidades que provoca hacen imprevisible si puede o no conseguirlo. Pero una cosa es segura. Cuando volvió a su polvorienta y abandonada casa, reocupando su habitación de siempre y quemando con ira todo lo que le recordaba al otro, el trabajo que desempeñaría en el mundo para cumplir su función estuvo doblemente clara. En el callejón los esclavistas no fueron atacados ni nada similar, más bien recibieron una pregunta inesperada de quien debería haber sido una presa. Nunca volvería a ver como personas a los despojos de la sociedad, ni tendría piedad por nadie lloriqueando frente a él por un mendrugo de pan, porque a partir de hoy la persona causante de ese sufrimiento y hambre sería él mismo. Encontraría a su objetivo, y le enseñaría los modales que debió haberle enseñado la primera vez. Después lo mataría. La pregunta, a fin de cuentas, era sencilla.

— ¿Os echo una mano? —Para su viejo esclavo la única realidad inquebrantable e imborrable es que No existe el destino, sólo lo inevitable, y es inevitable que le encuentren, tarde o temprano, aunque lleve mil años.


Datos extras: Pese a haber nacido como el hijo único de una familia adinerada y poderosa no ha heredado absolutamente nada más que ruinas, y eso fue hace casi doscientos años. Su casa, su habitación, su ropa... absolutamente todo lo que es realmente suyo está desgastado por el tiempo, conservado solo porque no se ha utilizado y por algún tipo de magia con mucho sentido de la ironía. El mismo que ha borrado de su cabeza el nombre o la imagen de su asesino, al que cree podrá reconocer a simple vista si llega a cruzárselo, pues sabe que con su raza puede seguir vivo. Su trabajo, por si no era claro, es buscar nuevos esclavos, venderlos y traerlos de vuelta si es necesario, sin dudar en romper líneas temporales enteras si falla en una misión.
  • Recibió el apodo de Tenshi por alabar a los dioses cada vez que realiza alguna acción de "poder" especial, agradeciendo la oportunidad de poder hacerlo. Muchos le han confundido a lo largo del tiempo con un ángel por eso, y no tiende a revelar su nombre si puede evitarlo. En el trabajo es simplemente Tenshi excepto para el dueño.

Origen de tu personaje: Hai to Gensou no Grimgar
Nombre original de tu personaje: Haruhiro


Última edición por Touya el Mar Ene 31, 2017 10:46 am, editado 1 vez
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: | Yoshino Touya

Mensaje por Aoba el Lun Ene 30, 2017 11:13 pm




Narro / -Hablo.- / Pienso
Stop...please:
avatar
Apodo : -Sólo desvía la mirada.-
Amo : No tengo...
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 12/07/2016
Localización : No te interesa...
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3354-aoba-i-d#22365
Híbrido

Volver arriba Ir abajo

Re: | Yoshino Touya

Mensaje por Touya el Mar Ene 31, 2017 10:46 am

Está hecho. Por si acaso, la parte de las reglas que debe estar por ahí sí está, pero lo camufle dentro de la propia ficha.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: | Yoshino Touya

Mensaje por Aoba el Mar Ene 31, 2017 5:45 pm


• Sobre tu habilidad para destruir líneas temporales, se acepta ya que has explicado muy bien el funcionamiento de dicha habilidad además de limitarla al permiso de los usuarios involucrados, recuerda, no puedes hacer algo a un pj cuyo user no esté de acuerdo, por lo cual, ten cuidado con la habilidad. Así mismo, te informo, si se reciben quejas con respecto a un mal manejo de tu y habilidad principal, se amonestará, pudiendo ser desde un ban temporal, o incluso a la remoción de la habilidad en su totalidad. Muchas gracias por explicar bien la habilidad, y gran historia, así mismo felicidades, sos la primera persona que camufla de ese modo el tema de las normas.
Bienvenido. •



Narro / -Hablo.- / Pienso
Stop...please:
avatar
Apodo : -Sólo desvía la mirada.-
Amo : No tengo...
Mensajes : 54
Fecha de inscripción : 12/07/2016
Localización : No te interesa...
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3354-aoba-i-d#22365
Híbrido

Volver arriba Ir abajo

Re: | Yoshino Touya

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.