Neko

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ReglamentoAmbientaciónRazas amosRazas pet/esclavosEmpleosFísicos ocupados Expedientes Afiliaciones
Hace años atrás, alrededor del 2500, un joven científico especializado en la genética estudiaba la evolución de los animales y la combinación de ADN. El quería mejorar la especie humana dándole las habilidades que un animal tendría, la agilidad de un felino, los sentidos desarrollados de un canino, la longevidad de una tortuga; todo eso, mas la inteligencia humana darían como resultado un nuevo estilo de vida, menos efímero y con menos preocupaciones. Un paraíso. Intento crearlo, una y otra vez, dando como primeros resultados la muerte de los sujetos experimentales y abominaciones; todas fueron ocultadas por el mismo. Hasta que lo encontró, la manera de que el ADN se juntara, la puerta a una nueva y mejor era, pero... Como esparcirlo por el mundo? Fácil, con algo que desafiara en todo lo que el creía, algo que desafiara a la ciencia, algo sobrenatural; El Demonio. Hizo un pacto con el demonio para que el esparciera el resultado de sus investigaciones por el mundo. Y así lo hizo. Todos los bebes que nacieron a partir de ese día tenían habilidades sobrenaturales...seguir leyendo
Rule Maker
Webmaster
Read the rulzPerfilMP
Ayato Sakama
Administrador
EsclavoPerfilMP
Ciel
Administrador
AmoPerfilMP
Aoba
Administrador
EsclavoPerfilMP
Últimos temas
» One more [Takashi #7]
Vie Dic 08, 2017 4:51 am por Araziel Dankworth

» ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)
Vie Dic 08, 2017 4:36 am por Araziel Dankworth

» Sanctum Asylum //Afiliación Élite
Miér Nov 22, 2017 11:20 pm por Invitado

» Ficha: Gamael
Dom Nov 12, 2017 12:49 am por Gamael

» Reglas [Leer & Firmar]
Sáb Nov 11, 2017 11:47 pm por Gamael

» Érase una vez: Foro RPG (Afiliación Élite)
Lun Nov 06, 2017 4:01 pm por Invitado

» ¿Bienvenidos? [Priv.]
Jue Nov 02, 2017 7:11 am por Araziel Dankworth

» Why? [Kyou #9 y Shun #10]
Jue Oct 26, 2017 6:36 am por Araziel Dankworth

» Confesionario
Sáb Oct 21, 2017 9:30 pm por Ayato Sakama

» ~ Patea a la lagartija (Priv. Ayato)
Sáb Oct 21, 2017 7:36 pm por Touya

» ~ El gato y el ratón | Priv. Reed
Sáb Oct 21, 2017 5:59 pm por Touya

» Bravely Tactics [Élite - Cambio de botón]
Miér Oct 11, 2017 2:00 pm por Invitado

¿Quién está en línea?
En total hay 3 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 3 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 34 el Sáb Jun 16, 2012 6:38 pm.

▂ ▃ ▅ ▆ █ Hermanos █ ▆ ▅ ▃ ▂

▂ ▃ ▅ ▆ █ Élite █ ▆ ▅ ▃ ▂
Determination (Undertale)Crear foroEast of EdenCrear foro

Skin hecho por Reed hecho exclusivamente para Shikaisen Paradise. La imágenes corresponden a sus respectivos artistas, sin embargo las ediciones pertenecen al staff del foro. Se agradece a los tutoriales dados por Savage Themes y su equipo de creadores. así como también los códigos ahí presentados. Shikaisen paradise es un foro original nacido de la mente del equipo de administración, cualquier plagio a este será visto como una ofensa a los derechos de autor y se tomarán las medidas pertinentes. Dí no a la copia.
Agradecemos a nuestro anterior webmaster, Kai, por habernos dejado el foro y poder seguir en el mundo que su mente pornosa creó.

Premiere [Libre]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Dom Feb 05, 2017 12:39 am

Premiere / Cine / 13:30


Los rayos del sol golpearon su rostro de la manera más agradable posible, era como una caricia sobre su piel cuando para otros era increíblemente irritante; por como estaba acomodado el sol en el cielo calculaba sería como medio día, las calles se veían pobladas por eso y no estaba seguro de qué día de la semana era, pero cada persona ahí se veía ocupada de atender sus propios asuntos. Nuevamente estaba fuera de ese mercado, le encantaba poder oler ese aire fresco que llevaba consigo distintos aromas, comida recién hecha, pasto cortado, perfumes extravagantes, motores, pero sobretodos esos olores la que predominaba más era la comida, deliciosa comida. Su estómago rugió como un feroz animal, no se podía comparar la comida sin sabor del mercado a ricos trozos de carne de res recién cocinados, le hacía babear bastante y desear poder comer hasta explotar. Pero de momento debía encargarse de alejarse más del mercado, no fue nada fácil quitarse ese collar, sin embargo haber permanecido tanto tiempo en el mercado y contando sus numerosos escapes, tenía algo de práctica para este punto y sabía por lo menos más que la mayoría como se manejaba un poco el lugar, aunque en sí su situación no era fácil, habían aplicado muchas formas de retenerlo y actualmente lo habían encerrado en una de las celdas más profundas que tenían en el mercado, no pegaba la luz y los sonidos eran casi nulos, podría haberse vuelto loco si no lo dejaran salir por las mismas instalaciones del mercado para pasear un poco, así que solo parcialmente. Caminó por las calles observando todo a su alrededor, veía que unos locales tenían una fachada diferente, también nuevos árboles plantados y las calles más limpias, solo había estado alrededor de un mes encerrado desde que escapó por ultima vez... ¿No? El lugar había cambiado bastante, para bien. Justo mientras pensaba en el tiempo pasó frente a un cine, tuvo que detenerse abruptamente cuando notó la película que había visto solo en comerciales ya estaba en estreno, unas de las veces que escapó vió muchos anuncios en la televisión, radio y demás sobre una película de al parecer como cinco super héroes que se estrenaría en los cines, aunque nunca decían la fecha exacta solo que sería próximamente, desde que vió el anuncio en la calle en una tienda de electrónica se propuso ir a verla. Y ahora ahí estaba frente a él, sin pensarlo dos veces se adentro al lugar, pasando por una gran puerta de cristal la cual solo bastó con empujarla suavemente para poder pasar, había bastante gente y entre ellas muchos niños, seguramente por lo mismo que se estrenaba la película pues esta parecía más dirigida a ellos sin embargo no eran caricaturas; olía mucho a palomitas, deliciosas palomitas con mantequilla, tenía demasiado tiempo desde que no comía de esas, tampoco algo de refresco, pero no tenía dinero como para comprar algo de ello, ni siquiera para un dulce pues recién había logrado escapar del mercado y no le había dado tiempo de hacer otra cosa, pero lo más importante en ese momento era ver el modo de poder entrar sin que se dieran cuenta a la sala, cosa que sería en realidad bastante sencillo, considerando la cantidad de gente que se encontraba ahí, podría pasar como alguien normal, tal vez no tanto por la ropa pero dudaba alguien lo notara, no importaba tanto si entraba sin los alimentos, ya podría conseguir algo al salir. En realidad no tenía ni cinco minutos ahí y ya creía todo el ruido en ese lugar iba a perforarle los oídos, voces provenientes de todos lados, niños, música al fondo, lo único que quería era entrar a la sala rápidamente; vió una oportunidad cuando un grupo de personas comenzaron a entrar a la sala donde parecía sería la película que deseaba ver, a un lado de la puerta se encontraba una gran imagen de la película, sonriente se escabullo y mezclo entre toda esa gente, empujando levemente y avanzando a su mismo paso, procurando no se diera mucho a notar, hasta que logro cruzar las puertas de la sala, dentro estaba algo oscuro pero se mantenía la visibilidad gracias a unos focos en las paredes. Subió las escaleras y noto que en una de las filas del medio, se encontraba una charola con palomitas y soda, convenientemente sin dueño, seguramente este había ido al baño o lo que sea eso no le importaba en absoluto, no dudo en tomarlo rápidamente y seguir subiendo las escaleras hasta posicionarse en la última fila. Llegó al asiento del medio y finalmente se sentó cómodamente, acomodando su refresco en el portavasos y tomando la pequeña caja de palomitas con ambas manos, dejando a un lado la charola, la pantalla seguía oscura y las luces permanecerían encendidas hasta que la hora de la película fuera a empezar y que la gente terminara de acomodarse. Se cruzó de piernas y se llevó unas cuantas palomitas a la boca, ese sabor salado y a mantequilla lo invadió en una mezcla de sabores, bebió también del refresco, tanto gas y azúcar junto, sin duda lo estaba disfrutando y ni siquiera había comenzado la función. Dentro había personas de todo tipo y edades, se fijaba en ellos mientras esperaba a que iniciara, los niños parecían emocionados y los padres felices de complacerlos, algunas parejas que solo tenían curiosidad por la película entre otros.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Mar Feb 07, 2017 8:02 pm


Algunas veces el destino solo quiere recordarte la archiconocida Ley de Murphy. Lejos de lo que suele creerse esta es bastante compleja de enunciar, sin embargo coloquialmente es descrita como ”Todo lo que pueda salir mal, saldrá mal”; en otras palabras, el mundo es injusto y cualquier cosa que intentes se dará con la cruda realidad más pronto que tarde. Es una realidad indiscutible del día a día en cualquier parte del mundo, máxime en Shikaisen, ciudad desastrosa donde las hubiera, y empeorando significativamente cuando tienes un estatus como el que tenía cierto dragón. En cuanto puso un pie fuera del mercado los mecanismos habituales comenzaron a funcionar como una maquinaria bien engrasada. No era el primer esclavo huido, ni sería el último; al negocio le venía bien dejarles salir de vez en cuando para que buscasen ayuda, amigos, cualquier cosa que llevase dinero hasta los dueños del negocio. A menudo un esclavo fugitivo volvía de la mano con su próximo propietario, siempre que fueran lo bastante inteligentes para volver antes de que salieran a buscarles, por supuesto. Ayato Sakama no estaba en esa lista de seres medianamente inteligentes pese a su veteranía: quitarse el collar fue una mala idea, y puso de mal humor al cazador.

Hasta que las luces no se apagaron y empezó la música, junto a los anuncios de rigor, no entró en la sala cargado con las palomitas, el refresco, y una bolsa de gominolas azucaradas. Sabía que hacerlo antes provocaría un problema del que no tenía ganas de ocuparse, así que utilizaría la oscuridad y el ruido para pasar desapercibido mientras subía la escalera sin ninguna prisa, sin mirar al objetivo para poder pasar de largo como el típico chico que no encuentra su asiento en la oscuridad. Bajaría de nuevo para sentarse junto al dragón, colocando el refresco en el hueco de la butaca para ese efecto, y las palomitas sobre una pierna, apoyadas contra el reposa brazos de ese mismo lado. Todo perfectamente normal, incluso el gesto extendiendo el brazo derecho para ofrecer las gominolas al pelirrojo con total naturalidad, sin necesidad de mirarle para decir en voz alta la frase que podía marcar el resto de la película, quizás incluso del día. Es imposible trabajar en este negocio, y en ese local, sin que los veteranos acaben por verte más de una vez rondando los pasillos. Touya contaba con que el deshecho de la sociedad fuera capaz de reconocerle en menos de un segundo.

— ¿Te diviertes? —Él no lo estaba haciendo, era evidente por el tono de voz. Lo único que quería era advertirle de la situación en la que acababa de meterle, porque ni siquiera podía decirse que se hubiera metido el propio Ayato. Lo único que había hecho la lagartija era entrar en un cine, no había provocado a nadie, ni montado un escándalo, nada especial hasta ahora. ¿Por qué entonces el destino le castigaba con un saludo así? Porque puede. Al menos la comida de Touya dejaba entrever que podría ver la película en paz, se había tomado alguna que otra molestia con eso que quizás el dragón supiera más tarde, o quizás no, pero llegar hasta ahí no había sido fácil, solo rápido. Coincidió que estaba cerca, eso es todo, ni siquiera había sido su trabajo localizarle, tan solo devolverle a su sitio. La sola idea causaba cierto nivel de diversión en el chico un tanto retorcido, pues si se paraba a pensarlo mientras estuviera ahí sentado, junto al dragón de las narices, tanto si les gustaba a ambos como si no, a efectos prácticos era su dueño. Él, teniendo a un esclavo por compañía y ofreciéndole comida “amigablemente”, quién lo diría.

— Monta algún numerito y te encontraré un agujero mucho más profundo donde dormir, ¿lo has entendido, Ayato? —Utilizar su nombre era una cortesía un tanto inusual con un esclavo que ni era suyo técnicamente hablando, ni le interesaba más allá de pensar una buena celda donde meterle después, pero al mismo tiempo no hacía daño a nadie ser un poco cortés. Esclavo o basura tenía un nombre, no insultaría al resto de esclavos poniéndolos al mismo nivel que este bicho al que nadie quiere, la pequeña sanguijuela del mercado negro. Nadie le compra, nadie se fija en él o le soporta, está ahí por las eras de las eras, para siempre. A eso sí que se le puede llamar tener un valor nulo para el universo, ni siquiera era capaz de vender su cuerpo para darle sentido a su vida. ¿Cómo iba a insultar a los deshechos que se esfuerzan por cumplir su labor comparándolos con este en particular? La educación empieza por uno mismo, eligiendo cuidadosamente qué se dice, y qué no.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Dom Feb 12, 2017 2:59 pm

Las luces fueron disminuyendo hasta apagarse, fue la señal para hacerles saber que la película comenzaría, así dió inicio a los comerciales comenzando con cortos de otras películas que saldrían proximamente, entre ellas hubo una que llamó su atención, era una película de acción, donde había disparos, explosiones, gritos, parecía tan emocionante, no dudaba en volver para verla de igual modo. La sala se fue llenando y la gente guardó silencio cuando los cortos iniciaron, no se percató de que alguien que en particular no le agradaba iba subiendo por las escaleras, hasta que llegó a su misma fila y el olor que lo personificaba le dió una patada en el rostro, le hizo ponerse totalmente a la defensiva y pensó en varias formas de por escapar de ahí, la salida se encontraba al extremo derecho de la sala así que estaba relativamente cerca, solo sería cuestión de distraerlo un poco. Apretó la caja de palomitas pensando en una y mil cosas a cada paso que este avanzaba, su ceño estaba fruncido y sin poder evitarlo se tensó un poco ¿cómo no lo notó sino hasta que ya estaba tan cerca? Seguramente porque tenía el olor a palomitas muy impregnado. Mientras lo veía sin ser tan obvio no notó alguna clase de señal que le dijera lo atacaría, pues es lo único que pensaba haría, siempre pasaba que sus captores disfrutaban mucho del momento de "cazarlo" así es como varios lo llamaban cuando lo volvían a capturar, generalmente les gustaba torturar un poco al pelirrojo antes de llevarlo de regreso al Mercado donde lo dejaban sin comer por varias semanas; golpearlo, patearlo, considerando las incontables criaturas que eran empleados del Mercado y que cada una de ellas era un ser diferente del otro con habilidades distintas, digamos que ha probado como se siente ser atacado por la mayoría de ellos. No le importaba, se retorcía de dolor por unas horas y todo volvía a la normalidad, y eso era él encerrado, justo en esos momentos maldecía que a alguien se le ocurriera colocarle un anillo en el tobillo que comprimiera sus poderes, esto evitaba que se transformara de regreso al dragón tan magnífico que era, solo porque desde que llegó al Mercado había sido como un dolor en el trasero, se convertía en alguien casi incontrolable y por eso la idea de tal objeto, ya había pasado tanto desde que se lo pusieron, casi olvidaba como era que al volar sintiera el viento chocar contra su rostro, a diferencia del collar en cuanto al anillo en su tobillo, no sabe nada de este, es muy diferente al collar así que por más que intente e intente una y otra vez nunca ha logrado quitárselo. Aun después de tanto tiempo igual, encerrado, oprimido, no pierde la esperanza de poder escapar por su propia cuenta, alejarse de todo y volver a las montañas, volviendo a ser ese gran dragón que era antes. Por otro lado, siempre se ha negado a la sola idea de ser comprado, porque eso atacaría directamente a su orgullo, no era un objeto el cual podría pagarse para obtener, era un ser viviente aunque claramente sin ningun derecho propio, las veces que lo han comprado ha sido como clavarle un cuchillo directo en el ojo. El olor de esa persona se ubicó a un lado de él, tranquilo, sin parecer tener otras intenciones, incluso le ofreció de esos dulces los cuales dudo en aceptar pensando había algo oculto detrás de ello, pero al final extendió su brazo y tomó una del interior para mirarlo frente a sus ojos y meterlo a la caja junto a las palomitas, claro sabía no había llegado ahí para disfrutar de esa película, aunque contara con palomitas y refresco, seguramente solo quería lucir normal, solo escuchó esa pregunta sarcástica, le pareció de lo más sarcástico. Lo miró con el ceño feuncido, sin tener que ocultar ya su mirada, contestando de esa manera el si estaba o no divirtiéndose, agregando además. —Lo estaba hasta que cierta cosa llegó... parece este es tu clase de películas ¿No? Muy tu estilo. —Deja atrás su ceño fruncido y en cambio sonríe divertido, tomando un par de palomitas y lanzándolas a su boca. Regresó su atención a la pantalla rodando sus ojos una vez lo amenazara, parecía los cortos aun no terminaban, fue extraño que le llamara por su nombre, generalmente los del Mercado lo llamaban de todas las formas insultantes posibles menos por su nombre. —No quieras hacerte pasar por el "Policía malo" no te queda, si viniste hasta  aquí con palomitas y todo mejor deberías callarte, ya casi empieza la película. —Hace el gesto del dedo índice sobre sus labios y simplemente regresa su atención a la pantalla, no le había tocado tratar con él tan seguido, siendo que por lo que escuchó su labor no era precisamente dentro del Mercado, sino fuera de este. Finalmente iba a comenzar la película, salen los nombres de actores principales mientras en el fondo solo hay paisaje, finalmente llegando al nombre de la película y dando inicio a esta, realmente no es como si hubiera bajado la guardia, al contrario estaba atento a lo que el otro hiciera, ciertamente era de lo más inómodo tenerlo a un lado pues no podría disfrutar de la película cómodamente. Bajó la mirada un segundo a la gente, era sorprendente de cierto modo como esa gente estaba tan ajeno a la situación, a su situación, como por ser criaturas "fuertes" tenían derecho a pavonear su libertad por donde quisieran, le daba asco. Suspiró ligeramente, mirando el dulce dentro de la caja de palomitas. —Entonces, te gustan las películas de super heroes. —Le murmura, pero más que dirigirse a él fue como un pensamiento en voz alta, porque sinceramente ese tipo parecía un niño, o era un niño comparado con los demás empleados, debía ser fuerte para estar donde está, pero era gracioso pensar fue ahí a ver esa película luciendo como niño.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Mar Feb 14, 2017 7:02 pm


Por alguna extraña razón ese sujeto inferior cuyo nombre solo había utilizado para no tener que tratar con estupideces tenía la estúpida idea de que podía responder algo fuera del servilismo acorde a su posición. Sin venir a cuento empezaba a hablar de policías y ladrones, héroes, y gustos fingiendo conocerle mucho más de lo que lo hacía. Un burdo intento por molestarle que no surtiría ningún efecto en realidad, porque ya estaba molesto. Él, un esclavo, estaba decidiendo por su cuenta qué podía hacer o dejar de hacer, hablando en voz alta más allá de lo que se le ha preguntado. Evidentemente no había un lugar lo bastante oscuro y profundo en la tienda para gente así, pues de haberlo haría ya mucho tiempo que lo habrían encerrado por su carácter. Al menos esto explicaba por qué nadie quería comprarle jamás, ni pararse a su lado, ¿quién quiere un bicho que te muerde cuando le das de comer? Aprendería cuál es su situación, y qué es un policía malo, tanto si gustaba como si no, por haber olvidado el lugar en el que se encontraban. No, no es una referencia al cine donde la película acabará interrumpida a este paso, es más bien la ciudad.

Shikaisen. El lugar donde la fuerza lo determina todo, y no tenerla significa que pueden hacer contigo lo que quieran sin que nadie levante la voz. ¿Qué pasaría si un esclavo levanta la mano a su amo en plena calle? Depende del amo… ¿y si fuera el hijo del amo? Oh, entonces dependería de los transeúntes, seres egoístas y aprovechados que no dudan en utilizar cualquier oportunidad para satisfacer sus deseos, sobretodo si además les deberán una. Si el dragón quería confundir a Tohya con un niño podía hacerlo, ateniéndose a las consecuencias. Solo había esperado a que terminase de hablar por una cuestión de educación, algo que como ser humano y libre que era utilizaba por orgullo con todos y cada uno de los infinitos seres que pululan por la tierra, inferiores o no. Pero tan pronto el dragón calló extendió el brazo derecho en un gesto de película como si fuera a rodearle con él, una bonita pareja para San Valentín, destruida al dar una fuerte colleja sin avisar. No hay cariñitos para un desobediente, ni siquiera por error.

—Vuelve a quejarte, esclavo, y tendrás una orgía con los espectadores al acabar la película —La palabra mágica estaba pronunciada, y la frase no estaba para nada murmurada, quería que todos los de las filas cercanas pudieran escuchar la amenaza. Un par de risillas mal ahogadas demostraban que lo había conseguido. Puede que él fuera débil físicamente y solo tuviera una carta para ganar cualquier situación que apareciera, pero el resto de los espectadores… podía haber de todo en esa habitación, una sala que debemos recordar va a poner una película de super héroes. ¿Espectadores más probables? Adolescentes y algunos niños. La mejor edad para tener un calentón eterno que no dudaría en aceptar la oferta que se acaba de hacer en voz alta. Ayato tendría que pensar mejor en lo que hacía el resto del tiempo si esperaba salir cómodamente de allí, porque en cuanto a Tohya ya estaba comiendo palomitas disfrutando del ambiente, y de la idea que tenía para devolverle a su jaula antes de acabar el pase. Desde luego hoy iba a ser un día muy interesante.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Vie Feb 24, 2017 3:42 am

Era imposible haber pensado que aun con ese enano junto de él podría haber podido disfrutar de la película, después de todo seres como ese fueron quienes le jodieron principalmente la existencia, escupiría en su tumba cuando tuviera una y comenzaba a desear que eso fuera muy pronto, no era nada personal pero sinceramente deseaba que todos los involucrados en el Mercado murieran. A este punto sabía que el enano no iba atacarlo pues si ese fuera su objetivo ya lo hubiera hecho desde que llego y no por el contrario se hubiera sentado con palomitas en las manos, por lo menos no tenía la pinta de que fuera a atacarlo a media película o algo parecido, estaba confiado un ochenta por ciento en ello, igual tal vez se equivocaba y lo que el otro dedeaba era establecer una clase de confianza para capturarlo mientras no estaba a la defensiva, pero lo estaba, sin duda, a pesar de creer que no atacaría no iba a bajar la guardia, ha pasado por eso una y otra y otra vez que se volvió tan repetitivo como el siempre despertar en ese hoyo, frío, mugriento y de olor desagradable, apostaría a que alguien murió en la celda donde ahora duerme.

Regresando a la película, todavía no iniciaba la mejor parte, solo era la introducción a los personajes, la historia, y esas cosas, pero el pelirrojo ya quería que iniciara la acción pues por eso es que la estaba viendo. Bebía más refresco de lo que comí palomitas por lo que el vaso se vaciaba rápidamente a diferencia de la caja de palomitas, la gente, los niños en particular parecían seguir emocionados y como se desarrollaba la película, no fue hasta ese momento que al terminar de "charlar" con el enano es que noto ese brazo viajar hacia él, no dudo en también alzar su brazo para colocarlo entre ellos dos y que no se acercara tanto como el otro lo deseaba. Aun así lo llevó a fruncir el ceño con clara molestia, que dijera eso en un tono de voz nada bajo lo incomodo, sobretodo porque la demás gente obviamente lo escucho, no entendía para qué demonios comentaba eso ¿Pretendía intimidarlo? ¿Con esa amenaza? Si ese era su cometido estaba por mal camino pues no sentía algo parecido a la intimidación, sobretodo porque la apariencia y sus hasta ahora vistas acciones no se lo reflejaban, pero sabía un enano como él no estaba en ese trabajo por suerte, algo debía tener bajo la manga. Lo apartó con cuidado y miró de mal modo. —Deja de joderme... si no vas a encerrarme ahora por lo menos deja que vea la maldita película... —Soltó sin importarle su muy elaborada amenaza. Realmente desconocía de sus habilidades pero empezaba a creer lo mejor sería dejar la película de lado e ideal algún plan B de escape, había mucha gente ahí y podía usarlo a si favor de cierto modo.

En la película finalmente se mostraba algo de acción, típidos super heroes que salvaban a la ciudad de un monstruo gigante, por un momento le hizo recordar a cuando era mucho más joven y su único deseo era ser el más fuerte de los dragones, como miraba a sus padres y abuelo con admiración por su increíble poder, esos eran tiempos fáciles, todo era color pastel, de imaginar su destino hubiera sido terminar en un hoyo de un Mercado hubiera preferido buscar otros sueños. Daba igual. Miró a los lados, la fila en la que se encontraban, que era la de hasta arriba de la sala se encontraba casi vacía, solo estaban los dos y un par más de personas en el extremo derecho, la mayoría de la gente se concentraba en el centro, para tener una mejor perspectiva de la película. La salida de emergencia se encontraba del lado por el que subieron, unos cuatro escalones abajo, estaba relativamente cerca y era la salida más cercana, hasta abajo había otra del mismo lado, una pequeña puerta pareciendo un pequeño cuarto de utileríabdonde mantenían cierto equipo de limpieza, apostaba se encontraba abierto, nadie se fijaba en esas puertas de las salas.

Tomó una palomita y la metió a su boca, cada vez resultaba menos delicioso a su paladar, el refresco era mejor sin duda alguna. Ya había llegado la parte interesante de la película así que si el enano no hacía algo se quedaría a ver cómo llegaban las cosas para los protagonistas.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Jue Mar 02, 2017 9:22 pm


Lástima, si hubiera sido más divertido molestarle seguramente habría decidido un curso de acción diferente, pero dadas las circunstancias solo le quedaba seguir con el plan original y terminar con todo en el momento más inoportuno posible. Sin avisar, por supuesto. Disfrutaría de las palomitas y el refresco durante buena parte de la película, ofreciendo a veces al otro sin tenerle muy en cuenta mientras las escenas pasaban acercándose a al desarrollo de los acontecimientos, ese momento donde el problema principal de los héroes está claro y todo comienza a irles muy mal. Todos en la sala debían saber que en los próximos minutos la situación cambiaría drásticamente y los héroes conseguirían salvar el momento de alguna manera, lo más interesante de la película, además de las acciones con impresionantes efectos especiales, es saber cómo exactamente lo solucionarán y saldrán ganando. Por eso cuando el problema estaba en su mejor momento, y los héroes sumidos en la desesperación, la sonrisa de Tohya iba aumentando lentamente esperando, terminando con sus provisiones más rápido a sabiendas de que no las disfrutaría de otra forma. Y, llegado el fotograma que quería, esa reunión para decidir trabajar unidos, el sonido desapareció.

Aún conseguiría moverse un par de segundos más la imagen antes de empezar a detenerse también imitando a un disco rayado, repitiendo una y otra vez la misma escena sin sonido cada vez más distorsionado. Una fuerte línea de color indescriptible rompía la pantalla en dos, extendiéndose cual grieta en una perspectiva tridimensional imposible. Cerca, y a la vez lejos, grande, pero pequeña, al alcance de la mano y sin embargo más allá de cualquier brazo. El mundo alrededor de ambos se estaba desintegrando lentamente, obedeciendo los deseos del chico sin refresco junto al dragón. Hasta se estaba tomando la molestia de hacerlo lo bastante lento y enfocado para que pudiera ver cómo incluso las personas de la sala eran cortadas por la mitad de forma extraña, similar a las fotografías superpuestas, y se movían tan lento que parecían estar en una piscina de gelatina. Esa era su carta del triunfo, la habilidad que le permitía no estar en la celda vecina a Ayato, y le convertía en una de las personas más peligrosas del planeta. Que elegir una línea temporal concreta donde caer fuera complicado era un asunto menor… normalmente.

— Es increíble lo que puedes hacer cuando controlas la realidad, ¿no crees, Ayato? —Tanto como innecesario explicar el tono de voz utilizado en esa frase casual. A fin de cuentas el dragón solo tenía que parpadear, y su mundo habría cambiado radicalmente, incluida su propia memoria. Puede que la hora del día fuera la misma, pero hoy nunca había abandonado su celda, cuyos barrotes podría ver perfectamente desde el interior. Los recuerdos de un día en el cine se mezclaban con aquellos de un día dentro del agujero, la sonrisa y palabras de Tohya con el olor al aire libre que desgraciadamente había desaparecido. En lo que al universo respecta, Ayato Sakama nunca salió de su celda, nunca fue al cine, y por supuesto nunca comió nada, así que es probable que tenga hambre. ¿y el chico culpable de esto? Su día no cambió tanto, necesitando unos treinta minutos después del instante en que cierto esclavo “despierta” en la celda para llegar hasta allí, todavía con un maldito bol de palomitas en las manos—. Huelga decir que he terminado de ver la película antes de venir, y que el argumento es diferente al que recuerdas porque esa realidad ya no existe. ¿Cómo te lo has pasado, lagartija?

Tenía una buena razón para acudir al mercado pese a que no existiera oficialmente ningún escape. No solo Ayato, sino muchos otros en la ciudad, mayoritariamente los del cine, serían capaces de recordar los dos días a la perfección para imaginar que algo había sucedido. El dueño de la tienda y los encargados de los castigos no tardarían en confirmar que el dragón había escapado, y Tohya le había devuelto a su legítimo sitio. Por si no fuera suficiente quedarse sin película, tener hambre y estar en la celda desde “todo el día”, encima sería castigado por algo que existe únicamente en su cabeza. Y viene a regodearse, sin ningún disimulo.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Sáb Mar 11, 2017 10:56 pm

Solo el sonido de la película haciendo algunos efectos especiales y algunos murmullos de las personas se escucharon, la voz de su "acompañante" no sonó más, o si lo hizo poco caso ya le prestó, pues se había concentrado y sumido en la película, estaba dando la clásica temática que deberían esperarse de una película con ese tema pero no podía apartar la vista, sobretodo porque todo estaba llevando al climax de la historia, enemigos revelados, heroes traidores, cosa que le hizo comer más rápido las palomitas, y en una que comió le supo más dulce de lo normal, parecía una gomita más bien, eso era, aquel dulce que le ofreció aquel, solo le hizo mirarlo de reojo con mala gana, aunque algo le resultó extraño, que de pronto decidiera quedarse quieto sin hacer nada ¿Realmente no haría nada? Solo hablaba seguramente.

No quiso prestarle más atención y cuando regresó la mirada a la pantalla se dió cuenta de algo, algo que le heló la piel, la hizo erizar y al mismo tiempo le revolvió el estómago tanto que hubiera vomitado, de no ser que no tenía nada en el estómago; frente a sus ojos la oscuridad predominaba el lugar ya que no había ningún tipo de ventana salida que diera hacia el exterior, solo unos focos de poca intensidad pegados en algunas paredes y techos, también se encontraba un olor a moho, deshechos y a basura putrefacta que golpearon su nariz, hubiera mostrado una horrible expresión de desagrado de no ser que ya estaba tan acostumbrado a ese ambiente. El Mercado Negro. Y no era exactamente la mejor sección de este, se encontraba parado, cerca de los barrotes que solo hacían pasar por una pared de las cuatro que lo rodeaban y a diferencia las demás que eran de piedra. No sabía qué estaba pasando, intentó recordar pero distintos sucesos pasaban en su cabeza al mismo tiempo ¿No salió del Mercado acaso? ¿Realmente salió del Mercado esa mañana? Se llevó las manos al cuello, ahí estaba, ese odioso collar, se toco al mismo tiempo el rostro y luego su abdomen, sentía los labios secos y el estómago vacío, no le habían dado de comer al estar "castigado" por haber electrocutado a un guardia, aunque el agua no le faltaba.

Tardó todo el tiempo que el enano tardó en llegar asimilando lo que estaba ocurriendo y no reaccionó hasta que escuchó su voz, hizo una mala expresión y por instinto dió pasos hacia atrás ¿Realmente él lo hizo? ¿Él lo regresó? ¿Cómo rayos logro hacer algo tan increíble como eso? Ahora tenía cierto sentido la razón de su estadía como empleado del Mercado, sabía debía tener una carta bajo la manga, claro que la tenía. Desvió la mirada por un momento y apretó sus manos en puños, antes de acercarse a los barrotes y sujetarse de dos. -¡¿Qué rayos hiciste?!...¡¿Cómo es que... hiciste eso?! Es... imposible... -Lo ultimo lo dijo más para sí mismo sin poder creerlo, fue como si solo hubiera sido un sueño. Permaneció un momento en silencio antes de que se abriera una puerta al fondo del pasillo que rechinaba mucho y bastante gruesa por como tardaba en abrirse, entraron dos de los guardias que siempre lidiaban con el dragón y pasaron a un lado de Tohya. -Maldita sea, detesto cuando esto pasa, pero es de gran ayuda, ahora nosotros nos encargaremos así que puedes irte pequeño. -Dijo uno de ellos al enano Tohya, antes de dirigirse al pelirrojo quien apartó las manos de los barrottes.

-Así que, por lo que a mi concierne tu, pedazo de mierda, saliste y sabes qué significa eso... -De la puerta llegó un tercer guardia quien parecía llevaba consigo una pequeña caja oscura de plástico grueso. -¡Bastardos! ¡No tiene sentido eso! ¡¡Sigo aquí!! - Soltó el dragón a modo de replica pero bien nadie le hizo caso, ellos procedieron a entrar y el pelirrojo se puso a la defensiva, retrocediendo hasta que un pie tocó el límite de su cuarto, comenzó a emanar ondas eléctricas hasta que sintió un pinchazo en la pierna, exactamente en la pantorrilla izquierda que la inmovilizó y le hizo caer aunque se mantuvo de rodillas, esta comenzó a sangrarle y sabía era una de las habilidades de alguno de ellos, igual eso fue suficiente para que uno lo tomara del cuello de la ropa y le propinara un golpe con fuerza en el rostro que logró tumbarlo. -¡M-Maldito!... -Apenas lo maldijo sintió le estrellaron la cabeza contra el suelo, lo tomaron de la ropa nuevamente y comenzaron a darle repetidos golpes al rostro, el dragón intentó freirlos pero no fue lo suficientemente rápido como para ser inyectado con ese líquido paralizante, aunque logró patear a quien le inyecto, seguro no le introdujo tanto siendo que aun podía moverse pero no tan bien, solo fue peor para él.

Una patada fue a dar a su estómago y le sacó el aire junto con algo de sangre, luego de eso sintió los pies de esos tipos que dieron con fuerza en varias partes de su cuerpo, en realidad estaba agradecido solo usaran golpes, si lo hubieran torturado con alguna habilidad hubiera sido peor. -¡Esto te enseñara bastardo de mierda! -Solo soltaba quejidos poniendo sus brazos debilmente para cubrirse, aunque también intentaba no se escuchara tanto que le dolía; cuando casi no se movía es que uno de ellos, aquel que habló detuvo a los otros y reviso al dragón, le dió unos leves golpes en el rostro para ver si reaccionaba, Ayato solo le apartó la mano con el brazo, mientras respiraba agitado pero aun no se dejaba y no lo haría, intentó alejarse arrastrándose un poco pero lo pisaron en la pierna que le sangraba y soltó otro quejido con más dolor. -Espera ¿A dónde crees que vas? Si apenas vamos a iniciar. -Sintió un escalofrío por el tono de voz que uso, dos de ellos lo sujetaron de los brazos y colocaron boca arriba mientras el tercero le desabrochaba los pantalones y tiraba de estos en in intento por quitarselos, aunque es cuando el dragón tomó fuerzas y las uso para resistirse, aunque no fue suficiente por lo menos les complicaba. -¡Quédate quieto maldita basura!... Te gustara, nadie se arrepiente luego de hacerlo conmigo... -Decía ese sujeto con burla mientras los demás también se reían, este lo tomó de las piernas y lo alzó para quitarle los pantalónes, aunque aun mantuvo su ropa interior.

Siempre era lo mismo, lo torturaban hasta dejarlo inconsciente, pero esta vez intentaban algo más y lo peor de todo es que ni siquiera estaba inconsciente, no quería, debía hacer algo o sería jodido.






avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Sáb Mar 11, 2017 11:50 pm


El choque del dragón contra los barrotes y las consecuentes quejas que llegaron desde ahí no alteraron el gesto del chico, enfocado en disfrutar del momento y memorizar cada cosa que hiciera para su propio regodeo personal. En realidad, odiaba profundamente todo lo que le rodeaba, desde el mal olor pasando por la falta de luz o la inexistente decoración hecha a base de sangre y suciedad. Era un recordatorio demasiado vivo de lo que podría haberle esperado a él mismo, y del tipo de ser con el que estaba hablando, dejando de lado lo desagradable que se hace de por sí. Nunca se acostumbraría a las zonas más oscuras y deprimentes del mercado, aunque trabajase allí, y ver la desesperación en la cara de Ayato al ver cómo se abría una puerta a su espalda no le hacía tan feliz como su sonrisa podría dar a intuir; a fin de cuentas, la diversión no había comenzado. Bostezar o no hacerlo se convertía en la mayor de sus preocupaciones mientras desviaba la vista hacia el bol de palomitas que todavía portaba en las manos en un obvio guiño al día que “no” habían pasado juntos, aunque pronto volvería a mirar al pelirrojo.

Quizás fuera debido a la primera impresión, había ocurrido antes. Sin fuerza física, sin una habilidad evidente, todo hecho tan rápido e inexplicable que cuesta asimilarlo, y en general atendiendo tan poco a la tarea que ni siquiera parece que hayas sido cazado. Era perfectamente consciente de que no aparentaba ser uno de los cazadores del mercado, y entre su edad, su altura y el resto de los atributos, cualquiera se consideraría más fuerte a simple vista. Sentirse humillado al ser derrotado por alguien como él se había convertido en un sentimiento bastante común dentro de esos muros, aunque solía ser expresado de una forma mucho más evidente que la utilizada por la lagartija. No es solo volver a la celda, es el hecho de que sea culpa de un simple niño que ni siquiera tiene que esforzarse para conseguirlo, la sensación de estar tan absolutamente bajo el control de alguien como para no poder escapar jamás. Personalmente, la encontraba maravillosa, y no dudaba en ampliarla siempre que podía con numeritos como estar presente después del “salto” para regodearse dejando claro quién era el culpable. Además de exagerar un poco sus capacidades, eso nunca viene mal cuando en realidad estás indefenso durante las próximas veinticuatro horas.

Drogas… su simple visión resultaba deprimente. Tener que recurrir a algo así para controlar y castigar al dragón era un poco patético, por esa regla de tres cualquiera podría drogar a los guardias para venderlos como parte de la mercancía, estarían en igualdad de condiciones. Durante unos segundos dejó las palomitas en paz inconscientemente al no estar disfrutando del espectáculo, estático frente a la celda mientras los otros tipos actuaban con tanta profesionalidad como conocían. No parecía la primera vez que castigaban a ese dragón, o a cualquier otro del mercado, y los golpes eran una parte tan lógica que no iba a mover un dedo o apartar la mirada por ello. Había sido él quien había confirmado al dueño y al resto de guardias lo que había pasado esta mañana, evidentemente sabía lo que iba a pasarle al dragón, contaba con ello, se lo merecía. Un golpe por aquí, uno por allá, y seguiría tomando palomitas para mantener su estatus dentro del local ganándose el respeto que deberían tenerle. Podría irse en cuanto el chico estuviera inconsciente o demasiado ocupado atendiendo a sus carceleros, o eso creía. Se les estaba yendo la mano en exceso para haber ido a ver una simple película sin ninguna consecuencia, y por experiencia propia sabía lo problemático de las posibles consecuencias en Ayato.

— Salve, alabado guía de los perdidos, tu servidor busca de consejo —Como todo lo que hacía comenzaría con un murmullo casi inaudible, buscando ganar tiempo mientras continuaban jugando con el dragón para hacer el siguiente truco del día. Pequeñas líneas doradas comenzaron a horadar el suelo a su alrededor como chispas bailando sin ton ni son, mientras que sus palabras continuaban la improvisada plegaria para controlarlas a voluntad y demostrar que la falta de orden solo era aparente—. Observa el sufrimiento de tus hijos, juzga las acciones de los condenados, y otórgame la fuerza para castigar allí donde se hace tu voluntad —Llegados a este punto hay que asumir un punto: lo sutil no le va. De un par de chispas en el suelo ha pasado a un círculo enorme iluminado, capaz de multiplicarse a sí mismo y crecer flotando en el propio aire en un intricado diseño con sus propias runas en imitación de los más potentes conjuros mágicos de Hollywood, y quizás hasta del mundo real. Precisamente el aumento de la luz debido a las llamas doradas bastaría para llamar la atención de los guardias aunque no lo hubiera hecho un murmullo, taponado por la resistencia de Ayato. Las palomitas se habían incinerado en sus manos, rodeadas de llamas buscando un objetivo en una serpiente alrededor de sus antebrazos, y su mirada con una sonrisa auguraba por fin alguna palabra para sus compañeros de trabajo. A una sola línea de terminar el conjuro, como debe ser, y como seguramente ya sabían—. Si me disculpáis, soy un adolescente, me ha jodido el día libre, y me toca joderle a él. No os importa venir más tarde, ¿verdad?

Incluso un idiota sabría que no estaba preguntando de verdad, sino ordenando. Y aunque no fueran a hacerlo de buen humor dejarían al dragón para abandonar la sala, por ahora, esperando lo suficiente para ver lo que debía pasar a continuación. Cuando los queridos guardias se hubieran alejado lo suficiente de la línea de tiro Tohya no dudaría en terminar su parte del teatro: usar fuego contra un dragón, una enorme ironía.

— Que tu ira sea la justicia. Deus lo Vult —

Una enorme bola de fuego dorado se abalanzaría sobrecargada y concentrada contra Ayato, concretamente apuntando a su pecho para hacerle impactar de vuelta contra la pared y comprobar cuánta resistencia al fuego tiene un dragón… o su ropa. No le importaba lo más mínimo, ya estaba murmurando de nuevo para replegar las llamas y poder repetir el asunto entrando en la celda, donde al fin quedarían solos. Los guardias necesitaban desfogarse después de dejar las cosas a medias, y el resto de esclavos no iban a tener un salvador que se ocupase de ellos. Respecto al dragón y su enano la situación sería bastante sencilla, al menos a ojos de Tohya, pues en cuanto sus compañeros de trabajo salieron decidió sentarse en el suelo y apoyar la espalda en la pared, esperando a que reaccionase su presa. No lo había hecho por él, y que el ataque hubiera ido en serio debería dejarlo bastante claro.

— No suelo hacer favores, y te van a hacer falta unos pocos para evitar que vuelvan. Tampoco es tu primera vez, así que empieza por decirme cuánto dura esa droga —Dijera el tiempo que dijera, contaría con que sería la mitad o incluso una décima parte para irse antes. No hay que tomar riesgos con la escoria de la sociedad, y menos con la que tiene razones para estar resentida.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Dom Mar 12, 2017 1:03 pm

Realmente ese día había pasado de ser bueno a ser bastante malo ¿O nunca lo fue? Le era complicado entender bien qué paso pero para este punto en realidad ya no importaba mucho pues no estaba en el cine, sino en la celda siendo golpeado como si hubiera matado a alguien o hubiera estado a punto de matar a alguien. Ese día pensó que lograría dormir sobre un suave pasto verde, tal vez debajo de un árbol para usar el tronco y sus raices como apoyo, pero ya estaba muy lejos de eso, ahora mismo solo alcanzaba a ver estrellas en cada golpe a su cara, realmente ¿Tenía que ser en la cara? Seguramente ellos tenían celos de no tener un buen rostro como él y por ello lo atacaban tanto ahí, era bueno pensar algo como eso, aunque no fuera verdad. Había olvidado o imaginado que el enano siguiera ahí, no penso fuera de los que aplicaran castigos al no ser fuerte físicamente, pero bien pareció se quedo a ver, ni siquiera esos tres guardias se habían percatado y en realidad no les importó hasta que la luz en ese lugar donde precisamente carecía de iluminación, les llamó la atención y al mismo tiempo se detuvieron en lo que hacían.

Ellos aunque estuvieron de acuerdo se quejaron un poco al tener que dejarlo, soltaron al dragón y se despidieron de este, uno lo tomó del cabello para alzarle el rostro y decirle que regresaría luego, solo lo soltó y salieron de la celda para ver lo que el enano haría, el dragón quedo con los pantalones en las pantorrillas y con el cuerpo herido, con grandes dificultades para moverse por los golpes y sobretodo por la estúpida droga, aunque intentó sentarse, acto que apenas había llegado a medio camino cuando sintió demasiado calor sobre su pecho y como el impacto de este lo había hecho estrellarse contra la pared de atrás, era verdad que los dragones poseían una piel prácticamente indestructible por eso era tan deseada, y el fuego no sería suficiente ni para dejar una marca, sin embargo el pelirrojo no estaba en su forma natural, sino reemplazando la apariencia humana y aunque poseía caractarísticas similares no era totalmente resistente a ello, su ropa se quemo del frente y su torso quedó rojo, como cuando metes la mano en vapor, apenas se quejó recibió otro de igual modo que el primero y termino cayendo de cara contra el suelo, entonces esa era otra de las habilidades del chico, aparentaba ser más débil, aunque en sí el fuego contra él no era gran cosa. Escuchó las risas burlonas de esos tres guardias y comentando ese enano no estaba tan mal, luego de eso simplememte se fueron de ahí.

El pelirrojo también escucho los pasos de lo que imaginaba era el enano, quien se adentraba y detenía en la celda, levantó lentamente la cabeza para verlo sentado contra la pared ¿Qué rayos hacía? ¿No lo torturaría? Puso las manos sobre el suelo para usarlas de apoyo y levantar un poco su pecho, su rostro mostró sorpresa con eso ultimo que dijo. -...¿Favor? -Le tomó un poco entender, aunque bien este no parecía tener intenciones de volver a atacarlo, sonrió y rió un poco, su cuerpo tembló un poco. -¿Acabas de ayudarme?...  -En realidad le era difícil y no estaba seguro si a eso se le podría llamar realmente ayudar pues fue él quien lo metió de nuevo y provoco esos tipos lo golpearan, pero debía admitir que de no ser por este enano habrían usado su cuerpo como quisieran. Suspiró un poco y se dejo caer contra el piso, no quería moverse. -La droga... dura unas horas... es tan fuerte que podría tumbar a un dinosaurio en segundos... -Murmuro y se quedó con la cara contra el suelo, solo unos momemtos en silencio hasta que se arrastró en dirección con el chico y estiró su brazo al pantalón de este para sujetarlo. -No... te vayas... -Se aferró a su pantalón por un momento antes de sujetarse del suelo para ahora incorporarse y quedar sentado, respiró un poco rápido y se llevó una mano a la pantorrilla que sangraba, entonces cayo en cuenta que sus pantalones estaban abajo, realmente ya poco le importaba, se lo quitó y notó la herida, la habían perforado ¿Cómo? No recordaba la habilidad de ese quien lo ataco, pero daba igual, con eso le sería difícil ahora poder escapar.

Su camisa estaba hecha un desaste, apenas si se sujetaba de la espalda la preda al estar quemada toda del frente, miró al enano. -Esta no parece ser tu sección ¿No es así?... realmente tiene mala pinta, no tienen gusto en decoración... aunque te acostumbras, es como todo ¿No? Si no te acostumbras es peor haha. -Ríé, realmente el pelirrojo parecía ser de los pocos que podrían sonreír y reír en esos momentos, cualquiera estaría llorando o retorciéndose en una esquina. -Por cierto, la gomita... sabía bien. -Aunque eso realmente "no hubiera pasado" aun tenía presente el sabor en su boca, era extraño. Volvió su mirada al otro. -...¿Por qué decidiste de pronto en ayudarme? pensaba te sentaría mejor solo reírte mientras me estrellaban la cara contra el suelo. -Lentamente flexionó sus rodillas para pegarlas a su pecho y poder recargar sus brazos en ellas. -¿Lastima? Eso no tendría sentido haha. -Le dolió un costado, no era una buena posición considerando estaba herido, así que fue a acomodarse a un lado de este, recargado contra la parez con cierta distancia entre los dos.

Miró una mancha de su sangre en el piso a unos metros de donde estaba. -Siempre es lo mismo, escapo, me atrapan, me golpean, no me dan comida. Es un ciclo que... ah, he olvidado cuantas veces se ha repetido, pero ya son bastantes. -Sonríe un poco para sí mismo, no lo decía para que sintiera más lástima pero sintió necesidad de hablar con él. -Es gracioso porque cada tiempo encuentran un hoyo más profundo en donde encerrarme, eso hace que mi piel se mantenga pálida. Tu dijiste que si hacía algo malo me encerrarías aun más abajo ¿No? Se sentía tan débil, recordaba que no le habían dado de comer el día anterior y el olor a las palomitas quemadas seguía ahí.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Dom Mar 12, 2017 2:23 pm


Al disiparse las llamas y pasar un par de segundos en la oscuridad la vista volvió a adaptarse para darle una panorámica más clara de lo que había dejado en el suelo, literalmente. Hasta cierto punto se alegraba de no haber quemado hasta la última fibra de ropa en su cuerpo, estaba seguro de tener que pagarla más tarde de una forma u otra, o tener a un dragón idiota guardándole rencor por años a la búsqueda de un momento donde devolverle el favor. Tenía un aspecto lamentable, con un par de segundos había sido suficiente para empeorarlo mucho, y la luz le había dejado verlo mejor. En el cine apenas le había prestado atención, sentándose a su lado para ver la película tras confirmar que era la mercancía correcta, pero sin preocuparse por cómo estaba o qué aspecto tenía, nada que pudiera notar sin pretenderlo en la oscuridad. Seguían estando a oscuras, pero después de haberle atacado él mismo sí tenía curiosidad por saber cómo se veía, cayendo al suelo para dejar la cara pegada y mascullar la respuesta con un asombroso asomo de sinceridad.

Estaba mirando a la pared de enfrente cuando la lagartija empezó a moverse, más por la comodidad de tener la cabeza apoyada que por cualquier otra razón, pero la giraría para ver lo que estaba haciendo al sentir el contacto en una pierna, casi sin fuerza. Fue un momento, pequeño, pensando en cómo debería reaccionar a ello, sin tener una reacción directa o marcada, hasta que decidió lo que parecía más evidente: golpearlo. Con el puño cerrado y en la cabeza, aunque con la misma fuerza que usaría en una colleja a un niño, lo justo para que pueda notarlo y picarle durante un par de minutos con algo de suerte. Comparado al resto de lo que ha pasado hoy puede que ni lo note, no estaba seguro, y sin embargo era la opción que elegía. Esa, y no moverse de donde estaba. Aparte de que sería absurdo hacerlo después de haberle ayudado y empezado la conversación estaba el pequeño punto de haber dudado cuando lo había pedido directamente. También habría dudado con un gato, un perro o hasta un cordero, pero esos no podrían hablar, normalmente. Aunque lo sabía perfectamente seguía siendo difícil separar a los esclavos del resto de seres inferiores todo el tiempo, sobre todo cuando están indefensos y fáciles de manipular. Los hace inofensivos.

Es cierto que lo había hecho por una razón mejor que ayudarle a secas, muy parecida, pero no exactamente la misma. Tenía buenas razones para no querer hacerle pasar por cualquier cosa solo por ser lo que era, por ejemplo, lo difícil de vender que resultaría después. Si le estaba dejando hablar era por intuición, a veces le miraba lo suficiente para confirmar lo que pensaba, ignorando un poco sus palabras para pensar por su cuenta. Pensaba usarlo en contra del dragón en unos pocos segundos, así que debía ser lo bastante bueno o parecido a la realidad para que se sintiera identificado, aunque de todas formas después de preguntar si era lástima lo interrumpió un segundo. Estornudando, sin más. Fingiría que no había ocurrido mientras sacudía ligeramente la cabeza y se pasaba la mano derecha por la nariz en un acto reflejo contra la picazón, a fin de cuentas, hablaría cuando él terminase.

— Uhm… —Parte una queja por el estornudo, parte indicar el cambio de turno en la conversación. Todavía estaba ordenando las ideas, sin una buena razón para tener tacto o cuidado con alguien cuyo destino era vivir en esa celda por los próximos meses o años, merecidamente, además. Sería una pausa corta, quería utilizar el tono de voz de una afirmación, no una pregunta, pese a que solo era una idea—. Si tu mejor idea para no volverte loco aquí dentro es intentar creer que estás acostumbrado y podría ser peor, no durarás mucho. Estar todo el día a oscuras, mal alimentado, rodeado de mierda y con la única visita de los torturadores, sin saber cuándo decidirán pasar a algo más ni tener ninguna opción de salir libre de verdad parece una vida bastante difícil. —Ni siquiera estaba utilizando un tono cruel, si lo hiciera seguramente no conseguiría su propósito. Solo lo afirmaba en voz alta, como si realmente lo entendiera, le importase o no. Quería ver cómo se rompía, y si llegaba a llorar como un niño de verdad, esa es la verdad detrás de una explicación tan innecesaria, y de que estuviera mirándole al terminar a la espera. Si bien odiaba a las personas que intentan controlar a otras a golpes, como aquellos guardias, eso significaba por lógica que respetaba a las que conseguían hacerlo solo hablando. Estaba siendo él mismo, solo eso.

La ayuda que le había dado tenía un precio. Sabía cómo iba a cobrarlo, solo como parte de su trabajo normal, y porque era lo bastante previsor para controlar la situación de lo que tenía en mente. No le hacía especial ilusión, pero era práctico y podía darle buenas ganancias, así que lo llevaría a cabo si las condiciones eran las apropiadas; por eso se había sentado a su lado, quedado quieto cuando lo había pedido, y hablado buscando hacerle sentir peor de forma general. Independientemente de que acabase llorando, gritando, o haciéndose una croqueta en el suelo de todas formas le pondría la oferta en el aire, a su manera, pocos segundos después. Tarde o temprano encontraría la forma de hundir al dragón para asegurarse de que no representaba una amenaza, ni para él, ni para nadie. Hasta ese momento mantendría un ojo en todo momento listo para devolverle a su jaula, esta vez sin espectadores que puedan evitar lo que el destino le tenga preparado. Se lo habría merecido por partida doble.

— Te he ayudado porque ahora me debes una, estás en deuda conmigo —En el fondo sigue siendo un dragón, la palabra deuda tiene que molestarle muchísimo, los dragones no tienen deudas con nadie. Orgullosos, independientes y amasadores de tesoros, es imposible pensar que puedan deberle algo a otro ser, y desde luego si ocurriera se asegurarían de pagarlo rápido para quitárselo de encima—. Si quieres que siga ayudándote se me ocurren dos formas de pagar la deuda. Uno, podré venir cuando quiera a desahogarme contigo, como quiera —Puede parecer que es la opción mala a propósito para que acepte la otra, pero en realidad la había estado pensando como una opción real. No le haría ascos a divertirse con el dragón en algún momento, y hacer otros usos de él más extravagantes. Sería su mercancía personal, por así decirlo—. Dos, te vienes conmigo unos días, y haces lo que te diga. —Tampoco era muy diferente, aunque no estaba incluyendo las opciones de la primera en la segunda, era más la de “pagas la deuda y se acabó”, mientras la primera opción es una deuda de por vida o hasta que sea comprado. La elección estaba en el pelirrojo, incluso si se le ocurría un tres estaría dispuesto a escucharlo. Y decirle que no.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Mar Mar 14, 2017 7:17 pm

Estaba algo confuso, pero intentaba ignorar ciertas cosas ya que su mente en realidad no podía concentrarse bien al tener remarcado los golpes en su cuerpo, el dolor pulsante resonaba más en su cabeza que el preguntarse de la razón del por qué ese enano le ayudo. De forma casi vergonzosa su estómago rugió y aunque hubiera preferido que no sonara nada fue bastante notorio por el eco que producían esas paredes, entre los esclavos que lo acompañaban ahí era normal, aun así ignoro que el sonido fuera producido por él, recargó su espalda en la pared detrás de él para cerrar la mirada y respirar lento, esa situación le recordó a una vez hace algunos años en una ocasión donde escapó y estaba por un mercado, le regalaron fruta porque su estómago sonó tan fuerte que se pudo escuchar a varios metros de distancia, obtuvo unas manzanas que disfrutó por poco tiempo antes de que los del mercado lo atraparan nuevamente, no lo dejaron conservar las manzanas y prácticamente las vomito de tanto golpe que recibió como castigo.

La voz del enano se escuchó claramente en el lugar y, a pesar de que cualquiera podría ver muy pesimista lo que dijo, el pelirrojo lo considero como algo no tan malo, es decir, no podía escapar lo intentara tanto como pudiera, con el pasar de los años perdía más y más la esperanza de poder salir, por lo que las posibilidades que predominaban su situación era morir ahí, sería en parte un buen descanso. Estar encerrado sin que le pegara un solo rayo de sol ni escuchar otra cosa que no fueran gemidos de dolor, sin comida, eso realmente puede llegar a afectarte bastante, si, lo creía, en su caso ha tenido malos días en donde solo prefiere dejar todo y terminar con su vida ¿Suicidio? Tal vez pensó en eso pero nunca logro ello. Esos fueron días de recaídas, no está orgulloso ni tampoco le gusta hablar de ello, prefiere ignorarlo como si nunca hubiera pasado. —…. —Permaneció en silencio, solo perdiéndose un poco en sus propios pensamientos. Aunque en su rostro apareció una sonrisa algo sarcástica, pues también recordó a su yo joven cuando vivía en las montañas, ese quien en lo único que pensaba y anhelaba era en ser el más fuerte de todos los dragones, si se viera a si mismo con la mentalidad de ese tiempo tendría asco. En todo caso, hablar un poco le hizo relajarse.

Escuchar nuevamente la voz del enano le hizo regresar a la realidad, lo miro de reojo con tranquilidad, pero algo llamo su atención una palabra en específico, deuda… ¿Hablaba de estar en deuda con él? ¿En serio? Más bien pensaba que ya estaban a mano, es decir, lo encerró y prácticamente lo sentenció al castigo pero el enano le ayudo, ya no debía nada. No pudo evitar mostrar una expresión de sorpresa e incredibilidad por lo que le decía, sin creerlo realmente e incluso desconcertándose también. — ¿Qué?.... Espera, espera… —Giro un poco su cuerpo hacia el otro, separando ligeramente su espalda de la pared. —¿De qué estás hablando? ¿Qué… rayos quieres decir con todo eso? ¿Me estás diciendo que mejor deje que tú me jodas a que ellos lo hagan?... — ¿A qué venía eso tan de repente? Estaba claro que lo único que quería ese enano era aprovecharse de él, por ayudarle con los otros guardias pero en realidad era lo mismo ¿Qué diferencia había en que fuera maltratado por los otros a ese enano? Bueno estaba claro que la diferencia de fuerzas entre ellos era bastante y sabía que el enano realmente no podría hacerle gran cosa comparado con lo que los otros le han hecho.

Pero realmente no entendía, sobretodo porque estaba sorprendido, no se esperara soltara algo como eso, y tampoco entendía del todo a lo que se refería a “Ir con él” entre otras cosas que había mencionado. Tal vez eran los golpes que no lo dejaban pensar bien.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Mar Mar 14, 2017 8:19 pm


Observar cómo se giraba confundido, cuestionando las opciones que le había dado con obvia incredulidad, era una reacción que no se esperaba en absoluto. Había captado ese pequeño momento de tristeza perdido en otra parte, lejos de la celda, y deducido que haría falta algo más que unas pocas palabras para hacer llorar a ese dragón, pero igualmente tenía parte del efecto que quería, dejándole más débil psicológicamente para conseguir lo que quería de él. Sus preguntas en voz alta lo confirmaban, aunque no hubiera entendido nada ya contaba con tener que explicarlo una vez, como si fuera un niño de primaria. Ayato era un esclavo encerrado desde hacía años, maleducado e irracional, no le podía pedir más de lo que estaba consiguiendo en tan poco tiempo, aunque eso no le impediría suspirar ligeramente contrariado. La decisión de sentarse en la celda la tomó tan a la ligera que solo ahora era consciente de lo sucia que estaba, y de las consecuencias que eso tendría sobre su ropa, con manchas de las que sin duda era mejor no saber la procedencia exacta; esta celda había pasado por muchas cosas, igual que su inquilino, y los anteriores a él.

— No volverían a pegarte, y sabes que yo no te haré daño, es evidente que sería mejor para ti. Pero no hablaba exclusivamente de eso, podría venir a pegarte un rato, o solo a hablar, nunca se sabe, en eso consiste hacer lo que quiera —Sin embargo esa opción la estaba explicando sin muchos ánimos, con el cansancio acumulado por haber utilizado su habilidad y el de no haber sido entendido a la primera. No tenía mayor interés que ganar algo si su opción favorita perdía, porque en la práctica vendría más bien poco, y se centraría en molestarle más que en hacerle daño. Todavía quedaba por explicar la segunda opción, y antes de hacerlo decidió cambiar de postura para mejorar la proposición, dejar más claro lo que esperaría de él. No había mucha distancia entre ambos, así que con separarse de la pared e incorporarse a medias fue suficiente para girar y clavar una rodilla en el suelo, frente al dragón, igualando así la altura con él antes de extender una mano en su dirección—. También puedes venir a mi casa, dormir en una cama de verdad, tener una ducha, ropa nueva y tres comidas al día durante un fin de semana. Sin golpes, ni abusos.

Tenía que sincronizar esas últimas palabras con el gesto para que no se apartase, lo que quería hacer tampoco era complicado, solo lo justo para que eso pudiera pasar. Ponerle una mano en la mejilla, llegando a ocultar algunos dedos entre los cabellos rojizos, con el pulgar justo bajo la mandíbula para hacerle mirar de frente, a los ojos, antes de responder. Sospechaba que hacía mucho tiempo de la última vez en que alguien tuvo un gesto amable con el dragón, donde alguien le tocaba sin hacerle daño, o buscar hacérselo de alguna manera, y pensaba jugar con eso a su favor para convencerlo. El final de su explicación no lo había dicho, pero estaba bastante claro por las condiciones: después de ese fin de semana de lujo volvería a su celda, a pudrirse sin compañía ni protección contra el resto de guardias, porque a fin de cuentas no estaba hablando de comprarle, ni de cuidar de él indefinidamente. Solo de utilizarle, como a cualquier otro esclavo, en un momento en que le era conveniente hacerlo, tratándole como mejor le venía para ahorrarse problemas.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Mar Mar 21, 2017 6:54 pm

En ese momento le estaba costando bastante el poder entender lo que pasaba ahí o más bien entender lo que sus palabras quisieron decir ¿Cuántas veces había visto a ese enano en todo lo que lleva viviendo ahí? Ese día era la primera vez, sí, había escuchado anteriormente de él pero no le había prestado atención como para conocerlo, y de lo que había escuchado nada era bueno, significaba que había algo de por medio en sus palabras que no conocía. Por ello para entender es que lo miró detenidamente, volviendo a escuchar las dos opciones que le planteaba ¿Era eso? ¿Por qué sonaba tan sencillo? Sabía en su interior que ese enano en realidad estaba tramando algo ¿Para qué lo querría llevar a su casa un fin de semana? ¿Y qué era eso de solo un fin de semana? No podía ser así de fácil porque sonaba demasiado bueno para ser cierto, estaba desconfiando sin duda. No noto la cercanía del ajeno hasta que su mano se acercó a su rostro e instintivamente reacciono con algo de miedo cerrando los ojos, como si fuera a golpearlo, pero en lugar de un golpe sintió solo una suave caricia en su mejilla, la que ya estaba roja por algunos de los golpes que recién le habían propinado, pero apenas se notaba el tono rojizo amoratado.

Apartó el rostro con lentitud para recargar un hombro en la pared y a la vez la cabeza, sabía que debía haber algo así que iría justo al grano. -Realmente no entiendo nada de lo que intentas hacer, así que dime de una buena vez ¿Qué es lo que pretendes? ¿Qué ganas tu con llevarme tres días a tu casa y darme... todo eso? No tiene sentido que no quieras nada a cambio ¿Hiciste algún tipo de trato? ¿Te darán algo a cambio de eso? ¿O solo quieres acostarte conmigo? Creo que es mucho solo para eso porque como ya viste podrías drogarme y solo hacerlo...aunque eso no significa que no lo valga, yo valgo mucho claro... pero ¿Dime qué es lo que realmente quieres? -Se separó de la pared para verlo atentamente, como intentando adivinar sus verdaderas intenciones pero era algo difícil pues no veía nada y seguía insistiendo en que algo estaba mal. -Además, ¿Cómo es que me llevarás tres días a tu casa? ¿Pretendes comprarme? Dejame decirte que yo no soy ningún objeto que se compra ni nada de esas mierdas...

Se cruzó de brazos y juntó las cejas en un gesto con molestia, desde siempre ha estado en contra de todo eso, la tienda y el mercado, quienes capturan criaturas y los tratan como objetos a quienes venden, lo detesta profundamente, ser denominado como un artículo. Y ese enano era uno de los que se encargaban de separar familias para meterlos al mercado, no es como si deberiera sentir algo de empatía hacía él, lo único bueno que había hecho era ayudarlo con los guardias y el permanecer ahí un rato para acompañarle. Pensar en eso le hizo pensar sobre sus propios pensamientos, creyendo que tal vez, solo tal vez podría no ser tan malo, es decir era como un niño a fin de cuentas no es como si ya pudiera causarle más daño o dejarlo por, aunque considerando su habilidad lo creía un poco.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Jue Mar 23, 2017 3:34 pm


Ese gesto asustado ya valía como recompensa por haberle tratado bien un segundo, recordando cuál era su sitio: obedeciendo a los que están por encima de él. No le molestaría ni un poco que se apartase poco después, o que hiciera más preguntas, después de haber tenido la amabilidad de explicárselo hasta un punto donde se pillaba sus propios dedos. Con las condiciones expuestas no podría ponerle un dedo encima y decirse una persona que cumple con su palabra; aunque entendía la pregunta extra, la desconfianza en general, estaba más que merecida con la historia de ambos. Por otro lado, esa última afirmación era lo bastante graciosa para hacerle bufar un poco, pasando a un tono mucho más didáctico, de escuela, antes de responderle como se merecía. No sin antes, por supuesto, reacomodarse en el suelo contra la pared. Solo se había movido en un principio para tener ese gesto de buena voluntad con él, y una vez hecho perdía el sentido mantenerse así.

— Eres un objeto que se puede comprar, vender, romper, y que sirve para jugar con él hasta que te aburres. En eso consiste tenerte en esta celda —Que después de años en ese agujero todavía quisiera pensar lo contrario solo era gracioso por absurdo e inútil. También explicaba por qué habían sido años en un agujero sin que nadie le aguantase fuera del mercado más de unos pocos días, demasiado insolente e independiente para asumir el destino al que está obligado después de pasar tanto tiempo entre estos muros—. Pero yo trabajo aquí, y solo es un fin de semana, puedo tomarte “prestado” sin problemas. No voy a pagar ni una moneda por un maleducado como tú. Ni siquiera entiendes tu sitio en la vida, solo darías problemas —Otro idiota del mismo tipo estaba rondando por su cabeza en estos momentos, un imbécil desagradecido al que tener cama y comida no le bastaba para ser feliz, deseando lo que no le pertenecía. Se parecían demasiado en eso, como si fuera una ironía que ese fuera su gusto en la mercancía—. Vivo solo, en un sitio bastante grande, y en esta época del año suelo necesitar a alguien que cocine, y… cuide de mí… ¡Tú me debes una! Lo harás gratis y sin quejarte, o buscaré un mundo donde no tengas piernas.

Odiaba haber dicho esas tres palabras juntas en una conversación con él, por mucho que fueran la verdad y ni estuviera mirándole. Otro estornudo interrumpiría sus posibilidades de buscar una amenaza mejor si no hacía lo que esperaba de él, su verdadera razón para querer alguien alrededor no estaba muy lejos de lo que había dicho en voz alta, si bien quizás no fuera realmente necesario. Tras unos días sintiéndose más bien regular sospechaba que pronto pasaría por un resfriado de los realmente molestos, puede que hasta gripe, no lo tenía claro, y alguien debía ocuparse de todo mientras tanto. Ni más, ni menos, sin amigos o gente de fiar a la que preguntar, la deuda de Ayato era la mejor opción. No podía comprarse algo al azar para un par de días y arriesgarse a que fuera un gilipollas, era mejor alguien que ya supiera cómo de idiota era, y le debiera una.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Sáb Mar 25, 2017 7:58 pm

A este punto había dejado de sentir la pierna, era como cuando te quedabas sentado en una misma posición por mucho tiempo y terminabas por perder la sensación de ella, la herida en la misma ya no debería ser tan grave pues ya no sangraba tanto como antes, dentro de un rato más podría cerrarse o por lo menos detener el sangrado por completo, pero había perdido la sensación de tenerla y aunque eso había reemplazado el dolor que le producía la herida seguía siendo una sensación extraña, tal vez sería por la droga, que le había provocado tener movimientos lentos incluso, por lo menos daba gracias de no haber terminado paralizado como estatua, cuando eso pasaba era realmente desesperante pues, te encontrabas completamente consciente, sin embargo no podías mover ni un solo músculo de tu cuerpo. Se mantuvo en silencio por un momento, mientras escuchaba lo que el otro decía, en parte reflexionando sobre la situación pues a como lo viera todo parecía de lo más extraño, y dada su experiencia todo le decía que solo lo ignorara, pero no podía dejar de pensar en los otros guardias, de solo imaginar que regresarían en cuanto el otro se fuera le ponía los pelos de punta, además, si le iba a hacer algo no podía ser peor, en cambio tendría una cama y comida, eso era bueno ¿No? Incluso podría soportar una golpiza por una noche normal, realmente deseaba poder recostar la cara en suaves sábanas y poder comer deliciosa carne caliente recién preparada.

Pensar en comida solo le provocaba a su estómago rugir. Observó el rostro de su acompañante en la celda cuando ciertas palabras llamaron su atención e hicieron que relajara sus propias facciones ¿Hablaba en serio? No pudo evitar esbozar una sonrisa inconscientemente, era gracioso, y que terminara por amenazarlo con dejarlo en un mundo sin piernas le fue aún más gracioso… ¿Era cierto eso que decía? Sobre no poner ni un solo Yen y poder llevarlo a su casa, no había pensado nunca en una idea como esa y por lo mismo es que ahora la resultaba extraño pensar en ello, si quitaba el hecho de que no fuera comprado la idea no era tan desagradable ni mala realmente. Se acomodó mejor contra la pared antes de hablar. —Bueno, es cierto que me ayudaste con esos sujetos… —Murmura lo más bajo posible, mientras su mirada se paseaba un poco por el piso de su celda. —Supongo que… tal vez... podría acompañarte… —Contesto con el mismo tono bajo a la vez que ladeaba la cabeza con ligereza, en parte porque sentía de cierto modo que se estaba contradiciendo a sí mismo de sus antiguos pensamientos de nunca ser comprado, pero también el que realmente no fuera una compra sino más bien una “visita” era diferente todo. Lo que le importaba era estar alejado de ese lugar, poder vivir por lo menos una noche como una persona normal que no estaba encerrada, imagina que lo que decía el otro era verdad le producía cierta satisfacción.

—No sé cómo piensas hacerlo pero… si lo vas a hacer que sea antes de que esos otros tipos terminen lo que se proponían… —Murmura antes de moverse un poco para volver a acomodarse y soltar un leve quejido, no le gustaba verse en ese estado frene a otra gente pues creía se veía patético, lleno de heridas y golpes no era su estilo, menos alguien con bello rostro como él. Cerró un momento los ojos, sintiendo los parpados cansados, en realidad sentía todo su cuerpo cansado y le pedía reposo, aunque realmente no fuera el mejor momento para ello, si el otro decidía irse y se quedaba dormido los guardias no dudarían en volver, si ocurría por lo menos estaría despierto para defenderse o intentarlo, pero dormido estaría completamente indefenso.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Miér Mar 29, 2017 12:06 pm


Al final todo estaba saliendo bien. El dragón aceptaba la oferta, a su estúpida y orgullosa manera, mientras que no hacía ninguna mención a las condiciones. Una elección inteligente, en parte, porque la amenaza había sido totalmente verídica: si llegaba a darle cualquier problema no dudaría en buscar la manera de dejarle en un mundo donde su vida de ahora pareciera un paraíso en comparación. Pero por el momento el verle relajarse, y escucharle, era suficiente para que Tohya decidiera hacer lo mismo, pasando página de los últimos minutos, y centrando la atención en cómo iba a cumplir lo que acababa de decir. No es que fuera especialmente complicado, simplemente necesitaba ordenarlo correctamente para no dejarse detalles fuera. Al jefe no le importaría si adecentaba un poco al esclavo peor vendido de la historia antes de devolverlo a su agujero, con un poco de suerte incluso encontraría un comprador de verdad después de esto. Los segundos en silencio mientras pensaba siguieron pasando de todas formas, sentado sin hacer apenas caso al dragón. Había un error en todo esto, en ningún momento le había preguntado si sabía hacer las tareas que necesitaba de él, pero bueno, era un esclavo, más le valía aprender rápido.

— Perfecto. Puedes irte arrastrando a la salida si quieres, creo que sabes dónde está. Pero déjame aclararlo una última vez… —Por fin era el momento de levantarse, dejar atrás toda esa mugre, y mirarle desde arriba como correspondía a su posición. Jugar a los amigos para convencerle de que todo iría bien había sido un poco desagradable. Fácil, pero desagradable de todas formas. Volver a la forma arrogante y despectiva de hablar resultaba mucho más cómodo de lo que él mismo se esperaba, y la amenaza salió por sí sola como una advertencia más. En parte se sentía idiota por ello, un esclavo como Ayato debía escuchar veinte iguales cada día, debía hacer mucho tiempo que no las escuchaba de verdad—. Si haces algo que no me guste, cualquier cosa, este agujero parecerá un palacio. Ni sueñes con escapar o poder huir de mí, no se puede matar lo que ya está muerto, así que tengo todo el tiempo del mundo para encontrarte. Literalmente —Ah, esa pequeña parte, siempre le ponía de mal humor, aunque no llegase a hablar de ello en profundidad. Instintivamente se acomodó la bufanda alrededor del cuello, asegurándose de tapar la antigua herida, justo antes de girarse para abandonar la celda sin decirle nada más al otro. La puerta se quedaría abierta.

Una vez fuera el protocolo era sencillo. Iría a hablar con el jefe, decirle lo que iba a hacer y cuándo traería de vuelta la mercancía. No era el primer empleado que se divertía con una cosa en particular, de eso estaba completamente seguro, ni siquiera el primero que acababa por llevarse a casa a alguno de ellos. Las advertencias fueron de un lado a otro como era de imaginar, con cosas como “tendrás que pagar si tiene algún desperfecto” o “recuerda que luego hay que venderlo”, pero al final esperaría a que la lagartija se arrastrase fuera de su celda hasta la puerta principal. Sentía cierta ironía en permitirle dejar el local por esa puerta en concreto, y en su estado actual. Con la ropa destrozada, un collar de esclavo, drogado, humillado y oliendo mal. Un estado perfecto para pasearlo por la calle y que no pudiera levantar cabeza en todo el camino, o eso creía, al menos.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Sáb Abr 01, 2017 9:09 pm

Realmente comenzaba a sentir todo su cuerpo pesado, como si se hubiera metido al aggua y su ropa pesara mucho, el factor de la falta de alimento y agua no le hacían bien a su cuerpo, él necesitaba mucha agua y comida para compensar sus proporciones pues no comía como humano, sino más de lo que uno debería, por lo que el quedarse sin ello lo debilitaba, sumando la droga en su organismo lo habían casi derrotado, deseaba dormir por días enteros y comer tanta carne hasta más no poder. Escuchó la voz del ajeno resonar en el lugar, el sonido chocaba en todas las paredes pero entraba por un oído y salía por el otro, realmente no entendió bien lo que este decía, solo se percató de que era una amenaza, nada fuera de lo común ¿Es que no sabía que todos los días recibía amenazas? No, claro que no, ese niño nunca había pisado ahí, no era su trabajo así que seguramente no sabría cómo era el ambiente ahí, tal vez gracias a que fue a ver cómo reaccionaba luego de haber alterado su mañana es que se enteró un poco de ello. Realmente le daba igual, quería dormir.

Entreabrió la mirada al notar que ya se iba, es cuando supo que también debía hacer lo mismo si no quería quedarse ahí. No sentía bien las piernas, ni brazos, en realidad todo su cuerpo se sentía dormido, una desagradable sensación, pero aun así lo intentaría, se sujetò de la pared detrás de él para intentar impulsarse y subir, usando un poco de fuerza de sus piernas para lograr levantarse, al inicio no lo logró y apenas se elevó ligeramente cuando volvió al suelo, en su segundo intento es que logró levantarse. Dió un suspiro y avanzó a paso lento, miraba el piso y se sujetaba un poco la pierna herida pero logró seguir hasta la puerta, esa grande por la que se fueron los demás guardias, quienes por cierto no se habían ido tan lejos, seguían en el pasillo de un lado y al verlo salir de la puerta no dudaron en detenerlo.

Uno estrelló al dragón contra el marco de la puerta al empujarlo del hombro y evitó se moviera, el pelirrojo se quejó y frunció el ceño, si no lo sujetaran contra el marco hubiera perdido el equilibrio y caido. -Imbéciles... -Intentó moverse pero no podía comprar su fuerza con la de ellos en ese momento, estos le dijeron que si ya había terminado con el enano ellos siguirían. Uno le preguntó si le gustó el regalo a su pierna, motivo por el que esbozara una sonrisa sarcástica, además del dolor que sintió y el que ahora dificilmente pudiera caminar estaba brincando de felicidad. -No he terminado con ese tipo, asì que no molesten... -Gruñó y nuevamente intentó en vano liberarse, solo consiguió otro empujón contra el marco, claro que no lo dejarían ir a menos que  tuviera una explicación lógica, ya que podría ser otro de los trucos del dragón, trucos en los que esos guardias idiotas solían caer una y otra vez.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Sáb Abr 01, 2017 9:30 pm


Pero no venía, por más que esperase y esperase, el dragón no terminaba de arrastrarse hasta la puerta como la lagartija que era, y la paciencia no era una de las mejores virtudes de Touya cuando se hacía referencia al comportamiento de los esclavos. Con un suspiro más que profundo, resignado, comenzó a caminar de vuelta a la celda pensando en las distintas opciones de castigo que tenía en su propiedad temporal; sin duda había sido demasiado amable al decir que no habría ningún tipo de abuso. La mitad, o más, de lo que se le ocurría en ese momento era justo eso, con dosis de humillación por aquí y por allá. El choque con los benditos olores de esas cloacas chocó con él nada más abrir la puerta a la trastienda, molestándose el triple mientras aceleraba el paso. Ayato tendría que disculparse por esto de una forma o de otra, creía haber dejado claro que debía arrastrarse hasta la salida mientras estaba ocupado con el papeleo para no tener que poner una moneda y tener un esclavo gratis durante unos días. Aparentemente no había sido así, y encontrarse con los dos sujetos de antes molestando a su reptil en mitad del pasillo no mejoró ni una pizca su humor.

”Enhorabuena, a partir de mañana tendréis vuestra propia celda, gilipollas” De no haber utilizado su poder hacía menos de cuatro horas, seguramente lo estaría haciendo ahora mismo. Esos dos guardias no se merecían un trato mejor que el que estaban dando, y recordaría darles la sorpresa mañana de aparecer en un mundo donde sus débiles y putrefactas mentes estuvieran acordes con su cuerpo, su celda, y su vida. Sin embargo, hoy es hoy, y todavía les tenía delante con otro idiota atrapado contra la pared sin saber cuál era su sitio, o los modales que debería utilizar. Problema, tras problema, tras problema, a solucionar con una sonrisa—. Me voy un momento, y ya te buscas nuevos compañeros. ¿Tanto te gusta que te den, Ayato? Al final todo ese orgullo solo es para esconder tus gustos… que decepción —Fase uno, hacer que los guardias se rían y se sientan cómodos humillando al bicho al que podrían hacer lo que les dé la gana. Hecho. La ironía rebosa por toda la frase remarcando lo insultante, y casi sincero, que ha sido. Ahora, en la fase dos, toca cruzarse de brazos y reclamar lo que, por derecho, pertenece a la nobleza.

—´Tiene razón, no hemos acabado. Tenéis que pedirle que os haga ”eso” con la lengua, parece que de tanto hablar aprendió un par de trucos. Pero será el lunes. El jefe me lo ha prestado unos días —Podía ver sus caras de molestia por intentar hacerles esperar otra vez, una es algo especial, como un favor, dos es demasiado para que incluso ellos quieran dejarlo pasar limpiamente. Por eso había nombrado al jefe, y por eso terminaría la frase sonriendo con una superioridad igual de insultante que su comportamiento hacia el resto de la humanidad—. Si queréis discutirlo con él… seguro que le encantaría ver cómo cuestionáis sus decisiones —Ahora el señor dragón debe no uno, sino dos favores, y encima necesita un tercero. Si vuelve el lunes sin más le esperará una semana muy interesante con esos dos, de eso no cabe ninguna duda. De haber aprendido modales cuando tuvo la oportunidad quizás no se habría metido en esta situación, al no hacerlo lo único que le separaba de una noche de placer era un niño arrogante cuyo poder solo funciona una vez al día. Lástima que esa parte de una vez al día no es de dominio público.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Lun Abr 03, 2017 2:52 am

Tal vez si lograba una clase de distracción podría electrocutarlos de una vez y hacerlos polvo en unos segundos, aunque si lo hacía un castigo peor lo esperaría y realmente eso sería muy doloroso considerando su situación actual, aunque sus piernas temblaran ligeramente sin tener sensación de ellas se mantenía en pie, mirando fijo al rostro de esos guardias, con cierto aire retador, por jodido que estuviera no se dejaría tratar como basura, su orgullo era más grande, no importaba que fuera un esclavo, no importaba que lo privaran de la libertad, no importaba que casi lo mataran no iba a perder el orgullo.

Planeó el por lo menos darles una descarga eléctrica lo suficientemente potente para sacarlos volando, pero sin ser mortal, aunque antes de llevar a cabo su elaborado plan la voz del enano se escuchó nuevamente, tuvo que desviar su mirada a este al igual que los guardias. Esas palabras solo lo hicieron ver estúpido y claro que no le agradó, aunque por otro lado los guardias parecieron darle la razón al enano y reír, el pelirrojo miro de mal modo al enano y solo soltó un  -Imbécil.... -No podía ponerse a discutir con él cuando prácticamente lo estaba ayudando nuevamente con esos guardias, solto un pesado suspiro y desvió la mirada a otro lado antes de sentir una de las manos de un guardia quien le acariciaba el mentón, parecía la idea de "usar" su lengua le había agradado.

Miro a este de mal modo y apartó el rostro, al principio los guardias no estaban seguros de simplemente dejarlo ir pero con solo mencionar al jefe prefirieron no discutir más. Quitó su cuerpo de contra la pared con algo de brusquedad y ya que no lo seguían aprisionando es que quedó libre, aun con cierta dificultad se apartó de estos para, con algo de malas ganas irse detrás del enano, ese idiota ya se lo pagaría en otra ocasión. Solo escuchó una voz quien le decía lo esperaría en tres días, sintió un escalofrío de solo imaginarlo, pero lo ignoro y siguió el camino, lento pero seguro. -Espero te resultara muy divertido... -Le murmura de mal modo, sin intenciones o interes realmente de recibir una respuesta, fue más bien una queja. Luego de caminar por unos pasillos se detuvo y recargo en una pared para descansar un poco, le dolía la pierna, necesitaba hacer algo con ella pues era una molestia. -...¿Realmente es tan fácil esto? -Con referencia a eso de sacarlo del mercado sin pagar nada.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Touya el Mar Abr 04, 2017 7:05 pm


— ¿Fácil? —El bufido consiguiente demostraba su molestia con esa afirmación, sin necesidad de explicar la razón. No había sido fácil. Que algunos empleados pudieran tener este tipo de tratos era un asunto puntual, muy dependiente del tipo de mercancía que eligieras. En realidad, solo era fácil porque Ayato no había tenido una oferta de compra en mucho tiempo, y con las habilidades de Touya era prácticamente imposible escapar, así que el riesgo era nulo, o casi. Pero, nada de eso significaba que hubiera sido fácil, al revés, discutirlo con el jefe había sido una de las tareas más complicadas que recordaba. Tenía que hacerlo sin explicar la verdadera razón, ni insinuar que el precio del chico podría bajar, cosa que ocurriría si le dejaba alguna marca en cualquier parte, incluida su absurda personalidad—. Creía que eras idiota, no retrasado. Piensa un poco antes de hablar. —Por supuesto, esperar que un esclavo sea capaz de articular palabra de forma coherente dos veces seguidas era pedir demasiado, ya había tenido que explicarse varias veces antes en algo sencillo, no debería extrañarse de que ocurriera de nuevo en cuanto volviera a abrir la boca. Iba a ser un fin de semana muy largo a ese ritmo.

De todas formas, verle ahí, apoyado contra una pared, incapaz siquiera de caminar hasta la salida con la que tantas veces habría soñado, era lamentable y patético. Se caería mil veces antes de llegar a la mansión, si no le dejaba tirado antes en algún agujero con la dirección marcada a fuego en la piel para que se lo devolvieran más tarde, eso podría funcionar. Pero dejaría marca. A regañadientes, después de prácticamente insultarle, no quedaba más remedio que acercarse a él y pasarle un brazo por encima sin preguntar. Tendría que cargar con parte de su peso durante un rato hasta que la estúpida droga desapareciera del inútil cuerpo de su lagartija. Tener posesiones vivas es una responsabilidad, igual que cuando compras una tortuga o un gato, hay que alimentarla y cuidarla para que no se muera antes de tiempo. Que esta tuviera boca para hablar solo la hacía un poco más molesta que la mayoría, y haberse situado a su derecha no era ninguna casualidad. A la mínima pensaba aprovechar para golpearle en el estómago, eso sería más eficaz que cualquier otra respuesta a sus tonterías.

— Pórtate bien y te daré un par de horas libres después. Toca la bufanda, y te rompo todos los dedos de una mano antes de salir del mercado. No necesito que tengas dos manos. —Una mentira y una verdad. Iba a darle tiempo libre de todas formas, no había suficientes tareas para mantenerle ocupado de verdad, pero si era cierto que si tocaba donde no debía lo iba a pasar mal en ese mismo instante, sin esperar a llegar a ningún sitio. Hay cosas con las que era mejor aprender a no jugar lo antes posible, demasiado consciente de que al cargar con su peso así, también permitía al otro tener un gesto parecido. Qué pensarían en la calle de cómo trataba a su esclavo le importaba poco, si se le subía, aunque fuera una migaja al dragón, lo golpearía y dejaría que se arrastrase un rato por el suelo. No hacía falta hacer más.
avatar
Apodo : Tenshi
Ocupacion : Esclavista
Mensajes : 24
Fecha de inscripción : 28/01/2017
Ver perfil de usuario
Amo celestial

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Ayato Sakama el Lun Mayo 01, 2017 8:23 pm

No podía detestar más ese momento, en sí ya era una molestia tener que lidiar con los del mercado todos los días y ahora tendría que tratar con ese enano que lejos de agradarle era como un dolor en el trasero, pero por otro lado de cierto modo sería mejor que tener a esos guardias cerca, sabía ese enano no intentaría algo más que solo esclavizarlo. En ese momento algo que era peor que un dolor en el trasero era el dolor de su pierna, maldecía al idiota que lo dejó herido, en sí sus heridas solían sanar más rápido que un humano normal pero no significaba que fuera instantaneo. No sería impedimento para seguir caminando, ya había tenido heridas peores y siguió moviéndose.

Lo que no se esperaba era que el enano decidiera regresar para ayudarle a caminar, al inicio penso que solo iba a presionarlo para que caminara más rápido o que lo amenazara pero lo tomo por sorpresa esa extraña muestra de amabilidad, pero claro, pensó que solo se trataba de algún truco, no iba a bajar la guardia aun así, ya que lo más seguro era que intentara hacer algo más que eso o que quería otra cosa y le diría "Ya me debes tres". Aunque no dijo nada, por lo menos no hasta que él habló y menciono lo que parecía "condiciones" ¿Su bufanda? ¿A quién rayos le interesaría tocar una bufanda? Como sea, bufó. -Pff deja de decirme cosas que obvio no haré... -Le dolía y la droga no ayudaba así que no le convenía "intentar algo" pero en realidad la idea de que le ayudara no era de su gusto, detestaba que lo ayudaran ya que era como una muestra de debilidad, pero en este caso tendría que volver a quedarse callado. -Solo... hay que irnos y ya... -Suspiró y se apoyó finalmente sobre el ajeno de modo que aceptaba la ayuda y así lograban avanzar más rápido, solo le quedaba seguirle el paso al enano.

Ahora que lo pensaba, no había preguntado por el lugar al que iban, es decir a la apariencia, no podía pensar que ese enano era rico o algo por el estilo ¿O si? Ya que en realidad no tenía la pinta de ello aunque si una actitud prepotente, tal vez solo era de clase social media, bueno siendo sinceros en ese momento no le importaba nada del aspecto, mientras no estuviera en el mercado ya era una ganancia.





avatar
Amo : ¡Hahaha! -sarcástico-
Ocupacion : No recibire ordenes de nadie.
Mensajes : 126
Fecha de inscripción : 23/01/2013
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t1713-ayato-sakama-id
Dragón

Volver arriba Ir abajo

Re: Premiere [Libre]

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.