Neko

Conectarse

Recuperar mi contraseña

ReglamentoAmbientaciónRazas amosRazas pet/esclavosEmpleosFísicos ocupados Expedientes Afiliaciones
Hace años atrás, alrededor del 2500, un joven científico especializado en la genética estudiaba la evolución de los animales y la combinación de ADN. El quería mejorar la especie humana dándole las habilidades que un animal tendría, la agilidad de un felino, los sentidos desarrollados de un canino, la longevidad de una tortuga; todo eso, mas la inteligencia humana darían como resultado un nuevo estilo de vida, menos efímero y con menos preocupaciones. Un paraíso. Intento crearlo, una y otra vez, dando como primeros resultados la muerte de los sujetos experimentales y abominaciones; todas fueron ocultadas por el mismo. Hasta que lo encontró, la manera de que el ADN se juntara, la puerta a una nueva y mejor era, pero... Como esparcirlo por el mundo? Fácil, con algo que desafiara en todo lo que el creía, algo que desafiara a la ciencia, algo sobrenatural; El Demonio. Hizo un pacto con el demonio para que el esparciera el resultado de sus investigaciones por el mundo. Y así lo hizo. Todos los bebes que nacieron a partir de ese día tenían habilidades sobrenaturales...seguir leyendo
Rule Maker
Webmaster
Read the rulzPerfilMP
Ayato Sakama
Administrador
EsclavoPerfilMP
Ciel
Administrador
AmoPerfilMP
Aoba
Administrador
EsclavoPerfilMP
Últimos temas
» [Afiliación Hermana] Crisom Village - foro de rol -
Jue Ago 17, 2017 12:43 pm por Invitado

» Ashes (Priv. Rocinante)
Miér Ago 02, 2017 1:26 am por Law

» Reglas [Leer & Firmar]
Dom Jul 30, 2017 12:54 pm por Aúnnolosé

» Instituto Alstroemeria [Afi. Elite]
Jue Jul 27, 2017 5:14 pm por Invitado

» Why? [Kyou #9 y Shun #10]
Jue Jul 27, 2017 6:02 am por Araziel Dankworth

» ~ El gato y el ratón | Priv. Reed
Lun Jul 24, 2017 8:38 pm por Touya

» Sunflower [CAMBIO DE BOTÓN - élites]
Lun Jul 24, 2017 5:30 pm por Invitado

» Al fin... [Darian Alec Bachmann #12]
Jue Jul 13, 2017 11:42 pm por Gilbert Nightray

» ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)
Lun Jul 10, 2017 9:44 pm por Takashi

» Ao no Sekai Rol [Cambio de botón]
Lun Jul 10, 2017 6:58 am por Invitado

» Jormungand Boarding School [Confirmación-élite]
Dom Jul 09, 2017 7:24 am por Invitado

» Cuenta hasta 7 y Beso
Vie Jul 07, 2017 2:54 pm por Ayato Sakama

¿Quién está en línea?
En total hay 4 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 4 Invitados

Ninguno

[ Ver toda la lista ]


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 34 el Sáb Jun 16, 2012 6:38 pm.

▂ ▃ ▅ ▆ █ Hermanos █ ▆ ▅ ▃ ▂

▂ ▃ ▅ ▆ █ Élite █ ▆ ▅ ▃ ▂
Determination (Undertale)Crear foroEast of EdenCrear foro

Skin hecho por Reed hecho exclusivamente para Shikaisen Paradise. La imágenes corresponden a sus respectivos artistas, sin embargo las ediciones pertenecen al staff del foro. Se agradece a los tutoriales dados por Savage Themes y su equipo de creadores. así como también los códigos ahí presentados. Shikaisen paradise es un foro original nacido de la mente del equipo de administración, cualquier plagio a este será visto como una ofensa a los derechos de autor y se tomarán las medidas pertinentes. Dí no a la copia.
Agradecemos a nuestro anterior webmaster, Kai, por habernos dejado el foro y poder seguir en el mundo que su mente pornosa creó.

~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Mar Feb 07, 2017 8:38 pm

La tienda de mascotas es un lugar realmente muy interesante cuando llegas a conocerla bien, casi tanto como odioso puede resultar pasarse el día allí. Una comida horrible, un sitio para dormir incómodo, miradas a casi todas horas si tienes una cara bonita, y Dios te salve de tener algo más que la cara o hasta los guardias te visitarán por las noches sin importarles lo que quieras. Es verdad que el trato es mejor que en el mercado negro, y con la edad apropiada te tratan bastante bien para sacar el máximo beneficio, pero hasta ahí llega todo. Salir de la tienda tampoco es que sea demasiado difícil, casi todos los días alguien consigue escaparse y lo traen de vuelta poco después, llega hasta tal punto que algunos como yo podemos salir andando sin que nos digan absolutamente nada. Sí, literalmente, he salido andando de la tienda esta misma mañana por la puerta principal, y lo único que tuve que hacer fue decir que volvería por la noche, solo eso. No cuenta como escapar, cualquiera sabe que llevo a alguien detrás para asegurarse de que no me meto en nada problemático, y eso convierte el día en algo muy aburrido.

Todavía voy vestido como un alumno de instituto normal y corriente. Suelo turnar las distintas prendas para evitar que las pongan todas juntas a lavar, algo así como una vez cada tres o seis meses, y hoy casi llevo el uniforme completo. Una camiseta roja y la chaqueta negra es todo lo que he podido conservar de la parte superior, dejándome con más frío del que me gustaría. Hay que ser justos, el baño es casi diario, pero lo que es una limpieza “a fondo” no se lo toman tan en serio. Hay demasiados “clientes” que prefieren oler a la presa que quieren comprar, sentir que de verdad es una mascota y no una persona. Dan asco. Lo único que quiero de ellos es comida. Dejaron de tenerme cerca de la entrada cuando mordí la mano de un tipo, literalmente, y casi me deja sin dientes. Salía poco rentable, y cuando los guardias casi me dejan sin cara tampoco es que fuera especialmente agradable. Si hoy quiero algo bueno tengo que buscármelo yo, antes de que la maldita tienda venga a buscarme por tardarme o por aburrimiento, y sé exactamente lo que tengo que hacer para sacarles de las casillas a ellos, y divertirme yo un poco.

Debe ser una de las propiedades más grandes de la ciudad; saltar por encima de la valla exterior ha sido difícil incluso para un felino de mi edad, pero ahora que camino por la zona se hace una elección muy agradable. Sea quien sea el que hayan encargado a vigilarme no podrá colarse en propiedad privada así como así, y le preocupará que pueda conocer a esta persona sin que la tienda saque beneficio de ello. Me pregunto cuánto tiempo tendré antes de que aparezcan… aunque en menos de un minuto he llegado al edificio principal para encararme a una ventana, buscando a cualquier persona en el interior para hacer mi aparición estelar. Ni siquiera me voy a molestar en ver qué edad o aspecto tiene la persona en cuestión, sea el dueño de la casa, un mayordomo, o un criado, me sirve igual.

— Takashi, la casa parecía buena, ¿tienes comida de sobra? —Por supuesto que había tomado medidas para contrarestar las posibles reacciones de la persona desconocida. Estaba sentado en el borde de la ventana para poder tirarme hacia abajo otra vez si hacía falta, cualquier movimiento sospechoso y desaparecería entre la maleza como un buen felino, quizás hasta convertido en uno más pequeño para darme ventaja. Estaba seguro de no estar enseñando las orejas en ese momento, y como la cola siempre está escondida no debería ser difícil pasar por alguien que no soy. Solo espero que tenga comida de sobra, y que la traiga antes d que lleguen los de la tienda, eso sería muy molesto. Cualquier cosa sabe mejor que la ración diaria.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Mar Feb 28, 2017 6:22 am

Volver del trabajo entre risas siempre era una buena manera de continuar con su día. Naturalmente sus aves les recibieron graznando con fuerza y esponjando sus plumas, Araziel les saludo con una sonrisa en sus labios antes de dirigirse a su habitación para cambiarse la ropa siendo seguido fielmente por las dos aves que se posaron en un tronco de madera que tenían ahí y donde podían reposar tranquilamente en la rama que poseía el mismo tronco. Se sacó sus zapatos y calcetines que recogió para ponerlos sobre la cama, quitando cada parte de ropa que llevaba en esos momentos hasta quedar en sus boxers y moverse a su closet a sacar un pijama, se colocó unos pans negros que le quedaban un poco más grande y una playera blanca. Tomo la ropa que usara ese día y se dirigió al baño de su habitación para depositarla en el cesto donde debía estar-Vamos a iniciar a preparar la comida así que sean buenos y esperen aquí-musito a sus aves que ahora estaban bastante cómodas en su cama, su almohada acurrucadas la una junto a la otra.

Salió de su habitación y avanzo directo a la cocina donde Mary le esperaba -Entonces ¿bistec en salsa de champiñones? -Mary se rio con ganas, antes de dar la afirmativa y comenzar una discusión de que con que acompañarían la comida, Araziel preparo primero el té negro con las rebanadas de limón dentro para poder beber una vez la comida estuviese preparada, dejando la jarra dentro del refrigerador para que tomara una buena temperatura, antes de acercarse donde Mary, tomar la lechuga romana entre sus manos para deshojarla, dejando la lechuga hoja de roble, escarola y endivias a un lado suyo para deshojarlas de igual forma y preparar una buena ensalada mientras Mary ponía a hervir las papas para el pure que harían.

Noir batió sus alas antes de alzar el vuelo e irse a la rama para poder ver por la venta por un momento, dejando que la brisa golpeara sus plumas antes de acurrucarse y cerrar sus ojos, dejando que el aire le golpeara, Black simplemente salió de la habitación para irse a la sala donde se dejó caer sobre el sillón, así estaría listo y cerca para poder comer cuando fuera la hora. Los ojos del águila se abrieron de golpe al escuchar una voz proveniente de la ventana, sus alas se estiraron y grazno con fuerza, Araziel y Mary pegaron un brinco en la cocina, Araziel dejo de revolver la crema de champiñones para salir corriendo directo a su habitación preocupado que a Noir le hubiese pasado algo, sentía el corazón palpitar a mil por hora-¡¡Noir!!-grito y el ave de inmediato alzo el vuelo, Araziel escucho el batir de sus alas nada más entrar a la habitación e inmediatamente doblo su brazo dejando que el ave se posara en el mismo, clavando sus afiladas garras en la piel cuando se parara en el antebrazo, su ceño se frunció ligeramente pero no se quejó por el dolor ni se molestó por las pequeñas gotitas de sangre que pudo sentir-¿Qué sucede?-pregunto calmo al ave, relajado al tenerla en su brazo como si no viera la figura sentada en el marco de su ventana, Noir grazno despacio y el ceño se frunció una vez más, torciendo sus labios y dando un pequeño golpe al suelo, fue entonces que todas las figuras comenzaron a aparecer en su cabeza que se dio cuenta que ahí había una nueva figura, Noir grazno una vez más y Araziel sonrió acariciando la cabeza del águila-La comida recién la estamos preparando, si quieres comer con nosotros eres bienvenido-dejo de acariciar la cabeza del águila para avanzar hacia su ventana, estirando su mano-Araziel Dankworth, un placer y bienvenido seas-la nariz de Araziel se frunció al pescar un aroma poco agradable con un olfato más sensible a causa de su ceguera los aromas malos y fuertes o en el peor de los casos las dos cosas, le molestaban bastante a la nariz-No te lo tomes a mal, pero si quieres tomar una ducha y dejar que lavemos tu ropa antes de la comida eres libre de usar mi baño-Araziel movió su mano y señalo la otra puerta que la habitación tenia-puedo prestarte un cambio de ropa en lo que la tuya esta-ofrecio con una sonrisa amable al contrario, antes de darse media vuelta para poder salir de su habitación.

Se detuvo en el marco de la puerta, el ave se había posado ahora en su hombro con una familiaridad increíble-¡Mary, hay que preparar para otro plato tenemos un invitado!-grito para que la chica en la cocina le pudiera escuchar, recibiendo a cambio un “okay” por parte de Mary, no se giró en ningún momento, no tenía necesidad, sin embargo Noir si que llevo su mirada a la figura de Takashi-Si no quieres tomar la ducha, entonces sígueme a la cocina-su voz fue suave, esperando por la decisión del contrario-Noir, ve con Black, en un rato iré a preparar su comida-Noir dejo de mirar a Takashi antes de alzar el vuelo y cumplir con aquella orden.



avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Vie Mar 03, 2017 6:31 pm

Por un momento crucé la mirada con un solo ojo, seguido de un graznido espeluznante que a punto estuvo de tirarme de la ventana del susto. El ave estaba en todo su derecho de estar ahí y yo no, pero aun así el haber estado hablando con un pájaro seguía siendo humillante al nivel de ignorarlo completamente como si nunca hubiera ocurrido. Un pequeño vistazo a la habitación que tenía ante mí ya confirmaba las sospechas que tenía desde que vi el edificio en la lejanía: en esa casa había dinero, más que suficiente para tener comida de sobra y no notar si desaparece, pero también para liar una muy grande si lo descubren y no estoy de vuelta en la otra punta de la ciudad. Con el alboroto no tardaría en poder hablar con una persona de verdad, así que esperaría en la misma posición equilibrada hasta que el dueño de la casa apareciera por la puerta unos segundos después, como un reloj, y bien acompañado.

Escuchimizado, rarito, de más o menos mi edad y más preocupado por sus animales que por el extraño que tiene en la ventana. Es perfecto, y solo hace mejorar cuando abre la boca, ha debido tocarme la lotería o algo. Todavía tarda un poco en acercarse y dejarme ver con mucha más precisión a la persona que me ofrece de comer con tanta tranquilidad teniendo unos ojos tan rasgados como podrían haber sido los míos. Si no estuviera bien agarrado después del graznido quizás me habría caído de la ventana al ver la combinación entre ojos rojos y pelo blanco, augurando una raza poco halagüeña para compartir una cena. Si yo tenía la fuerte sensación de que no debería buscar problemas con él, seguramente él la tenía de que yo no podría causarle ninguno aunque lo intentase y por eso no le importa que esté aquí. Llamemoslo instinto, lógica, o algo peor, pero no creo que me quede un pelo sin erizar en el cuerpo, por mucho que acepte estrechar su mano cuando la ofrece y responderle con sinceridad.

— Takashi Kouzen. Puedes echarle la culpa de eso a otro, la ducha suena genial —Casi, solo casi, esperaba que usase ese momento para tirar de mí y chuparme la sangre a lo traicionero, pero ha habido suerte por ahora. No todos los días tienes la oportunidad de conseguir una ducha caliente, una muda y una cena sentado a la mesa. Se hacía bastante difícil rechazarle solo por tener la impresión de que era demasiado bueno para ser verdad, y en el momento en que decidió alejarse sin dejar un solo ojo encima de mí aparte del pájaro me decidí por entrar en el edificio silenciosamente, tanto como lo permite tener zapatos. Había otra pregunta que quería hacerle mientras seguía atento a esos detalles que no podía ver mientras estaba apoyado en la ventana, una bastante buena para saber si saltar por ella o no—. ¿No te importa que aparezca así, de la nada?

Que yo sepa es una pregunta muy inocente, además de lógica. En parte ya estoy pensando en esa ducha caliente y lo bien que se va a sentir librarme de toda la mugre de una vez; y en cómo después de eso conseguiré no tener dos orejas saliéndome de la cabeza. Con todo el pelo mojado será muy difícil esconderlas, y pedir ropa específica para poder hacerlo o hasta usarla muy sospechoso, es complicado. Seguiría con eso si no viera las gotas rojizas que ha dejado en el suelo en donde se paró antes junto a su bicho volador, sin decir nada. O tenía una resistencia al dolor legendaria, o directamente no lo sentía, pero al menos no era inmune a los golpes de las personas normales si un simple cuervo podía hacerle eso. Me dejaba un poco más tranquilo saber que de ser necesario podría pegarle, además los vampiros se supone que son super fuertes, no podría haberle hecho eso, creo.

— Eres más alto que yo… —No se suponía que fuera a decir algo así en voz alta, y ni era muy alta, pero darme cuenta de la diferencia de altura de una forma tan exagerada me molestaba un poco. Cualquier cosa que me dejase me quedaría grande hiciera lo que hiciera, y con tantos animales en casa si añadimos todo eso con lo anterior pareceré una mascota más en la cena. Igual me pone un bol en vez de un plato, sería casi tan irritante como pensar en ello—. Aunque no mucho —Esa sí ha sido a propósito, mientras observo con curiosidad a través de la puerta entreabierta el baño al que tan amablemente me han invitado. El tono de voz sigue siendo bajo, pero no pienso dejarlo en algo que parezca envidia, que sepa tiene una edad parecida, pero si es mayor es normal que sea más alto, todavía estoy en edad de crecer. Me estoy quedando sin hueco para caminar silenciosamente sin pisar nada ni alejarme de la ventana, estaría bien que respondiera pronto, por ejemplo explicar dónde están las toallas, o qué tipo de ropa, o cómo encuentro el comedor después, no sé, ese tipo de cosas.
OFF:
Nada, nada, todo perfecto y yo espero el tiempo que haga falta, lo primero es lo primero. Espero que ya estés mejor, cualquier cosa lo mismo, siempre podemos hablar, suele ayudar. ¡Avísame con cualquier cosa!
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Lun Mar 06, 2017 5:52 am

Lo primero que paso por la cabeza de Araziel fue que Takashi no era para nada normal, si lo que Noir había dicho era cierto el chico había pedido alimento y cualquier otro directamente hubiese entrado a robar ¿Por qué este joven no? Bueno, no iba a averiguar la razón, el otro simplemente quería comida, pues un buen plato de comida le daría. A cada paso que Takashi daba podía “verle” aun dándole la espalda como estaba, podía saber lo que hacía, sus labios se curvearon en una tenue sonrisa cuando hiciera aquella pregunta-No, si no hubiese habido nadie en casa no hubieses podido entrar-sumió sus hombros con suavidad, realmente no se preocupó ni molesto-además, si hubieses hecho alguna estupidez Noir ya te hubiese atacado y sin embargo no lo hizo-las heridas en su brazo ya estaban sanadas, lo único bueno que tenía el que se había acostumbrado a sentir las enormes y filosas garras atravesando su piel era que podía tolera el dolor un poco mas.

Una risa suave escapo de sus labios al escucharle, por supuesto que era más alto, con el otro dentro de la habitación fue capaz de ver la silueta y darse cuenta de ese detalle, por eso se quedó en el marco de la puerta, eso y que deseaba saber que quería Takashi-La diferencia de alturas es lo suficiente como para saber que mi ropa te ira grande, pero estoy seguro que algo encontrare más chico que te pueda quedar a ti no tan grande-llevo la mano derecha a su nuca y rasco la misma. Bueno, no estaba muy seguro de realmente tener algo más pequeño, quizá por alguna casualidad lo tuviera pero la seguridad no estaba de su lado-En dado caso, tengo pans que puedes ajustar, eso podría ayudarte y la camisa si sería algo que te quede grande-esperaba realmente tener algo más chico para Takashi. Dejo escapar otro suspiro antes de dar un paso adelante para poder marcharse-entrando al baño veras el gabinete donde está el lavamanos y eso, en el primer cajón vas a encontrar las tollas, no tiene pierde pues son dos cajones y una puerta-luego lo pensó por un momento antes de dejar escapar otra risilla-si el aroma del shampoo no es muy lo tuyo, lo siento es el único que tengo-a él personalmente le gustaba el aroma a miel que tenía su shampoo, así que era normal que lo comprara-Si quieres usar la tina adelante, en la puerta del gabinete vas a encontrar los jabones que tengo, pon tanto como quieras para tener espuma, hay neutro y aromáticos por igual. Solamente no quites el pequeño seguro que tiene cada botella ni los mezcles, necesito esos seguros-era la forma en la que sabía que aroma seria sin tener que abrir la botella y disfrutaba mas eso que estar abriendo cada botella para saber cuál quería utilizar ese día.

-La ropa la dejaremos sobre mi cama, cuando termines de ducharte saliendo de la habitación a mano derecha simplemente avanza vas a dar con la sala/comedor y a mano izquierda está la cocina, las puertas corredizas estarán abiertas así que puedes pasar directamente a la cocina. Mary vendrá a recoger tu ropa en unos 7 minutos para poder lavarla y buscar un cambio que pueda quedarte, sino iremos por el plan b-dicho eso salió de la habitación para poder ir hacia la cocina, intercambio algunas palabras con Mary y esta sonriente espero los 7 minutos y cuando fue el tiempo exacto se marchó a la habitación dejando que Araziel se moviera por la cocina y terminara de preparar la comida, tanto para ellos como para sus aves. Mary busco un cambio de ropa que pudiera usar Takashi, pero no fue capaz de encontrar nada, así que saco simplemente unos pans negros que pudiera ajustar el contrario, una camisa roja y un par de boxers de un paquete nuevo. Lo dejo todo bien acomodado sobre la cama antes de entrar al baño y tomar la ropa, deteniéndose antes de salir-La ropa esta sobre la cama, deje de igual forma unos boxers para que puedas ponerte y no te preocupes que son nuevos. Para cuando te vayas a ir o quizás antes tu ropa ya esté lista y fresca-ya que lavaría esas prendas, decidió tomar el cesto de ropa sucia y llevárselo de una vez para lavar todo. Salió y fue directo a la habitación de lavado, comenzando a poner la ropa en la lavadora, colocar el detergente en la zona que le correspondía, así como poner el suavizante. Se fue a la cocina cuando puso todo en la lavadora y sonrió al ver que ya casi todo estaba terminado, ayudo a colocar las cosas en la mesada que tenía la cocina, mientras Araziel colocaba los dos bols, uno con carne de res y cerdo, mientras que el otro tenia carne de res y frutas, silbo a sus aves que fueron de inmediato a la cocina posándose con gracia sobre la mesada y parándose cada quien en su bol. Mary y Araziel tomaron asiento con todo ya servido, esperando por el nuevo visitante.


avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Lun Mar 06, 2017 2:28 pm

Era una buena respuesta, muy en la línea de lo que había estado pensando: no se le ocurren razones para temerme a mí ni a nadie. Es tan habitual en esta ciudad que uno ni se sorprende cuando conoce a personas así, lo único raro es cuando eso no se les ha subido a la cabeza haciéndoles creer que están por encima de todos los demás. Tampoco sabía si estaba siendo irónico o realmente era así. Encima de invitarme a comer y una ducha caliente se disculpa por si no me gusta el champú… es un poco absurdo, le falta invitarme a dormir, pero creo que a Ban eso no le haría mucha gracia y es mejor no abusar. No tenía ninguna intención de utilizar la tina, así que a esa parte de la explicación presté menos atención; usarla sería relajarme en exceso en una casa ajena sin tener ni idea del tipo de propietarios que puede tener. Por no saber ni siquiera sé si vive solo, con veinte criados, o solo con Mary. Igual tiene un hermano gemelo malvado en el sótano, o un padre poseído en el ático, nunca se sabe. Las indicaciones, por otra parte, las memorizaría junto al detalle de las puertas abiertas, era importante.

Hasta la forma de irse de la habitación sin girarse para ver lo que hacía es muy propia de los de “su clase”, ¿y si me quisiera poner a robar todo lo que encuentre ahora mismo? Podría irme por la ventana otra vez antes de que nadie se dé cuenta. Por suerte para él no soy de las personas que hacen esas barbaridades, no tendría dónde vender después las cosas y sé que me traerían más problemas que beneficios. Dejaría mi ropa perfectamente doblada sobre la cesta para no mezclarla con la suya, y realmente no me importaba mucho si no volvía a verla, lo único que quería seguía colgando de mi cuello como el primer día. El agua caliente no solo sería una bendición para mí, quitarle más de una mancha difícil a esa cuerda y a la moneda me llevaría más tiempo que casi todo lo demás, escuchando la voz a la mitad o así con una pequeña sonrisa de medio lado. Adiós a la posible invitación a dormir, ha quedado claro.

— Gracias —Aunque estaba tentado de decir algo más, sobre acabar pronto o ir al salón en breve, dejé la frase ahí todavía con cierto sentimiento de desconfianza bien inculcado. Tanta amabilidad seguía sin resultar natural, habría algún precio en algún momento, y debía estar preparado para afrontar la negociación. Suele ser del estilo hacer lo que te dicen o salir por una ventana después de fingir que harás lo que te dicen, nunca decir que no, o cierran las ventanas por si acaso. Y justo como me imaginaba era imposible esconder las orejas después de la ducha, sobresalían como antenas mirando alrededor y picando por la extraña sensación de tenerlas al aire. La cola es diferente, la muevo más a menudo, pero las orejas son demasiado sensibles y solo con un poco de corriente ya tengo ganas de esconderme en alguna esquina. Evidentemente no lo voy a hacer, solo a buscar la ropa que me han prometido y hacer un pequeño truco para que sea un poco más gracioso. Hay un pequeño margen entre quedarte grande y ser molesto, y quedarte grande y ser cómodo, todo el mundo lo sabe, y yo puedo jugar con eso todo lo que quiera.

Debía haber perdido unos cinco centímetros de altura y un par de años, a simple vista junto a la ropa más grande podría parecer que era la misma persona, y que era culpa del aspecto mojado, pero realmente había cambiado mi edad a propósito para conseguir eso. Tampoco he ajustado el largo de los pans en exceso, así que pueden esconderme los pies, demasiado pequeños para utilizar los zapatos que he dejado arriba por esa razón. Lo mejor de que me queden grandes es que es muy fácil mantener la cola tan escondida como siempre, pero al entrar en el salón debe ser muy evidente que no puedo hacer nada con las orejas, y que no quiero mirar directamente a ninguno de los dos mientras hacen el comentario obligatorio al respecto. Hace muchísimo tiempo de la última vez, y estoy preparado para corregir la parte de “gato” en cuanto me siente, si es necesario. No soy un gato.

— Gracias por la ropa, la ducha, y la comida. Supongo que vendrán a buscarme en un rato, no te molestaré mucho —Si él tiene ciertas costumbres propias de su situación, es evidente que yo también. Con estas orejas es imposible vivir en esta ciudad sin pertenecer a cierto estatus social muy obvio, del que no quiero preguntas. Puede sumar dos y dos si quiere, sabe suficiente con el par de minutos que habremos estado juntos, nunca he intentado ocultarlo en realidad, no esa parte en particular. Pero tengo suficientes modales a la mesa para esperar a que el anfitrión empiece o invite a empezar, incluso si significa esperar alguna pregunta que no me guste. Qué hacen los pájaros comiendo a la mesa es menos llamativo que el resto, seguimos “solos”, así que no debe haber nadie más en la casa. De verdad, quizás robarle habría sido mejor.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Miér Mar 08, 2017 7:49 am

Araziel hacia una lista mentalmente de las cosas que hacían falta y era mejor comprar de una vez. Todos esperaban con paciencia al invitado del día y cuando este apareció Araziel simplemente le sonrió, señalando el lugar para el joven que quedaba a su lado izquierdo. Mary observo las orejas del chico pero no les dio realmente importancia y Araziel simplemente no le veía, aunque no era difícil saber que el chico no era específicamente un humano, sobre todo cuando tu forma de “ver” es en realidad un conjunto de líneas que forman las cosas a tu alrededor y sin embargo ambos pensaban que Takashi era como ellos, uno más. Una persona que se sentaba a la mesa con ellos a disfrutar de una comida-De nada Takashi-su ceño se frunció ligeramente y luego negó-Si fueses una molestia te hubiese echado de casa antes. Sin embargo no eres una molestia en lo absoluto-tomo en sus manos el tenedor y cuchillo para poder cortar un trozo de la carne-Si las personas que van a venir por ti son como tú, que entra en zona privada sin permiso, entonces si sería un poco molesto que vengan haciendo ruido por llevarte de vuelta a sea donde sea que vayas. Sí por el contrario no son ese tipo de gente, relájate no diré que estas aquí. Aunque en cualquier caso es tu decisión-tras terminar de hablar llevo aquel pedazo de carne a su boca para comenzar a comer, le sentaba tan bien comer después de estar largas horas en la disquera, lo único que había querido toda la mañana había sido estar en casa, descalzo con algún programa de fondo y un buen libro entre sus manos, escuchando las agujas de Mary golpear la una contra la otra mientras teje y maldice por comete errores.

Dejo escapar un suspiro, sintiéndose en calma aunque su día había dado una completa vuelta con Takashi ahí, sentado disfrutando igual que ellos de la comida, Ara pincho su ensalada un par de veces-No tengo mucho que puedas hacer en casa, pero puedes ver cualquier película que tengo o buscar algo que ver en la televisión. Sinceramente de los libros no te digo que los tomes y leas, porque a menos que sepas braille dudo que puedas leerlos. Eso me da a pensar que debería tener libros normales alrededor de la casa, por cualquier cosa-como fuese, dejo el tenedor sobre el plato y decidió beber un poco de su té e inmediatamente se puso serio, dejando el vaso sobre la mesa una vez más-Sólo hay una cosa que debes hacer en cambio de usar lo que quieras alrededor de la casa-musito con un tono de voz firme, golpeando un poco la mesa con su dedo índice un par de veces, como queriendo dejar en claro que lo siguiente que diría no era algo que el otro pudiera negarse-eso es colocar las cosas donde estaban y a ser posible de la misma forma, si les ves pequeñas “cerraduras” no las saques o si lo haces colócalas de vuelta, así sé que es cada cosa sin necesidad de preguntar-tras decir eso decidió volver a su comida.

Sinceramente no iba a pedirle otra cosa que no fuese eso, aunque se sabía su casa de memoria, era de vital importancia que las cosas siguieran en el mismo lugar, de lo contrario podría desorientarse con facilidad en su propio hogar. Siendo sinceros su habilidad no era de algo que se fiara al 100% tanto como podía funcionar todo el día como habría muchos momentos en que no pudiera saber ni donde estaba pues ya no sería capaz de “ver” nada alrededor suyo, aun así era testarudo y no tenía ningún tipo de animal que le sirviese de guía, ni siquiera sus aves cumplían con ese propósito a menos que lo que quisiera hacer el demonio fuese volar, cosa que hacia relativamente poco, pues el temor a volar y no poder ver es demasiado grande en su persona, aterrizar no es sencillo ni mucho menos es el ir por el aire y no poder que hay delante ya un par de veces había terminado chocando con una bandada de aves, no historias muy gratas-O es cierto, sé que esto no te concierne de nada, pero me gustaría una tercera opinión-hablo de forma rápida, casi dando un pequeño salto en su silla, sus aves al terminar la comida simplemente salieron volando de la cocina para ir a la sala y pararse en otra percha-Takashi ¿Qué opinas de ampliar la casa? Lo he estado discutiendo con Mary y aun no decidimos si es una buena idea o no, así que una tercera opinión nos vendría de maravilla-realmente tenía un tiempo pensando en ampliar la casa, tres habitaciones, sala/comedor, dos baños y la cocina eran funcionales para una sola persona, pero cuando llegaban a ir familiares a casa era un poco complicado acomodarlos a todos.  
avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Miér Mar 08, 2017 1:34 pm

No tengo muy seguro que sea capaz de sumar, o si entiende bien la situación que ha creado en su mesa, puede que sea las dos cosas, tampoco me pararé a aclararlo. Es suficiente con saber que puedo sentarme a su lado y aprovechar la comida como se merece, escuchando sin rechistar por mucho que opine diferente, y que suene un poco como una crítica por entrar en su casa sin permiso. Decir al mismo tiempo que no soy una molestia, pero que las personas que entran en su propiedad sin permiso lo son, es muy irónico. Sigo pensando que hay un precio por toda esta amabilidad, y que acabaré por escucharlo después de la cena antes de que me devuelva nada o deje que me vaya, así es como las cosas suelen funcionar en el mundo: nadie hace algo sin esperar otro algo a cambio.

La oferta de decir que no estaba, por otro lado, además de amable era interesante. Si me hubiera escapado de otra forma en lugar de salir por la puerta principal me plantearía seriamente pedirle no estar aquí, pero al haber hecho eso es demasiado fácil imaginar que me han seguido todo el día para evitar perderme, y que negarlo solo sería una pérdida de tiempo de la que acabarían acusándome, pidiendo dinero a Araziel, o ambas cosas. No sabía qué debería hacer con el tiempo libre que me ofrecía, era demasiado valioso en otro sentido como para curiosear por toda la casa impunemente; si lo hacía y acababa por ser molesto no podría pasearme por aquí otro día tan fácilmente, y la buena comida es demasiado interesante para arriesgarme a eso. Tampoco la televisión, o los libros para ciegos, parecían una gran idea, lo mejor sería algo con él, o con sus pájaros.

Esos libros, el detalle sobre los botes de la ducha, no seguirme con la mirada cuando caminé por su habitación, o ignorar las orejas con tanta facilidad… es suficiente para saber que está ciego o casi, aunque no lo parezca. Y mientras estaba con un bocado perdido entre esas ideas sobre si podría aprovechar su ceguera de alguna forma en mi beneficio cambió el aire de la conversación para pedir algo a cambio. Por fin. Sabiendo que no iba a poder verlo, dedicarle una mirada con un poco de diversión era lo mínimo. Araziel estaba a punto de pedir algo como si fuera obligatorio sin tener en cuenta que podría hacer justo lo contrario solo para ver qué cara pone en algún momento. De verdad, es demasiado confiado.

— ¿No prefieres hacer algo juntos? Puedo ser tus ojos durante un rato, si quieres —Dos en uno, respondía a qué quería hacer yo, y aprovechaba a mi favor su ceguera para asegurarme otra comida en algún momento. Por muy bueno que sea y muy adaptado que esté a su situación seguro que hay también muchas cosas que no puede hacer sin verlas o preguntar a alguien, ni siquiera estoy seguro de cuáles domina de verdad. Hay un par de puntos sobre eso que sí me gustaría preguntar, dejando de lado que cumpliré su condición porque me parece evidente dejar todo tal y como te lo encuentras después de usarlo, es irritante cuando no hacen eso; pero antes de poder preguntarle hay algo más en el aire, más relajado e inesperado, sobre la configuración de esta casa. A mis ojos ya es lo bastante grande, pero no es mi casa, y es obvio que se lo puede permitir—. Si puedes hacerlo, agranda la casa. Siempre encontrarás en qué usar espacio extra, aunque sea guardar cosas. Es más fácil decidir qué hacer con algo cuando ya lo tienes, se te ocurrirá en qué usar las habitaciones extra.

Y ya está, todo respondido, en pocas palabras. Podía centrarme en comer una vez más, no muy rápido para que todos tuviéramos un ritmo más o menos parecido, es horrible ser el primero que acaba y tener que quedarse esperando a que el resto lo haga, te obliga a ser el que pone la conversación. Quedaba el asunto de mi par de dudas sobre su situación, pero no las diría en voz alta, todavía. Para empezar, no estoy seguro de cómo consigue verme, sabía que la altura sería suficiente para que me quedase grande la ropa, y no he visto nada que le pueda servir de guía dentro o fuera de la casa. Algunas personas ciegas necesitan tocarlo todo para verlo, hasta a las personas, y hacerse una idea de cómo son, pero no parece su caso. Luego estaba el cómo podría haberme echado de la casa, o más difícil, impedir que hubiera entrado si no estuviera él dentro. ¿Qué tipo de protección tenía este sitio? Mientras me enteraba de una y otra cosa tenía otro buen asunto en el que pensar: qué ingredientes lleva la comida.

Bueno, en realidad pensaría sobre si había sido una buena idea ofrecerme a ayudarle por un rato, podría tomárselo a mal si lo interpreta como que es un inútil. Fuera de aquí quizás lo sea, no negaría que he pensado en ello, sin embargo, dentro de su propia casa con tanto detalle para identificarlo todo como mucho podría chocarse conmigo o con algo que deje en su camino. Es obvio que no tiene tanto control del ambiente como quiere creer o no habría pedido eso, ni le pasaría por alto el haber aumentado la diferencia de estatura. Lo hice a propósito para ver si comentaban algo, entiendo que la ayudante no lo haga, de él más bien creo que no es capaz de notarlo.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Lun Abr 03, 2017 5:24 am

Si había algo que siempre le había molestado de vivir en Shikaisen era exactamente el hecho de que mucha gente se creía por encima de otras, como aquellos que eran pets o esclavos. Desde que sintiera a Takashi y pudiese observar su figura no quedo duda alguna que el chico era una de esas criaturas que muchos llamaban “exóticas” que realmente no lo eran, eran personas que formaban parte de la misma sociedad pero que la misma había catalogado como las más débiles y bajas en la cadena. Araziel lo comprendía bien porque él al ser ciego solían creerlo inferior, verlo como una presa sencilla a atacar y aunque en inicio eso fue muy cierto, los años lo dotaron de la sabiduría que necesitaba y las habilidades adquiridas que eran de gran ayuda para él. Por eso abrir la puerta de su casa a Takashi no le había molestado ni importado mucho menos, para él, el joven no era más que una persona normal con sus mismos derechos. Aunque muy pocos pensaran como él en ese aspecto y respetar la opinión de imbéciles que tenían la cabeza repleta de mierda siempre resultaba difícil, aunque una sonrisa, sumir sus hombros y mandarlos a la mismísima mierda eran la mejor solución.

Su ceño se frunció ligeramente al escucharlo y sus labios se curvearon, antes de dejar escapar una carcajada al escucharle-¿De verdad quieres desperdiciar tu tiempo libre ayudándome? Vamos, tienes todo un lugar para hacer como te plazca y si te place simplemente irte a dormir a la habitación de invitados, hacer el vago en la sala puedes hacerlo. No hay nadie aquí para juzgarte-tomo un poco de su té, aunque bajo el vaso continuo sujetándolo entre sus dedos-Pero si lo que quieres es ayudarme, entonces utilizare tus ojos y me ayudaras a decidir algunas cosas que ya teníamos planeadas para la casa-su mirada se fue donde Mary que simplemente sonrió y asintió, sabiendo exactamente lo que el demonio deseaba hacer, llegar a ese punto en que un simple gesto le dijera a Mary mil cosas había sido un camino largo y difícil, pero ahí estaban ambos siendo el apoyo del contrario-Entonces está decidido, se ampliara la casa-dio un pequeño aplauso ante eso, con la sonrisa ensanchándose en sus labios, Mary rio con levedad ante ese acto tan simple.

Cuando todos terminaron de comer, Mary levanto cada uno de los platos y los llevo al lavaplatos automático y los coloco ahí, incluidos donde comieron sus aves que una vez satisfechas volaron inmediatamente hacia la ventana y se acurrucaron ahí, donde los rayos de sol les daban. Araziel le hizo un gesto con su cabeza a Takashi para que le siguiera y le guio hacia las puertas de vidrio enormes que había en la misma sala, abrió la misma y salió directo al patio de la casa, un piso de madera les recibió, avanzar a la derecha y podían encontrarse sillones para poder sentarse bajo un techo exclusivo a esa zona, todo el zacate bien podado dejaba escapar un aroma particularmente delicioso. Mary salió y prontamente le dio a Takashi una libreta con un lápiz, así como un tubo que contenía los planos de la casa-Como esta vez serás mis ojos, vas a ayudarme a elegir unas cosas que se pondrán aquí en el jardín-Araziel le llevo donde la zona tejada y se sentó en el sillón doble de color blanco, frente a ellos una mesa de vidrio esperaba con parsimonia por las cosas que le habían dado a Takashi, Mary regreso dentro de casa y tomo sus cosas para comenzar a tejer-Como puedes ver el terreno en casa no es ningún tipo de problema y decidí que era buena idea tener una piscina para los días de verano, poder simplemente salir a disfrutar del agua sin ir muy lejos. La cuestión es decidir donde se vería mejor y eso no es todo, van a venir a poner dos estanques diferentes, uno para tortugas de agua y otro para peces koi, debo elegir de igual forma el mejor lugar para cada uno. Aunque el de las tortugas se verá totalmente natural como el de los peces koi se debe cerrar así que me gustaría fuera una zona espaciosa.

Araziel se puso de pie y comenzó a andar como si nada, hasta terminar pisando la hierba y girándose hacia donde el contrario para sonreírle con una calma increíble-Si se te ocurre una buena idea para los estanques o la piscina puedes anotarla en la libreta. Lo de la construcción de la casa lo veré con Mary-se estiro de forma perezosa, casi como un gato que va despertando. Largo un bostezo y pensó en lo bueno que sería tener unos días libres pero viendo que estaría ocupado un buen tiempo con todo esto no iba a ser algo que entrara a su lista de “cosas que se cumplirán” por un rato-¿Crees que sea una buena idea contratar a alguien que se encargue de paisajes para volver este jardín algo más vivo que solo unos arbustos por aquí y por allá?-le gustaba la vegetación pero al no poder ver las flores y los árboles jamás había podido decidir qué cosas serían buenas para tener en casa, así que se había decantado por unos simples arbustos y no más-Takashi, eres libre de preguntarme lo que quieras. Dudo mucho que cualquier persona le abriera la puerta de su casa a una mascota y esclavo con tanta facilidad, puede que me equivoque pero casi aseguro que tú eres uno de esos pocos que “escapan” de las tiendas-su voz era calmada y bastante tranquila, no era un tema que se debiera tocar con tanta facilidad y tranquilidad, pero era inevitable que él lo tocara-Tu estatura es diferente a la que percibí cuando estabas en mi habitación, eres más bajo ¿habilidad tuya?-lo percibió de golpe, cuando su habilidad decidió que era buena idea volver a funcionar como debía hacerlo, aunque estuviese acostumbrado a que fallara de tanto en tanto, aún era una sensación agridulce el no poder usarla al completo y sin fallos.

avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Vie Abr 07, 2017 9:38 pm

Por su forma de hablar, casi parece que me haya invitado a entrar en vez de haberlo hecho por mi cuenta, solo casi. No podía haber elegido una casa mejor donde pasar el día. La idea de hacer las cosas bien para poder repetir en otro momento se iba haciendo más fuerte según la comida desaparecía del plato, y Araziel seguía hablando. Hablaba bastante, de seguido, sin esperar que nadie le interrumpiera; lo explicaba todo con detalle, pero sin dar ninguna opción a replicar. Debía estar muy acostumbrado a que todo se resolviera pacíficamente, incluso si no estaban de acuerdo con él, porque no parecía capaz de perder los modales solo por decir que no a algo. Sigo pensando que este tipo de persona es lo más peligroso que hay, nunca sabes si actúan así porque tienen el poder para defender sus palabras si lo necesitan, o simplemente porque son tontos. Al menos en el caso de Araziel había una comida de por medio, sumando todos los puntos que cualquier otra cosa pudiera quitarle. Que, por cierto, de momento era ninguna. No había pasado nada malo, sospechosamente nada de nada. Nadie es tan bueno.

Cuando me había ofrecido voluntario para hacer de “ojos” durante un rato, no me refería exactamente a esto. Más o menos, esto es un trabajo de secretario, o de ayudante, pero no tiene ninguna relación con su falta de visión. Es algo que podría hacer él solo sin ningún problema, se sabe la casa y sus alrededores de memoria, así que estoy seguro de que ya ha pensado dónde lo quiere todo. No por eso dejaría de seguirle hasta las afueras, echando un vistazo alrededor para comprobar que, efectivamente, el espacio no iba a ser un problema. Los útiles para escribir tampoco sobraban, pero no iba a estarme quieto en una mesa cuando me habían dicho literalmente que podía hacer lo que quisiera. La única limitación ahora mismo era quedarme dentro de un área donde pudiera escucharle, y hacer lo que pidiera más o menos rápido; aparte de esa condición podía moverme libremente de un sitio a otro. Estaba explicando la parte de la casa con Mary cuando salté desde el piso de madera hasta el exterior, girando en el aire para caer de espaldas con el tubo entre mis manos. El contacto con el césped, relajando los músculos de golpe en una exhalación, solo mejoró al cerrar los dedos de la mano izquierda agarrando algunas briznas.

— Depende de cuántas visitas tengas, si no salen demasiado al exterior, no importa cómo se vea —Era la primera pregunta que debía responder directamente, y alcé un poco más la voz para asegurarme de que le llegaba. No iba a estar mucho tiempo en la hierba, pero mientras él se moviera también en las cercanías no había una buena razón para levantarme, podía responder a cualquier pregunta desde ahí, y de hecho la primera idea la tenía gracias a eso. En una casa sin niños a los que vigilar, el mejor sitio para los estanques sería justo donde estaba tumbado, para que cualquiera sentado en el sillón de Araziel pudiera escuchar y ver su belleza sin esfuerzo. Iría directo a la libreta, mientras seguía escuchando, pues al parecer sí que se había dado cuenta… y usaba un verbo muy particular para decirlo. “Percibir”, como si fuera un sónar—. Puedo cambiar de edad, y curarme muy rápido de casi cualquier cosa. La verdad es que hoy me han dejado salir, me fui por la puerta, por eso creo que no estarán muy lejos. —Prefería no entrar en muchos detalles sobre la tienda de mascotas, por ejemplo, ese punto donde soy, ahora mismo, quien más tiempo lleva viviendo allí. Por eso no les importa si voy o vengo, siempre vuelvo, no tengo a dónde ir.

Si no fuera porque había sacado ese tema, seguramente seguiría tumbado un poco más. Recordar que los matones estarían a un par de cientos de metros, vigilando que no saliera de la ciudad o entrase en una zona problemática, no era nada agradable. Ellos lo eran menos, claro, sobre todo si les obligaba a trabajar demasiado. Tampoco me levantaría de verdad, pero si me incorporaría para acabar sentado en el suelo con un nuevo pensamiento en mente: esta no es mi ropa. Quizás tirarme tan a la ligera no había sido mi mejor idea, si bien con alguien tan “bueno” como Araziel seguro que no le importaba mucho. Respecto a la piscina… en un lateral de la casa podría estar bien, da suficiente espacio para hacerlo bien, poder poner alguna hamaca, quizás hasta una caseta para tener sombra o poner una barbacoa. La piscina no es solo el agua, es tener cosas alrededor con las que pasar el día. Quizás debería escribirlo en lugar de dibujarlo en la libreta, pero seguro que lo entendían de todas formas, y si no, siempre podían preguntar.

— No tengo mucho que preguntar. Te diría si puedo venir otro día, pero si lo hago al final te molestarían para que pagues dinero o algo así. Prefiero que no lo hagas, es molesto tener deudas difíciles de pagar —Aunque a la tienda seguro que le encantaría, no había venido hasta aquí buscando un comprador, por mucho dinero y comida que tuviera. Solo estaba buscando pasar un día fuera de la tienda, siendo yo mismo durante un rato; la vida allí no es para nada cómoda, y siempre te obligan a hacer más de una cosa que no está en tu personalidad solo para intentar venderte. Si te niegas, no comes, así que al final todo el mundo cede. Es un negocio, como todo—. No me molesta si tú haces alguna pregunta, me has dado de comer gratis, entre otras cosas —Como ropa limpia, una ducha, conversación, un toque de humanidad. Todo cuenta. Excepto el rollo que tengo entre manos y que no sé para qué es, pero mientras esté en su tubo no importa mucho.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Vie Abr 21, 2017 5:36 am

Araziel le escucho de forma atenta, parpadeo un par de veces ante sus palabras y simplemente dejo que una sonrisa se posara sobre sus labios, antes de llevar su mano derecha sobre su nuca y rascar la misma-Cuando suelo tener tiempo libre y mis amigos igual solemos reunirnos aquí. Con mi familia es lo mismo, mayormente nos reunimos aquí por el espacio que hay. Por eso pensé en la piscina si casi siempre terminaremos en mi casa o ampliar la misma para que tenga más habitaciones donde puedan dormir-movió ligeramente su nariz y luego se rio dando una pequeña negativa al mismo tiempo-Pero las vistas suelen ser importantes, Takashi ¿no fue por eso que elegiste esta casa para venir en primer lugar?-cuestiono con su voz suave y tono tranquilo, sabía bien que su casa podía ser un blanco perfecto para cualquiera que tuviera malas intenciones, es decir un lugar grande y espacioso no pasa desapercibido fácilmente y podría dar la sensación de que la persona que vive allí tiene mucho dinero y seamos sinceros, Araziel lo tiene; pero, no es idiota como para tenerlo en casa o tener cosas de gran valor monetario, muy por el contrario lo ostentoso y caro de su hogar no era más que los electrodomésticos en casa, la colección de libros que a nadie que no supiese braille le servirían. No es una persona ostentosa aunque el dinero le sobre y no le dé un gran uso, tiene lo que necesita y eso es lo único que realmente le importa-Aunque pensándolo bien no es como que para mí vayan a hacer la gran diferencia, soy ciego-una risa baja escapo de sus labios y decidió terminar sentándose al lado del contrario-Pero para la gente si están puestos en las zonas correctas pueden ser hasta relajantes.

La habilidad de Takashi era cuanto menos interesante y la sonrisa en los labios de Araziel fue una mezcla de sorpresa e incluso de orgullo por algo tan simple como esa habilidad, seguramente poder manejarla a un buen grado no era tarea sencilla-Una habilidad bastante interesante, aunque es curioso que te hicieras más pequeño en lugar de más alto para que la ropa te quedara de forma perfecta-de nuevo una risa se dejó escuchar, se estaba tranquilo ahí fuera y poco le importaba si alguien rondaba su hogar, no le dejaría pasar. Sus manos se movieron donde el contrario para poder tomar el tubo entre estas y abrirlo, sacando los planos del mismo, aunque eran una simple copia, lo abrió para que Takashi pudiera verlos-Cualquier cosa que pienses es mejor dibujar, aquí lo puedes hacer, hay mucho más espacio que en la libreta eso y que aquí puedes colocar con mejor exactitud el lugar donde pienses todo se verá mejor. Claro, eso si quieres o te interesa dibujar-enrollo los planos de nuevo y los regreso prontamente a su lugar, devolvió los mismos a Takashi y se dejó caer sobre la hierba sin ningún tipo de problema. Sus labios se torcieron con suavidad ante lo último, podría ofrecer comprarlo pero Araziel nunca se sintió cómodo con esa idea en lo absoluto, se rehusaba completamente a comprar a una persona como si fuera un simple objeto y no tuviera los mismos derechos que él.

-Takashi-su voz salió en apenas un susurro que el viento bien pudo llevarse y quedar en la nada, pero era lo suficientemente fuerte para que el contrario pudiera escucharle sin ningún tipo de problema-Eres bienvenido a esta casa cada que te dé por escaparte de allá, me asegurare de comprar ropas para que te queden a ti y tengas algún cambio en caso de ser necesario. Dejare alguna llave para que puedas entrar a la casa si no hay nadie y el número de la alarma para que la desactives cuando entres-relamió con suavidad sus labios, esto podría sonar demasiado repentino para Takashi o que era demasiada bondad de parte de alguien que recién conocía, pero era lo mínimo que Araziel podría hacer y si llegados al punto debía pagar por el contrario lo haría sin rechistar-No voy a decirte que voy a comprarte, lo siento, no puedo hacer eso porque va contra mis propios principios, para ser sincero lo único que odio de esta ciudad es esto de que se venda a la gente como si fueran meros objetos y no estoy muy por la labor de contribuir en tan ruin actividad, pero…-hizo una pausa y se volvió a sentar con calma, no tenía prisas para nada. Araziel no podría aceptar ser el dueño de alguien más ni mucho menos comprar la vida de otra persona aun cuando fuera por ayudarles, quizás en otro tiempo, en otro momento lo hubiese hecho sin pensar, comprar a alguien y sentirse por encima de esa persona pero su vida dio un giro de 180º grados como para pensar de esa manera. Él que estuvo a punto de convertirse en esclavo de un demonio de mayor rango que él por salvar a su hermana, repudiaba cualquier actividad que tuviera que ver con esto y su odio hacia las tiendas que la ciudad tenia era fuerte y se había hecho la promesa de jamás comprar a nadie.

-Si llega el punto que tengo que pagar por ti, lo haría sin dudarlo. Sería una “deuda” que yo mismo me busque y que sinceramente me daría igual, el dinero no me falta de hecho me sobra-estiro su mano y la coloco sobre la cabeza del contrario y acaricio con suavidad sus cabellos-Hasta que ese día llegue o alguien te compre, eres bienvenido a esta casa, puedes pedirme cualquier cosa que quieras y me asegurare de tenerlo para cuando vengas puedas disfrutarlo. Incluso si llega alguien a comprarte y te interesa seguir viniendo aquí hazlo sin miedo. Nadie te va a juzgar ni a decir nada-Araziel sabía que era cruel porque no era una libertad completa, Takashi volvería a donde fuese que le llevasen, pero no podía verse a sí mismo entrando ya fuese al mercado negro o la tienda a adquirir a alguien, ni siquiera sus aves las había comprado él, había sido su propia familia y aun cuando eran suyas y estas le obedecían las mismas tenían tanta libertad que podría pensarse eran libres y no que tenían un dueño-Es todo lo que puedo ofrecerte, hasta yo sé lo cruel que suena pero realmente no me veo comprando a nadie. Quizá en su momento lo hubiese hecho pero las cosas cambian y al final cambie para bien-aparto su mano del contrario y decidió volver a recostarse en el pasto, usando sus brazos como una almohada-Siéntete libre de aceptar o rechazar la oferta-murmuro una vez más, la oferta se mantendría ahí sin importar el que-¿Tienes ya alguna idea para donde irían bien las cosas? Creo que cuando eso este construido podría ver si llamar a alguien para que le dé más vida a este lugar. Siento que le hace falta más verde ¿Qué opinas?-no quería quedarse nada más con aquel tema, así que decidió añadir esa pregunta al contrario, si Takashi quería preguntarle algo podría hacerlo poco había que ocultar.
avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Lun Mayo 01, 2017 6:25 pm

Antes de verlo, un pequeño momento antes, sentí cómo se sentaba en el suelo a mi lado, pensando si eso sería todo lo que él era capaz de hacer a diario, y cómo podían algunos conseguir moverse a todas partes sin ser capaces de ver lo que están haciendo. Muchos se amargarían, seguro, pero Araziel parecía llevarlo con suficiente buen humor para hacer bromas sobre su propia ceguera, que, muy a mi pesar, me hicieron sonreír de todos modos. No es que sea especialmente gracioso, es una mezcla entre ver que es la persona ciega quien lo dice, y la lástima por su situación, por saber que no puede disfrutar de lo que tiene a su alrededor como yo lo hago sin esforzarme siquiera. De hecho, no me esfuerzo porque no quiero, lo que hay alrededor es lo de menos ahora mismo, prefiero saber lo que tengo debajo, y arriba. Al sentarse doy por hecho que no le importa si se mancha la ropa que llevo puesta, porque tampoco le ha importado la suya, así que puedo concentrarme de nuevo en el césped, el sol, y el aire relajante del campo. Seguimos estando cerca de la ciudad, claro, pero es suficiente con tener tanto verde alrededor.

— Necesito tener una imagen mental de la edad a la que quiero cambiar, y eso evita que pueda hacerme más viejo de lo que soy en realidad. —Eso, sin mencionar que, incluso si pudiera crecer unos años de golpe, no estoy seguro de que vaya a venir con un par de centímetros más. Con la edad que tengo, y esta altura, no parece probable que vaya a crecer mucho más. Solo soy un “gato” infraalimentado metido en una jaula, lo raro es haber alcanzado este tamaño, o eso dirían los “expertos”. Al menos se ha molestado en sacar el tubo y explicar para qué es, un poco tarde, y necesitaría una habilidad dibujando que tampoco tengo, pero es bueno saberlo. Siendo una copia no importa si garabateo un poco, puedo pasarlo luego en la casa con una mesa, medir las cosas, usar reglas, y que quede más o menos bien. Clásico, pero bien, tampoco puedo dibujar un estanque como debería quedar, o una piscina que no sea rectangular… Hide quizás podría.—. Pasaré los dibujos a limpio más tarde, después de verlo todo con tranquilidad —Él se había tumbado, casi sería de mala educación no volver a dejarme caer para acompañarle. Dos tipos tumbados en la hierba disfrutando del sol con una charla amena sin sobresaltos, estoy seguro de que los que están saltando son los que estén vigilando lo que hago pensando que ya me han vendido.

El minuto o dos siguiente fue bastante relajante, y eso que él intentaba ser serio, dando una charla sobre la moral y la ética en una ciudad donde hace un siglo que eso no existe. Le escucharía, por supuesto, pero no estábamos de acuerdo en casi nada. Como buen invitado no diré nada sobre esa parte, es innecesario, solo escucharé y respetaré su punto de vista sin inmiscuirme. Lo ha malinterpretado, justo estaba diciendo que no pretendo que me compre ni nada por el estilo, y parece estar triste por no hacerlo, es absurdo. En esta ciudad, y en este mundo, no es una cuestión de elección. El fuerte se come al débil, o hace con él lo que quiere, sin que nadie se lo pueda impedir aparte de otros más fuertes que él, lo que confirma la regla. Siempre será así, y los débiles como yo tendremos que depender de los otros toda la vida para sobrevivir. Hay destinos mucho peores que tumbarse al sol solo una vez al año, y no son nada difíciles de encontrar. Desgraciadamente hay un punto que no voy a ignorar, así que no podremos volver a la conversación “normal” tan rápido.

— Si eso es crueldad para ti, no has visto nada —Era una frase hecha, claro que no había visto nada, es ciego, pero es la única forma de decirlo que tiene sentido. Experimentar suena demasiado largo y abstracto—. No quiero causarte problemas, y los tendrás si vengo demasiado. Estaré bien, nadie de esta ciudad se fija en mí. Llevo tanto en el “catálogo” que pasan la página sin mirarla. Pero tú deberías tener cuidado, si hubiera sido otro, ya se estaría intentando aprovechar de tu oferta de mil formas —Cómo podía una persona como esta tener tanto dinero, propiedades y una vida cómoda era algo que no conseguía explicarme. Hasta ahora, ha demostrado tener el perfil propio de uno de esos inocentes de la tienda que ponen cerca de la puerta y se venden en menos de una semana. A los bastardos les encanta romper esa inocencia y devolverlos después como sombras de lo que eran, si es que consiguen volver vivos.—. La deuda, en todo caso, la tendría yo contigo, y no tengo nada que ofrecerte. No me gusta conseguir cosas sin ganármelas. —Aclarado, ahora era un buen momento para hacer caso a su táctica e imitarla, fingiendo que no había dicho nada sobre el tema y estaba respondiendo únicamente a su pregunta final. Obvio que no funcionaría, pero él lo intentó primero — Hay bastante verde, demasiado, estaría bien plantar algo. Rosas, tulipanes, cosas así que den color.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Lun Mayo 29, 2017 6:35 am

Asintió a la explicación de aquella habilidad y sin duda alguna para Araziel era completamente fascinante, no muchas criaturas o personas consiguen tener dicho poder, de hecho se atrevería a decir que Takashi era al primero que conocía con dicha habilidad. Mas no podía estar del todo seguro, luego de perder la vista las peleas quedaron en otro plano y lejos de su persona, quizás si no la hubiese perdido habría encontrado más personas con una habilidad similar para Takashi, sin embargo no se arrepentía del flujo que ahora llevaba su vida, era por mucho más tranquila que la anterior y aunque extrañaba poder ver las cosas. Jamás se arrepentiría por su decisión, era esa misma la que le tenía en ese momento con otra forma de pensar y dejando atrás a quien fuese él en su pasado para convertirse en algo mejor, aunque su naturaleza a veces le gritaba y llamaba para seguir aquel camino de su juventud pero ya no era lo mismo.

Araziel escuchó atentamente a Takashi y una pequeña risa broto de sus labios ante aquello que parecía ser obvio, vamos todos pensaban que había nacido ciego y él rara vez se daba el lujo de corregirles, que pensaran lo que quisieran. Una sonrisa se formó en sus labios al ver que Takashi hacia uso de la misma táctica que él, no le molesto en lo absoluto y simplemente rodo sobre el pasto hasta terminar recostado sobre su estómago y usar sus brazos como almohadas, cerrando sus ojos para disfrutar del aroma del pasto que ahora cosquilleaba en su nariz y la brisa fresca, era un día maravilloso.

-Oh pero si he visto crueldad y fui participe de la misma-murmuro de manera tan suave que era un susurro dirigido al viento y arrastrado por el mismo, Araziel no estaba seguro que Takashi le hubiese escuchado pero si lo había hecho le daba exactamente lo mismo. Siendo sinceros Araziel estaba casi seguro que su viejo “yo” estaría encantado con esa ciudad y el modo en que trataban a la gente con rasgos animales o inferiores en la cadena, estaría rebosante de energía y ganas de destruir tantas personas como fuera posible. Mas ahora no era eso lo que buscaba y lo consideraba injusto en todo sentido, bien se dice que hay que vivir las cosas en carne propia para saber lo que se siente.

-Mnhh, puedes hacer una larga lista con flores que pienses irán bien, sinceramente yo es que no veo nada así que no sé qué sea lo más adecuado para implementar al jardín, tengo lo más básico-ahora su voz fue bastante más fuerte, claramente hecha para que el contrario le escuchase sin ningún tipo de problema-o las flores que a ti te gusten más, de esas puedes encargarte tú, Mary dijo que va a poner especias por el jardín de igual forma y algunos arbustos de bayas. Aunque si lo piensas eso sólo agrega más verde a la ecuación del verde-volvió a rodar para recostarse boca arriba una vez más, con los brazos estirados por completo y dejando escapar un suspiro de sus labios-Hey se dé algo que deberías anotar, girasoles, dicen que son hermosos y bastante altos así que sería grandioso tener unos en casa.

Dejo que el silencio cayera entre ambos por un momento, ahora disfrutando de los rayos de sol sobre sus mejillas que adquirían poco a poco una tonalidad rosácea gracias a su blanca piel no era complicado que eso pasara y aun si se quemara en un par de minutos tendría la piel blanca y cual bebé, sin marca alguna en esta. Escucho alas batirse dentro de la casa, seguidas por un graznido, sus aves decidieron salir a estirar por completo sus alas y pasaron por encima de ellos ocasionando una pequeña sombra antes de irse a perder en dirección al bosque, Araziel simplemente había alzado una de sus manos y agitado la misma.

-Sería una buena idea poner troncos en esa lista y árboles, sean frutales o no, para que esos dos tengan más lugares donde posarse-Araziel no estaba para nada preocupado por la partida de sus mascotas, sabía que volverían con bien hacia él y de todas formas Araziel nunca había tenido el corazón para mantenerlas encerradas en jaulas, desde que se las habían dado se deshizo de toda jaula y les dejo ir libremente por su casa y fuera de la misma-Takashi-llamo suavemente al contrario, un dejo de curiosidad cargaba aquel simple nombre-¿Cómo eres físicamente y que animal eres?-pregunto, podría darse una idea de aquellos colores que embargaban el cuerpo ajeno, más que simples líneas que se encargaban de contornear su cuerpo para dejarle saber dónde estaba el contrario.

avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Jue Jun 08, 2017 10:13 pm

En ese momento, en ese lugar, y por primera vez en muchos años, me sentía un verdadero gato. Mientras él rodaba por el suelo, acomodándose donde quería y como quería, yo seguía ahí, mirando todos los movimientos como si estuviera cómodamente detrás de una ventana, con las orejas equivocadas alzadas en un gesto de curiosidad incuestionable. Nunca tenía la libertad de hacer eso, despreocuparme por mi aspecto durante cinco minutos, estirarme y limitarme a disfrutar de todo, porque una vez que te ven ya no se olvidan. Justo eso, una vez que te ven. No escucharía ni una palabra de lo que murmuró tumbado en el césped, y no me dejó tiempo suficiente para pensar en ello, en un intento por descifrarlo, antes de seguir hablando con el tema principal como si no pasase nada. Él ganaba, por ahora, no había ningún beneficio en incordiarle con algo serio que de todas formas no iba a ninguna parte, cruel o amable, lo importante es que tengo comida gratis, y solo tengo que rasgar un par de papeles escribiendo lo que dice.

— No sé mucho de flores, pondré algunas que conozco, y un par de árboles —Sakura, el rosa sería un choque fuerte para tanto verde, y si añades delante algunos de estos que en otoño lo llenan todo de hojas naranjas quedará genial sin importar la época del año. Seguro que Mary era capaz de encontrar algo así aunque solo pusiera “árbol hojas naranjas de otoño”, solo soy un estudiante de secundaria con orejas, no un herborista. El silencio que siguió a continuación no es algo que fuera a llamar especial, de meditar, o algo, solo de mirar alrededor, escuchar el viento, ver bichos saltando entre las briznas de hierba… un poco aburrido, aunque se disfrute de vez en cuando. Cuando lo rompió es que entendí el dicho de “la calma antes de la tempestad”, esa pausa era de las dramáticas, por casualidad o no enfatizaba lo que estaba preguntando. ¿Inseguridad? ¿Desagrado por tener que preguntar? ¿Casualidad? No tenía mucha importancia, era lo primero que preguntaba donde podía mostrar un poco de agradecimiento en condiciones, más que lo que haría cualquier otro.

— Soy un león —Respondí solo a la parte de la pregunta que no podía contestar de otra forma, no era algo evidente a simple vista si no te fijabas en el tipo de cola y conocías bien a los felinos. Para la otra parte tenía una idea mucho mejor, aunque un pelín complicada, debería ser divertido. Lo primero era dejar las cosas a un lado donde no se perdieran ni estropeasen, todas, no iba a tener que escribir más en unos minutos. Ya a partir de ahí podía tumbarme con descuido, a sabiendas ya de que la ropa no tenía tanta importancia, e imitarle rodando, en su dirección. La idea era quedar boca arriba a su lado, con los brazos extendidos de tal forma que me quedase uno por encima de la altura de su cabeza, facilitándole a él lo que iba a decir a continuación—. ¿Por qué no compruebas el resto? —Por mucho que me esforzase en describirme a mí mismo no sería exacto, menos cuando puedo cambiar de edad cada dos por tres, alterando mi aspecto físico de una forma o de otra. Esta idea era un poco más directa.

Muchas personas ciegas reconocen a otras tocándoles la cara o cosas así, para hacerse una idea de las facciones. Algo me decía que él no estaría especialmente contento con la idea, pero tampoco la desaprovecharía si lo ofrecía yo, y eso lo hacía en parte divertido. Verle incómodo mientras hago algo relativamente bueno cuando el que debería incomodarse soy yo, más en mi situación de mascota, es un lujo que ni toda la comida del mundo puede pagar. Igual me equivoco, y me sale mal la jugada, puede ser, pero quien no arriesga no gana, y es la curiosidad lo que mató al gato. Creo que este riesgo merece la pena, lo único que tiene que hacer es rodar una vez para estar sobre mí y hacer lo que quiera. ¿Hasta dónde se atreverá con una invitación tan vaga?
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Vie Jun 09, 2017 6:54 am

Araziel dejo escapar apenas un tarareo de su garganta al escucharle, la verdad es que no estaba muy familiarizado con todas las plantas del lugar, claro conocía algunas y la mayoría medicinales y con esas daría con facilidad incluso en el bosque, el aroma, textura y forma de la hoja era un gran indicativo. Más allá de eso no recordaba mucho de las diferentes plantas que rodeaban el mundo, tampoco es que hubiese tenido dicha oportunidad. Por eso no dijo mucho referente a lo que Takashi anotaría para las plantas del lugar, además Mary ayudaría con esa lista y estaba seguro que su familia de igual forma pondría su granito de arena. No le molestaba en lo absoluto siempre y cuando el lugar se viera bien, además si contrataba a los paisajistas podría decirle todo lo que quería implementar con la certeza que ellos sabrían cómo hacerlo y en los mejores lugares.

El demonio le escucho con tranquilidad y no se sorprendió al saber que Takashi era un león ¿Por qué habría de sorprenderse? El sonido del pasto siendo aplastado por el cuerpo del felino no pasó desapercibido para él y supo que rodo de la misma manera que lo hubiese hecho. Parpadeo un par de veces al escuchar aquella respuesta a su segunda pregunta ¿comprobarlo por sí mismo? No era que Araziel no hubiese distinguido ya la figura del cuerpo ajeno, lo había hecho de forma clara que sabía más o menos las proporciones del cuerpo del menor, sin embargo su pregunta iba más hacia el color de piel, color de ojos y esas cosas. Aunque él mismo sabía que para saber más de la otra persona era necesario ese pequeño contacto físico, así podría saber que tan suave o áspera sería la piel que se posaría bajo sus dedos, él no podía ver nada de eso más que contornos de cada porción del cuerpo.

Se giró despacio quedando más apegado al cuerpo de Takashi antes de incorporarse un poco, tenía el permiso de este así que no había ningún motivo para que se incomodara, de todas formas lo primero que hizo fue levantarse lo suficiente como para poder sentarse a horcajadas del felino. Aunque el demonio estaba consciente de la diferencia de estatura y así mismo de la diferencia de peso que ambos tenían que llevar, se sentó sobre los muslos ajenos y presiono un poco con sus piernas los costados del felino, sin ser algo muy fuerte sino más bien leve como si eso le diera estabilidad en la nueva posición en la que se encontraba.

No llevo sus manos inmediatamente al rostro de Takashi, primero decidió limpiar las mismas sobre su pans para quitar lo mejor posible cualquier rastro de tierra o pasto que se hubiese impregnado en ellas. Takashi había hecho la oferta y él la había aceptado por lo que en su rostro no había signos de incomodidad alguna, simplemente estaba concentrado en la labor que tenía a mano, su dedo índice derecho fue el primero en hacer contacto con el rostro del felino y moverse con suavidad por la piel. No era de una textura mala, de hecho podía decirse que hasta le agradaba la textura de esta bajo su propia piel, su dedo índice izquierdo se posiciono en el rostro ajeno, aunque esta vez lo hizo en la barbilla y comenzó delinear lentamente esa zona. Ambas manos se movían despacio por aquel rostro antes de ir subiendo, hasta que pudo sentir el cabello ajeno entre sus dedos, ahí mordió su labio inferior y su ceño se frunció. Quizá era porque acostumbraba a que su cabello era suave y agradable al tacto, que Mary tenia de igual forma un cabello bastante suave, al igual que su familia, que la textura del cabello ajeno no le gusto demasiado.

-¿Lavas tu cabello a diario?-pregunto, Araziel sabía que mantener el cabello de la mejor forma posible también requería de un buen lavado o un buen shampoo en caso de no querer utilizar demasiadas cosas, como era su caso, una simple botella de shampoo y acondicionador hacían todo perfecto para su cabello, manteniéndolo de la forma firme y suave que tenía por naturaleza.

Sus manos siguieron recorriendo la cabeza ajena, con suavidad presiono el cuero cabelludo ajeno, antes de que sus manos tocaran la zona que quería realmente tocar, las orejas contrarias y cuando sus dedos hicieron contacto con estas, decidió que lo mejor era iniciar delineándolas por completo antes de sujetarlas entre sus dedos índice y pulgar, sin jalar de las mismas, luego simplemente rasco detrás de estas con cuidado, como lo haría con cualquier gato o perro. Aunque no lo hizo por mucho tiempo antes de seguir con la “exploración” pues su manos volvieron a bajar al rostro de Takashi antes de recorrer hasta su cuello, presiono la clavícula de cada lado, luego las guio hacia los hombros donde de igual forma hizo una pequeña presión, ninguna de las presiones que hacia eran realmente fuertes, simplemente estaba tanteando que tanto mal podía hacer vivir dentro de una maldita tienda.

-Cuando pregunte como eras físicamente, no me refería exactamente a esto, aunque no me quejo, esta suele ser una mejor forma para un ciego de conocer a la persona frente a él, en mi caso dejo de ser tan necesario cuando aprendí aquel hechizo-y aun así sus manos no se detenían, de hecho con sus dos manos tomo el brazo derecho de Takashi y presiono este ligeramente antes de continuar con caricias sutiles en la zona-Quería saber el color de ojos, tu color de cabello y el tono de tu piel-acomodo aquel brazo de nueva cuenta sobre el pasto antes de llevar ambas manos sobre el vientre de Takashi y palmear este con suavidad-Creo sinceramente que ganar peso te sentaría bien-comento, dejando escapar luego una risa pequeña y suave-¿Podrás decirme el color de tu cabello, ojos y piel? O eso tendré que preguntárselo a alguien más-sus dedos tamborilearon sobre el vientre ajeno, antes de acariciarlo por sobre aquella prenda en pequeños círculos, por ahora no se movería de su lugar, no era tan incómodo al menos para él.

avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Dom Jun 11, 2017 6:32 am

Ni lento, ni perezoso, Araziel respondió a lo que se le ofrecía con acciones en vez de palabras. Al menos podía asegurar que la conversación anterior había caído en el olvido, y que esta no había sido la peor idea del día, hasta tenía algunas expectativas mal hechas que con un poco de suerte no acabarían en el suelo con nosotros. Ya con su primer movimiento dejaba claro hasta qué punto no podía ver, asegurándose un sitio más o menos estable sobre mi antes de empezar, con el cuidado incluso de limpiarse un poco las manos. No es que me importase, para empezar, llevaba SU ropa, simplemente era un punto gracioso a su favor. Hasta ahora los dos estábamos mucho más tranquilos de lo que habría sido realmente divertido, y empezaba a pensar que quizás le había juzgado equivocadamente, y, entonces, empezó con su trabajo.

Es una extraña perspectiva, con los ojos abiertos él no es el único que tiene la opción de conocer al otro con mucha más precisión, pero yo tengo la ventaja de ver lo que tengo delante. Concentrado sobre todo en mi respiración para mantenerme lo más relajado posible, dejándole hacer sin asustarme o reaccionar ante alguno de los movimientos que es imposible esperarse, también estoy muy atento a sus gestos. Cómo se concentra, cómo se mueve, qué elige, hacia dónde va… antes de que abriera la boca para dar la primera queja ya sabía a lo que se refería, le había visto el desagrado, y sentido lo mismo que él sin poder evitarlo. Intentaba no pensar mucho en ello a diario, es de las cosas más molestas en la tienda, casi peor que la porquería de comida, de esa al menos hay; el hecho de que no tengan en cuenta la raza a la que perteneces y luego intenten venderte tal cual provoca ironías muy gordas.

— Ya me gustaría… —Aparte de la ducha ofrecida por él no hacía mucho, no soy capaz de recordar cuándo fue la última vez en la que tuve algo más que agua, o que esta fuera caliente sin ser verano. Con Shiki, quizás. Prefiero mi forma humana, eso se nota estando conmigo cinco minutos, y sin embargo en el fondo hay cosas que no puedes quitarte. ¡Un gato con el pelo sucio! No es posible hacerse a la idea de lo desagradable que resulta, y lo inútil que es. Como no soy un gato de verdad no puedo ocuparme de la misma forma que uno, aparte de que sería asqueroso, pero la sensación la tengo de todas formas. No pensar en ello es la única forma de llevarlo, fingir que no está ahí, y al final, es él quien ayuda a que se me pase la charla de “como odio mi pelo encrespado” cuando encuentra las orejas, de eso sí que hace mucho tiempo.

Debe ser el único gesto con el que me he encogido un poco, el último en tocar mis orejas de esa forma, en dejar que lo hiciera sin resistirme, fue Hide. No veo a mi hermano desde hace años, había olvidado lo que se siente por completo, que sumado a todo lo demás añadían un trabajo más a mi ecuación de permanecer en calma: bajar el ritmo cardíaco, y evitar el pequeño ronroneo que se escondía bajo mi pecho en ese momento. Por favor, ducha caliente, comida, sol, libertad y caricias; habría que ser un monstruo para no sentirse así, no tiene nada que ver con él. Es una lástima que fuera a suspender el examen médico, con cada movimiento que hacía se daba con otro hueso, en vez del mullido y calentito tacto de la carne. Lo he dicho antes, la tienda no es famosa por alimentarte o tratarte bien, se preocupa de que no te mueras y sigas presentable, pero no de mucho más, eso es trabajo de quien quiera comprarte, si es que quiere, en muchos sentidos. Las historias sobre tipos que compran a otros para verlos sufrir lentamente abundan demasiado para que todas sean falsas.

Con una de cal, y otra de arena, está poniendo el trabajo de no ronronear un pelín difícil. No quisiera quejarme de haber pasado el examen con un suficiente, estamos de acuerdo en que ganar un poco de peso me sentaría bien, tampoco del hecho evidente de que eso no podía comprobarlo por él mismo… debería haberle dicho lo básico, y la tentación de hacer a Mary decirle lo que quiera saber es bastante grande para responder apropiadamente a la forma en que lo pregunta, quizás eso es exactamente lo que se merece. Prefiero darle a cada uno lo que me conviene a mi antes que lo que se merecen, o como mínimo lo que me gusta, sin tener en cuenta nada más. Ya sé qué es lo que quiero hacer, cómo aprovechar un poco esta situación, y antes lo mejor es responderle.

— Castaño, avellana y vampiro —Una respuesta en orden, con un toque de buen humor derivado de sus risas, todo el mundo sabe que son contagiosas. Ese tipo de preguntas tenía una trampa detrás interesante; los colores no deberían ser importantes para alguien que no sabe cómo son, así que Araziel pudo ver durante suficientes años para recordarlos. Es una lástima que mi poder solo funcione en mí mismo, o intentaría devolverle la vista ahora mismo. Aunque, por otra parte, si pudiera hacer eso no sería una mascota medio abandonada en la tienda, estaría en el top 10 de bichos más caros de la ciudad. Ahora tenía una buena pregunta que hacerle, y una buena estrategia enseñada por él para que no pareciera tan descarado, que iba a serlo. Era mi turno de levantar un brazo, acercar mi mano a su cara, y ponerla sobre su mejilla mientras cerraba los ojos, sin tardar ni medio segundo en decir por qué—. ¿Cómo lo haces? Sé cómo es, y no sabría distinguir nada así

Tampoco es casualidad. Sé que utilizando algo que es suyo, como la ceguera, me dejará hacer más cosas que por simple capricho. Con esto soy yo quien puede pasear lentamente, como si buscase algún punto de referencia con lo que sé por haberle visto: la barbilla, el final de la oreja, algo. Si he cerrado los ojos es porque sigo sin saber cómo de precisa es su habilidad, y no me hará daño ser sincero en lo que hago. La realidad es que quería devolverle un poco de lo que él ha hecho, no soy lo bastante tonto para no entenderlo, no tenía necesidad de quedarse en mis orejas y lo hizo. Por acariciarle yo a él un momento no pasará nada, no todos los días es el gato el que acaricia al dueño y no al revés. ¿Cómo llama un gato callejero al tipo que se agacha junto al coche con la esperanza de que no le arañen? Tipo suena demasiado mal para usarlo con él, tampoco es mi dueño, tendrá que quedarse como Araziel, aunque sea impersonal.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Mar Jun 13, 2017 4:50 am

Araziel no dijo nada, simplemente dejo escapar una risa cuando el joven le dijera los colores que adornaban su cuerpo, el vampiro quizás fue el que termino por arrancarle una risa de lo más entretenida, mientras su mano derecha seguía golpeando con suavidad el vientre de Takashi. Algunas veces él mismo soñaba con todos esos colores que podía recordar, quizás ni siquiera fuesen acertados ahora, puesto que tenía demasiados años ya sin su visión, no podía estar seguro de estar en lo correcto según lo que veía en sus memorias, pues a pesar de todo algunas memorias se vuelven borrosas con el paso del tiempo, a veces le costaba recordar cómo era el rostro de su hermana o como era el suyo, bueno, no lograba recordar mucho sobre los rostros de su familia y no le sorprendía, era algo que sabía iba a pasar.

El movimiento de Takashi no pasó desapercibido para el demonio, pudo ver en su cabeza claramente cómo se alzaba aquel brazo que terminaba en dirección a su rostro por lo que no se movió de su lugar, era lo mejor de su habilidad, podría adelantarse a los movimientos ajenos o estar preparado para estos. Claro que siempre y cuando esta no fallase como solía hacerlo en ocasiones, la mano en su mejilla no fue molesta y no hizo gesto alguno de quitarla de su rostro, sin embargo no entendía cuál era el punto de que Takashi lo hiciera si podía verlo. No tuvo necesidad de preguntarlo puesto que el propio león le dejo saber su motivo, permaneció en silencio por un momento, sintiendo aquella mano moverse sobre su rostro y brindarle caricias.

-Al inicio es difícil, sobre todo si se trata de las personas. La textura de la piel a veces no suele ser muy diferente de otra que ya tocases o se comparten facciones demasiados similares que puedes confundir a las personas-musito con calma, buscando la manera de explicarle a Takashi aunque ni él mismo estaba del todo seguro-Con el tiempo te vas dando cuenta que aunque hay muchas similitudes en ocasiones, siempre habrá una pequeña cosa diferente. Por ejemplo mis cejas a tus cejas

Levanto su brazo y tomo la mano de Takashi, sujeto simplemente el dedo índice y le hizo delinear lo que eran sus cejas, delgadas y en un arco casi perfecto que hacia un buen juego con la forma de su rostro y no desentonaban, ni eran extremadamente llamativas, aun así movio aquel dedo de forma lenta y suave para que pudiera notar el contrario la diferencia llevando luego ese mismo dedo a una de las cejas de Takashi y le hizo delinear la misma, con suavidad y lentitud, de la misma manera que lo había hecho con la suya.

-Cuando exploras con tus manos cualquier objeto u persona debes hacerlo de forma suave y lenta, sobre todo si lo haces por primera vez, porque debes recordar las diferentes texturas que puedes encontrar en el mundo-llevo la mano de Takashi a la nariz del mismo y le hizo delinearla con suavidad, que se diera cuenta de la forma que esta tenia, pasando ese dedo por toda la zona con cuidado de no lastimarle al mismo tiempo que lo hacía. Luego alzo la mano hasta sintió aquel dedo tocando su nariz, dejando esta vez que fuera el felino el que se moviera a su gusto-Puedes darte cuenta con facilidad la diferencia entre tú nariz y la mía-Araziel cerro sus ojos, dejando que el contrario pudiera moverse a su gusto, esta vez ya no le ayudaría ni guiaría aquella mano. Le dejaría hacerlo a su ritmo.

-La vista es buena, puedes ver muchas cosas, pero hay otras que se ocultan de la mirada y el tacto te ayuda en conocer esos pequeños secretos. Como cuando el cuerpo ajeno oculta cicatrices demasiado claras para la vista, pero al pasar tus manos puedes sentirlas bajo tus dedos-musito con calma ¿era raro que alguien más le tocara el rostro o proporcionara dichas caricias? Sí, sinceramente Araziel no era tanto de dejar a desconocidos hacer lo mismo que él hacia si se lo ofrecían o le daban el permiso para hacerlo, había personas que se incomodaban con facilidad si tenía que tocarles el rostro para darse una ligera idea de cómo eran, por eso tuvo la necesidad de crear la habilidad que le permitiera “observar” así no había necesidad de preguntar ni incomodar a la gente. Y aun así le estaba dejando sin quejarse ni decir nada, aunque no pudo quedarse con sus manos quietas, así que levanto las mismas con cuidado de no estorbar el trayecto de Takashi antes de volver a poner ambas manos sobre la cabeza del león, propiamente en sus orejas y comenzar a acariciar las mismas con la misma sutileza.

-¿Ya has terminado?-pregunto, pues podría ser que el otro ya se incomodase con su peso encima, Araziel podía estar cómodo, sí, pero eso no significaba que Takashi quien era el que estaba soportando su peso lo estuviera y sinceramente el demonio buscaba la comodidad del contrario más que la propia, después de todo el las tenia de forma diaria y el felino no-No creo que sea muy cómodo tenerme encima de ti todo este rato-una sonrisa se formó en sus labios, rascando con suavidad detrás de aquellas orejas-¿O acaso tu intención es seguir explorando hasta donde te deje?-pregunto despacio, podía dejarle seguir con la exploración si eso era lo que quería, sabría cuando detenerlo y naturalmente no dudaría de hacerlo.

avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Jue Jun 15, 2017 6:18 pm

Seguía sus movimientos sin dejar el brazo o la mano como un peso muerto, acompañando lo que hacía por mí mismo, intentando atender a las explicaciones sin abrir los ojos en ningún momento para no sentirme un idiota al verlo todo. Para alguien que no lo necesita, cuando pasas el punto de la curiosidad se convierte en algo casi tonto, dedicar esfuerzo y tiempo en una habilidad que no vas a usar, y con la que cualquiera te miraría mal, aunque tenga razón: hay muchas cosas que no podría saber sin tocarlas, sentir el tacto que tienen, buscar las pequeñas diferencias entre las yemas de los dedos como estaba haciendo en ese momento, imitando lo que para él seguro era un ritual aprendido hacía muchos años. Pero ni yo soy ciego, ni él iba a enseñarle a comportarme como uno; esto no es distinto a cuando alguien pide a otro sus gafas prestadas para decirle que está ciego en tono de broma. No había empezado con esto para aprender ninguna habilidad, solo quería ponerle una mano encima, y ver si era como parecía, si no se esfumaba o estaba frío como los vampiros de verdad. Decepcionante, pero no pasó nada, era “normal”, todo lo normal que se es en esta ciudad.

— No… es a ti a quién he invitado a hacer eso —El tono de voz que Araziel había utilizado para preguntar al final, más lento, seguía siendo confuso. Por una parte se mezclaba con las malditas orejas, complicándome la vida de una forma que si él no hubiera apartado las manos de mi cuerpo ya no podría esconderle, pero por la otra en la gente normal indicaría un aviso de cuál es la respuesta correcta. Las dos ideas juntas se podían ver como “puedes seguir, pero no es la mejor idea”, por eso seguía el instinto negándome, buscando la mejor idea para esta situación. No estoy seguro de que lo sea, pero dejaría caer los brazos de nuevo a lo largo, fáciles de vigilar desde la posición del dueño de la casa, para terminar con la proposición un poco más concreta que antes—. Puedes “mirar” lo que quieras, no te cortes. Los clientes no son tan cuidadosos, es un buen cambio —La sonrisa de lado en mis labios, pícara, me sorprendía a mí mismo. ¿Desde cuándo me había vuelto tan sarcástico y resignado con la realidad? Es cierto que la vida en la tienda no es buena, pero no soy ni de lejos el peor tratado del negocio, yo sé comportarme para seguir haciendo casi todo lo que quiero, como estar aquí ahora mismo. Hay situaciones que por suerte nunca he vivido.

Un día normal en la tienda, en la parte delantera donde se exponen a diario de los que más quieren deshacerse y van rotando para darle a todos una oportunidad de no morirse de viejos ahí dentro. Decenas de clientes suelen entrar en una mañana floja, con mala suerte te puedes encontrar un centenar, y todos con algún gusto raro metido entre ceja y ceja. Para ellos es casi como un zoo, parándose delante de las jaulas para ver lo que hacemos, golpeándolas si hace falta, y convirtiendo tu mañana en una lotería. Algunos quieren que te asustes, otros que plantes cara, hasta están los idiotas que prefieren que no hagas nada, no sirve intentar evitar a los que no te gustan, porque si le gustan a Ban… si parece que tienen dinero, pueden hacer más que mirar a través del cristal o la reja de turno. Con suficiente dinero, si la marca no es para siempre, puedes hacer casi lo que quieras sin tener que comprar para decidirte por uno o por otro, lo ves en sus ojos, deseando que no te toque. Luego…

Luego abres los ojos, miras al frente, o arriba según la perspectiva, y ves al tipo al que el dinero no parece importarle demasiado porque prefiere preocuparse de si estás cómodo o no. Está claro que ha salido de otro mundo y debe ser un extraterrestre, pero a esta ciudad no pertenece, no encaja. Tarde o temprano acabarán haciéndoselo pasar mal por ello, hay demasiado capullo suelto por las calles para dudarlo, pero hasta ese momento no hay ninguna forma de quejarse de él. Aparte de la desconfianza, es demasiado bueno para ser cierto, quizás es de esos que luego en privado son increíblemente sádicos y viven con dos caras, no es imposible. Que estoy siendo demasiado positivo es un hecho, entré por una ventana hace menos de dos horas, y ya le estoy dejando arrascarme las orejas solo porque nadie lo ha hecho en años. Es solo mi culpa, dejándole hacer lo que quiera, pero al menos el hecho de que sea ciego me viene bien, no necesita verlo todo, y hay cosas que no puedes saber sin poder ver.

— Me recuerdas a mi hermano, le gustaba hacer esto cuando me quedaba dormido en el tejado, hace… algunos años —Hablar de Hideyoshi, pensar en él, era la mejor idea para controlar lo que intentaba ocultarle. En el fondo, chiquitito pero sensible si ponía las manos demasiado cerca, estaba ronroneando un poco por sentirme demasiado cómodo en sus manos. Si fuera capaz de ver también lo sería de notarlo en mi cara, que algo no iba del todo bien, pero como no puede y está claro que los colores no los capta, es fácil mentir, cambiar el tema y pensar en algo que me incomode. No tengo ni idea de dónde está mi hermano ahora, o qué ha sido de él. Es mucho más listo que yo, habrá encontrado cómo adaptarse a toda esta mierda, pero tras años no parece que lo suficiente para dar conmigo o pasar por casa. Es solo un humano normal y corriente, o casi, no debería estar por ahí suelto en un mundo como este.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Sáb Jun 17, 2017 1:59 am

Araziel sonrió de forma leve, cierto que Takashi fue el de la invitación abierta y que él aprovecho sin problema alguno. Pero si el contrario quería seguir tocando podría hacerlo sin mucha queja de su parte, aunque no dijo nada respecto a eso, era la decisión del felino y como tal se debía respetar. Aunque eso sí, sus manos no se detuvieron en rascar tras aquellas orejas o acariciarlas con suavidad con la yema de sus dedos, de forma suave ya que no tenía muchas prisas y de cierto modo le relajaba hacer eso.

Esta, naturalmente, no había sido su idea de pasar el día luego del trabajo, de hecho distaba mucho de los planes que había hecho, pero no se quejaba, había resultado mejor en cierto sentido. Bueno, tomando en cuenta que lo único que iba a hacer era comer e ir a tomar una siesta decía mucho sobre su día y las pocas ganas que realmente tenia de hacer nada ¿y a quien le quedan ganas de hacer algo cuando llevas despierto desde las cuatro de la mañana? Buena pregunta era.

Detuvo sus manos de la misma forma en que acariciaba dichas orejas, suavemente y sin problema alguno, antes de decidir ponerse de pie para sentarse frente a la cabeza de Takashi, antes de tirar del cuerpo ajeno con suavidad por los brazos, poniendo la suficiente fuerza para lograr elevarlo un poco más, dejando que la cabeza del felino reposara sobre sus piernas, antes de continuar acariciando aquellos cabellos y seguir con los mimos sobre las orejas del contrario.

No se sorprendió de que Takashi mencionara algo sobre su hermano y mucho menos cuando parecía que este había perdido el contacto con su hermano hacia años. Eso le dolió porque la relación que tenía él con su hermana era tan profunda y fuerte que no podía imaginar su vida sin saber nada de esta, lejos de la realidad es que ambos hablaban diariamente y si podían quedar lo hacían lo más seguido posible. Después de todo ella era su otra mitad y él era la otra mitad de ella, creciendo juntos desde el vientre no le resultaba fácil imaginarse su vida sin ella a pesar de todas las cosas malas que pasaron y les dejaron en la posición en la que estaban, su relación siempre se mantuvo firme y fuerte, de hecho tomando mayor fuerza con los años pasando.

-Cuando vivíamos juntos, hace años ya. Mi hermana y yo solíamos hacer esto, unos días era ella la que estaba en tu posición y otros sería mi turno de tomarla, nunca teníamos un motivo, simplemente salíamos, nos sentábamos fuera en el suelo y disfrutábamos de mimarnos el uno al otro-no quiso preguntar sobre el hermano de Takashi, si quería hablar sobre este que lo hiciera por su gusto y no porque le presionara para que hablase, sin embargo él podría dar un poco de información sobre la relación que tenía con su hermana-De hecho, es algo que aun hacemos. Claro si tenemos el tiempo suficiente como para juntarnos que con nuestros trabajos suele ser complicado, aunque ella suele restregarme en la cara que el de ella es más relajado que el mío-una risa suave escapo de sus labios-aunque yo sostengo, que los dos son jodidos en su propio modo.

Una sonrisa se mantuvo posada sobre sus labios, ya no solamente se concentraba en acariciar aquellas orejas, si no que proporcionaba un suave masaje sobre el cuero cabelludo ajeno, usando las yemas de sus dedos y generando una pequeña presión mientras los dedos se movían suavemente, de arriaba hacia abajo o de forma circular. Araziel lo disfrutaba porque le relajaba, aunque fuese él quien diera aquellos mimos, probablemente porque desde niño estuvo acostumbrado a eso con su hermana o con sus padres.

-Esto, aunque resulte extraño de escuchar, siempre ha resultado completamente relajante de un modo u otro y admitiré que simplemente estarte mimando es mejor que lo que tenía planeado hacer hoy-una nueva risa broto de sus labios, estaba consiente lo raro de la situación, él siendo amable con alguien a quien no tenía mucho que conocía, vamos dos horas si acaso o poco más. Pero a él no le molestaba, si podía darle algo de paz y calma a Takashi aunque fuese un momento lo haría o cualquier persona que se lo pidiera y él decidiera que la persona valiera la pena. No malinterpretar su amabilidad ni a quien se la daba, Araziel podía juzgar a alguien por sus palabras y movimientos de forma rápida, más que la media, era algo que había aprendido gracias a su ceguera.

Todo estaba bien, cada lugar tenía sus propias cosas y gente de mierda, pero no todos eran así, prueba de eso era Takashi, sabía que algunas “mascotas” tenían un temperamento fuerte y no eran precisamente agradables. El mundo no era blanco o negro, si no gris, un mundo entero lleno de personalidades diferentes a pesar de la clasificación que la ciudad le daba a cada ser que la pisaba.

-Sí quieres que me detenga solamente dímelo y lo haré-sinceramente sería un desperdicio tener que dejar de acariciar esas orejas, era entretenido y se mantenía en calma, seguramente Mary iría en un rato más con unas tazas de té de menta con miel y galletas, que a Araziel le encantaba tomar té, prácticamente era algo que hacían cuando vivían en Londres, el té no se pierde y acompañado con galletas era mejor-¿Te gusta el té de menta con miel?-pregunto, porque si no, era mejor que le preparasen a él una taza de diferente sabor y no hacerse lio alguno.

avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Sáb Jun 17, 2017 11:29 pm

El hecho de que siguiera sin hacer nada malo, sin aprovecharse ni un poco de las oportunidades que le ponía en bandeja, seguía siendo de lo más sospechoso. Nunca había pensado que pudiera sentirse mal pensar así de una persona justo porque no está haciendo nada malo, sospechar por la falta de maldad aparente, y sin embargo era así. Es lógico que confiar en él cueste más de un par de horas, por mucho que se empeñe en acariciar las orejas de gato y contar parte de su vida, ayudando a hacerlo todo un poco más familiar; tampoco hay que darle muchas vueltas. Acompañaría sus movimientos a lo que quisiera, tanto si era para ponerme en pie, o solo para dejarme en sus piernas siguiendo con la misma acción de antes, mientras hablaba provocando una atmósfera diferente… no había hablado de Hide para que él lo hiciera de su hermana, y si algo quedaba claro es que este momento, esta atención, es algo que no me he ganado de ninguna forma y no me pertenece. Debería estar con ella, en todo caso, no conmigo. Apenas me conoce para hacer algo que tiene ese tipo de historia, pensar en esto sí que es incómodo.

Su atención me recordaba a un sentimiento diferente, algo que me hacía llevar una mano al pecho inconscientemente, buscando algo que desgraciadamente no estaba ahí. La sensación de alarma fue suficiente para tensarme y triplicar la frecuencia cardíaca. Era imposible que estuviera muy lejos, o ya puestos, que Araziel no se hubiera dado cuenta hace unos minutos, pero no había preguntado nada, ni dicho nada, tampoco había sentido nada al respecto, así que para entonces ya no estaba. Escuchar que este plan era bastante mejor de lo que tenía planeado, incluso usando el verbo mimar para referirse a esto, consiguió relajarme un poco a la fuerza, para no estropeárselo, pero buscaría de todas formas de reojo durante un par de minutos hasta encontrar lo que quería. Efectivamente, no estaba muy lejos, lo suficiente para tener que estirar el brazo otra vez sin más. Antes, al dejarme caer con un cuerpo más pequeño, rodado y todo lo demás se había soltado, quedando escondido en el césped hasta ahora, pero la moneda seguía atada exactamente igual que lo había estado, y lo estará por mucho tiempo. La parte difícil no es tanto encontrar esto, que ha sido hasta rápido, sino cómo explicarle a él que no es culpa suya el haberme puesto nervioso de repente.

— Te invité a hacer lo que quieras… no te voy a parar si lo disfrutas, también es mucho mejor que mi plan para hoy —Al final había preferido no explicarlo, seguirle en la misma línea, y como siempre darle algo un poco mejor. Si estaba disfrutando solo con esto, ahora que tenía todo lo que quería alrededor, quedaba una cosa que podía darle para ser el gato ideal durante unos minutos, por una vez, porque había trabajado altruistamente en ello sin saberlo—. ¿No se molestaría nadie si nos viera así? Parece que nos conozcamos de toda la vida y no solo de unas horas, es.. extraño —Quería preguntar varias cosas, hablar sobre ese té con menta que nunca había probado, explicar quizás el por qué, o enterarme de en qué trabajaban en su familia, pero a la hora de abrir la boca todo eso parecía sin importancia, charla para ascensores, demasiado fácil. Cualquiera podría haber respondido con esas preguntas, es a lo que llevaba la conversación, y mil veces tendría la oportunidad de hacerlas si quería, pero lo que acababa de decir era ahora o nunca, igual que la respuesta, aunque antes pensaba explicar mucho mejor la pregunta.

— No es que me moleste, estoy cómodo así, me gusta. Has hecho en un par de horas más que mucha gente en semanas o meses, y sigues insistiendo en no querer nada a cambio, aunque quisiera quejarme no encontraría con qué sin parecer idiota. Y créeme, se me da muy bien, quejarme y parecerlo. Es, bueno, no lo entiendo. ¿Por qué? — Habría una mínima pausa, muy pequeña, donde ya me estoy sintiendo idiota por dar la explicación y admitir que me gustan sus mimos, antes de que remate la faena en un tono un poco más bajo—. Uhm… siento que ya he preguntado esto antes… —Si la pregunta seguía, es que la respuesta no pudo ser muy convincente, lo que no evita que sea un poco repetitivo. Ha arruinado casi del todo la oportunidad de hacer lo que en realidad quería, tan simple como quedarme dormido sobre él sin avisar. Sigue siendo intuición, pero creo que si hago eso sonreirá, y no se moverá hasta que me despierte o no tenga más remedio, parece totalmente ese tipo de situación, y eso es parte de lo que no entiendo. No soy su hermano o hijo perdido, no quiere nada a cambio, lo hace porque puede. Ojalá pudiera no desconfiar con tanta facilidad como lo hago.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Mar Jun 20, 2017 6:15 am

Casi se detiene al sentir como el joven se tensa, Araziel está acostumbrado a notar dichos cambios solamente si hay contacto físico o en su caso por la voz ajena. Pero con Takashi fue más sencillo al estarle mimando, estuvo a punto de abrir su boca, preguntar qué era lo que pasaba y detener sus manos por si el contrario se había incomodado de qué siguiera acariciando sus orejas y ya no sólo estas.

No se detuvo y no pregunto puesto que sintió perfectamente al contrario relajarse, podía “ver” lo que hacía por eso mismo es que no dijo nada ni se detuvo, le dejo tranquilo lo que Takashi tomase debía ser de gran valor para el joven felino y Araziel no tuvo la curiosidad ni la tentación siquiera de averiguar nada sobre dicho objeto, se conformaría con lo que el felino quisiera darle. No hay prisas y aparentemente ambos simplemente están disfrutando en esos momentos, quizás él más que Takashi pero eso no era lo importante. Una pequeña risa escapo de sus labios y negó con suavidad.

-Vivo solo ¿Quién se enojara? ¿Mary? Lo siento, ella no es ese tipo de mujer y estoy seguro que de no ser porque está ocupada estaría sentada aquí con nosotros-respondió con calma-mi hermana probablemente vendría corriendo y estaría haciendo exactamente lo mismo que yo hago en estos momentos, a mis padres y cuñado no les importaría en absoluto y se sentarían aquí con nosotros, claro que mi sobrino haría bastante más ruido que nosotros y posiblemente sería el más curioso de todos-respondió con calma, la verdad dentro de su familia y amigos no habría muchos que se molestaran o le dijeran algo por lo que estaba haciendo. Probablemente le molestarían o le joderian porque “compro” una mascota o algo por estilo, cosa que al demonio le tenía sin cuidado.

Luego dejo escapar una risa algo sonora pero corta en duración, bien, si habría gente que se molestaría por ver tal cosa y es que sus fans no podían ser más quisquillosos con lo que hiciera o no hiciera, claro que no les daba la mayor importancia, su vida, sus decisiones y mierdas que nadie más tenía el derecho de reclamarle por lo que hiciera o dejara de hacer. Aunque Takashi no tendría por qué saber esto y él no quiso pensar más en dichas cosas, vamos no tienen mucha importancia cuando lo único que haces es simplemente relajarte con la compañía de otra persona, no hay mucho que ver y mucho menos de que quejarse. Aunque parecía perdido en sus propios pensamientos estaba escuchando de forma atenta al contrario, sus labios se fruncieron suavemente, pero una sonrisa simplemente adorno sus labios. Al menos sabía que Takashi lo estaba disfrutando o no le molestaba lo que hacía.

-Bueno, no sé exactamente que pasa por esa cabeza tuya-con su dedo índice dio un par de golpecitos sobre el cuero cabelludo ajeno, antes de usar ese dedo para rascar tras la oreja felina con gusto-por eso no puedo estar seguro del por qué, pero podría ser que simplemente lo estas disfrutando. Es decir, como bien dices yo no quiero nada a cambio y al parecer he hecho mucho más que otras personas en semanas o meses, incluso cuando lo único que he podido hacer por ti es ofrecerte la ducha, ropa y comida-tiro suavemente de la oreja izquierda, sólo algo leve y delicado nada para lastimarle.

-Tú podrías quejarte y yo simplemente te escucharía por horas hacerlo, probablemente me terminaría riendo por escucharlas. Pero no hay nada malo ni tengo razones para pedirte nada a cambio, sin embargo si quieres que te pida algo a cambio puedo hacerlo fácilmente-dijo con demasiada tranquilidad, mientras proseguía mimando al contrario-Esto es todo lo que yo quiero a cambio por lo que estoy haciendo. Simplemente disfrútalo, pregunta si quieres preguntar, quieres probar algo o quieres algo en concreto puedes pedirlo sin problema alguno siempre que lo disfrutes y que yo lo tenga en casa. Eso es todo lo que quiero a cambio, que tú lo disfrutes-A pesar de todo y claro sumado a su naturaleza Araziel realmente nunca había tenido la necesidad de pedir algo a cambio, sí, en un par de ocasiones lo hizo simplemente por el placer de hacerlo pero no era algo que hiciese de todos los días ¿por qué? Su hermana había recibido aquella roca sobre su cabeza cuando eran niños y ella jamás le había pedido a cambio nada y sin embargo las consecuencias de dicho suceso estaban ahí, ella quedo sorda y nunca se quejó ni lo culpo por salvarle. Araziel lo hizo cuando creció pero fue un sentimiento que rápidamente pateo y hundió en lo más profundo de su cabeza.

Aunque si se trataba de su trabajo no era tan idiota como para no pedir algunas cosas a cambio de otras de ser necesario, sabia cuando debía y cuando no. Él prefería disfrutar su vida de forma tranquila con sus pequeñas variantes y claro, no olvidemos los problemas que deben venir de vez en cuando, no necesitaba pedir nada a cambio pues tenía a su familia y amigos. Una buena vida con sus comodidades, que claro si quisiera podría darse una vida de lujos sin parar, tener una de las mansiones más grandes y costosas que pudiera encontrar, muebles bañados en oro o con incrustaciones de diamante. Pero eso no era lo que él quería, él disfrutaba su hogar simple y acogedor, cierto que ahora tendría ampliaciones y como siempre el piso sería lo más costoso que habría en esa bendita casa.

-La verdad, no puedo decirte porque se siente tan bien o porque simplemente no te quejas, ya que como dije no sé qué es lo que piensas precisamente o que es lo que esperas de mi-enredo con suavidad su dedo índice en los cabellos castaños de su mano derecha mientras la izquierda se preocupaba por acariciar entre medio de sus orejas-Así que dime Takashi ¿Qué es lo que esperas que haga? ¿Qué crees que oculto o que crees que hare? ¿Qué es exactamente lo que piensas de mi?-pregunto con tranquilidad, estaba acostumbrado a los prejuicios, estaba acostumbrado a que se burlasen de él por no ser el típico demonio que te encuentras por la callea, de hecho en más de una ocasión le habían dicho que era un ángel nada más lejos de la realidad-como no estás acostumbrado a nada de esto, puedo suponer que realmente tienes tus prejuicios sobre la gente y estos seguro que estos rondan tu cabeza, déjame escucharlos y corregirlos si estas en lo incorrecto-podría hacerlo, Araziel podía reservarse mucha información si quería y si lo veía necesario, pero le otorgaría otra que no tuviera un peso fuerte en su vida personal, sólo lo necesario.

avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Mar Jun 20, 2017 10:20 pm

Bien podría ser un ángel, con su comportamiento, pero no lo es. Hay algo en sus palabras, y en su forma de actuar, que provocan desconfianza todo el rato, algo que un ángel no provocaría, o eso creo. Puedo sentir cada golpecito, como una pequeña reprimenda por comportarme así sin tener un buen motivo, lo siento como tal, es el tipo de persona que podría mirarme mal un segundo y hacer que me sintiera de esa manera porque él sí que tiene una buena razón para hacer lo que hace. Quizás sea un Celestial, seguiría yendo en la misma línea de moral, pero con toques más propios de este mundo, sin llegar a la ciudad de mierda en la que vivimos. Sea una cosa, o la otra, no cambiará que, aunque me lo ofrezca, sé perfectamente que no le explicaré nada, ya lo hice antes y no quiso entenderlo, o no pudo, no me repetiré. Todo el mundo quiere algo, siempre, y creo que empiezo a entender qué es lo que quiere él de todo esto, la razón por la que se comporta así, y no soy yo, o no exactamente.

Gana la buena acción en sí, como en una obra de caridad, eso es lo que está consiguiendo y la razón de que no pida nada a cambio. Ni la menor idea de por qué puede querer algo así, algún pecado en el pasado que resarcir o algo por el estilo es lo más típico, pero si es lo único que quiere es totalmente inofensivo: no mataría ni a una mosca si tiene otra opción. Sin darme cuenta hasta estaba dándole vueltas entre los dedos a la moneda, en parte la situación me recuerda a cuando la conseguí, o a la razón de que sea importante, es parecido. Por otra parte, si hay algo a lo que podría responderle, es que a esa parte donde pregunta qué es lo que creo que hará, lo tengo claro. ”Si esto se alarga, acabarás pagando para que no me vaya”. Eso es lo que creo, porque no todo el mundo estaría cómodo con tu atención, ni tú dándola a cualquiera, y si las dos cosas se juntan es solo cuestión de tiempo. Irónicamente no hará ni diez minutos que aclaramos eso no pasaría, ni él quiere acercarse a ese tugurio, ni yo deberle el favor de sacarme de allí. Esto no bastaría para agradecerlo.

— No, no me quejaré, ya lo he hecho bastante. Creo… que eres de fiar, y espero que no seas así con todo el mundo. Eso es todo. —Lo era, de veras que lo era. La forma de expresarlo que había tenido Araziel había provocado esto, y ninguna cosa más. Era tan directo, y dejaba tanto la sensación de estar siendo injusto con él, que lo último que quería era ponerme a quejarme de las mil y una cosas que no debería estar haciendo ahora mismo, porque encima esas cosas me benefician a mí. Es un extraño, tratando bien a otro extraño porque le apetece, sin ninguna recompensa a la vista fuera de ver que consigue lo que quiere, y en realidad ni siquiera lo verá. Podía apretar la moneda en un puño, sin hacer mucha fuerza para no tensar el brazo, que eso no cambiaría el hecho de que una parte de mi estuviera molesta con él por no pedir absolutamente nada; su “petición” no contaba, por supuesto. Es su decisión, no es como si a mí se me hubiera ocurrido algo que ofrecer, o que pudiera pedir a cambio en una situación así. Sé lo que quiero hacer, y no es lo que debo.

Ahí, en el fondo, esa parte de felino que no puedo quitarme de encima está diciendo que me ha dado de comer, así que tengo que seguirlo a casa y conseguir que el suplemento de comida sea para siempre. A cambio me ocuparía de que no sea igual de bueno con otros animales callejeros para que la comida sea solo mía, y marcaría el territorio pegándole a los que se acerquen. Por suerte no soy un gato, sé que no puedo hacer eso, ninguna de todas esas cosas, la mala suerte viene al entender que también es parte de mí: no puedo quitarme de encima el instinto. La desconfianza también puede ser parte de ese instinto, intuir que hay algo detrás, que no me ha contado, y que debería saber antes de confiar en él. No sé si necesito confiar en él o no, es probable que no vuelva a pasar por aquí para evitarle problemas, así que haré la pregunta solo porque casi ha exigido que lo haga, y necesito tiempo para hacer lo que de verdad quiero. Atender cada vez menos.

— ¿Hay algo que no me hayas contado de ti por lo que la gente suela desconfiar? —Si no especificaba podría reírse justificadamente, claro que había mil cosas que no me había contado de él, lo imposible sería lo contrario, cada vez que abre la boca cuenta algo nuevo y desconocido. Hermana acariciadora de orejas, sobrino ruidoso, es información interesante si volvemos a encontrarnos para saber con quién bajar la guardia. Con el sobrino, es fácil de vigilar. Mientras responde, e intentaré escucharlo, la verdad es que voy a intentar cerrar los ojos y relajarme de verdad, si consigo quedarme dormido habrá cumplido su objetivo al máximo. Ha pedido que disfrute de esto, que haga todo lo que quiera, y pida lo que se me antoje. A sabiendas de que soy el rey de los felinos no le sorprenderá que elija dormir, y en esta posición, con una atención constante de alguien que no haría daño a un mosquito, es el lugar perfecto. Ni los de la tienda interrumpirán mientras estemos en este plan, no les conviene, estamos lo bastante a la vista para que sepan lo que ocurre, y lo bastante cerca para que cada segundo aumente a sus ojos la opción de ganar dinero. Mientras estemos cerca, no tengo que volver a ninguna parte.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Araziel Dankworth el Sáb Jun 24, 2017 5:05 am

Sus manos no dejaban de moverse con suavidad, después de todo no tenía prisa alguna y simplemente estaba disfrutando del momento. Una risa baja broto de su garganta al escucharle como si estuviese celoso de que fuese amable con otras personas y ciertamente lo era sin importar que fuesen. La amabilidad debe ser cosa de todos los días en su vocabulario sin llegar a un abuso de la misma, tender su mano a quienes lo necesiten nunca ha resultado en ser un problema ni mucho menos, pero tampoco es idiota como para darle la mano a quien simplemente va a traicionar o no merece la ayuda.

No ve la necesidad de explicarle a Takashi nada de eso, ya no solamente era amabilidad por su manera de ser, si no que en su línea de trabajo es una cosa extremadamente importante incluso cuando te topas con el peor tipo de gente posible, aquellos a los que les das la mano y la muerden instantáneamente o simplemente disfrutan de joder la vida de los demás y meterse en la misma. Lo había vivido ya un par de veces siendo alguien famoso no le resultaba extraño y sin embargo entre más correcto fuese a la hora de tratar el problema, más probabilidades tenia de acabarlo pronto, claro si era necesario atacar directo a la yugular era obvio que no se lo iba a pensar demasiado. Su ceño se fruncio ligeramente por aquella pregunta y pudo pensarse una respuesta, pero no había necesidad, la respuesta siempre había sido clara en ese tipo de situaciones.

-Bueno, la gente suele equivocarse muchas veces en cuanto a lo que soy y desconfían en extremo de mi cuando les corrijo, es decir no me molesta que piensen lo que quieran sobre a qué raza pertenezco pero es bastante problemático cuando les digo que soy un demonio y se aferran a que no lo soy-su nariz se frunció levemente, dejando una risa escapar de sus labios. Sí, la belleza de la gente cuando no confía en lo que le dices sobre todo porque tu actitud no se asemeja demasiado a lo que tienden a pensar a lo que es un demonio, claro sus instintos estaban ahí y realmente antes había sido uno de esos típicos demonios que disfrutan de hacer daño, dar órdenes y tener el poder. En su tiempo eso era lo mejor y le hacía vibrar por dentro.

Pero las cosas cambian y aunque lo suyo fue un golpe fuerte para hacerle cambiar, lo había hecho de un modo en que nunca se molestaba en que la gente pensara lo que quisiera o se ofendiese con facilidad porque claro todos tienen su límite y como tal él lo tenía de igual forma, llegar a quebrar su calma podría ser complicado si no se elogian las palabras correctas para llegar a ese nervio y era rara la persona que consiguiera tal cosa. Las únicas veces que podría perder el temple con facilidad era si se metían con su hermana y eso ya había pasado en más de una ocasión, por supuesto que la gente no le tenía ni un ápice de miedo o pensaban no podría hacer mucho ya que siendo ciego “mucho no puedes hacer” pero muy por el contrario sí que podría hacer daño sin problemas.

-Si me crees o no es cosa tuya, no serías la primera persona ni la última en no confiar en mi cuando digo que soy un demonio. Sé que mi actitud no es exactamente lo que todo mundo piensa sobre lo que es un demonio, pero la vida puede hacerte cambiar sin importar la raza-pudo escuchar en el cielo el graznido de sus aves que anunciaban su llegada, luego de estirar sus alas y disfrutar de estar fuera de casa siempre anunciaban su regreso, esta vez se detuvieron dónde estaban ellos dos, bajando de forma suave y lenta hacia ellos, Black el cuervo decidió caer directo sobre Takashi y estirarse ahí, sacudiendo un poco su plumaje negro, dejando escapar un sonido similar a la risa y muy por el contrario Noir fue a dar al hombro de Araziel.


-Bienvenidos-musito a sus aves, que volvieron a graznar, Blake se acurruco sobre Takashi listo para tomar una siesta, Noir naturalmente siguió los pasos del cuervo y aun con el peso del ave sobre su hombro Araziel continuo con aquellas caricias- Sí Blake te molesta no dudes en bajarlo, tiende a hacer eso con cualquiera que entra casa, los suele usar de cama, eso sí, no te confíes nunca lo hará porque le agrades o desagrades, así como te usa de un momento a otro como cama puede decidir que eres un buen baño-de hecho el que ambas aves estuviesen ahí tenía una razón aunque Takashi no lo supiera, es que ambas eran demasiado celosas y ver a Araziel tan tranquilo con el felino había hecho a sus aves decidir que debían estar ahí para evitar cualquier cosa.

avatar
Apodo : Ara, ziel
Ocupacion : Cantante
Mensajes : 19
Fecha de inscripción : 13/01/2017
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3447-araziel-id
Amo demonio

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Takashi el Lun Jul 10, 2017 9:44 pm

Ni por las buenas, ni por las malas, no hay forma de que llegue a molestarse. Supongo que tendré que dejarlo estar, por mucho que haya abierto un ojo para mirarle con escepticismo al decir precisamente esa raza. Sin comentarios, ni quejas, buenas o malas, hasta lo cerraré otra vez ignorando al pajarraco que ha decidido utilizarme como una cama portátil, o peor, un baño. Me darían ganas de darle un golpe al bicho, y eso sé que no le gustaría, ya me han dado antes. Tampoco suspiraría en esta ocasión, sabedor de lo que daría a entender, en esencia ni me voy a mover porque no es necesario. Ser un demonio no significa que necesariamente tenga que portarse mal con todo el mundo, hay muchas historias, y en algunas se habla de los codiciosos y avariciosos, por ejemplo. ¿Qué pasa si la mejor forma de conseguir lo que quiere es hacerlo “bien”? ¿O si su ambición es mantenerlo? Está en su naturaleza importarle poco los medios como lo está en la mía querer comerme ese pájaro, aunque sepa fatal, y los dos nos aguantamos, de distinta forma, pero lo hacemos. No tiene nada de especial.

— Te creo, solo me hace preguntarme qué te hace comportarte como uno —O dicho de otra forma, qué cosas lo sacan de sus casillas o son exigirle más de lo que piensa hacer de buenas maneras. Por un lado, su respuesta explica muy bien la forma en que me trata, hasta visto como un racista, estoy demasiado por debajo en la escala de poder en comparación para que necesite tomarme con seriedad. Así de simple. Tampoco es que crea que me trata como menos que una persona, es más a nivel instintivo, saber que podría hacer lo que quisiera si se le antojase es suficiente—. ¿Te confiarías tanto con otro demonio? —Esa era la pregunta clave para confirmar la idea, con alguien de su nivel, de primeras, ¿sería capaz de confiarse tanto? No creo.

Quizás debería hablarle de algo, con todo lo que está contando abiertamente apenas he dicho nada de mí mismo, aparte de que no puede fiarse de mi edad y que soy un león. No es que tenga mucho que contar, si tuviera que elegir sería algo de cuando estuve fuera de la tienda por tanto tiempo, haciendo cualquier cosa, lo que quisiera, sin obligaciones de ningún tipo, pero tiene un lado negativo: esperaba que vinieran a buscarme y no lo hicieron. Tampoco quiero hablar de Hide, me hace recordar que no le he visto hace mucho tiempo, y seguramente no esté ni en la ciudad, poco más he podido averiguar saliendo de vez en cuando como lo hago. La pregunta que ya he hecho es casi retórica, no necesita una respuesta, ya dijo antes que no es así con todo el mundo, poner un ejemplo tan directo no lo va a cambiar, me toca decir algo más, por difícil que sea. Gajes de tener vida social de vez en cuando.

— Si seguimos así acabaré por quedarme dormido. Sé que es repentino, pero igual, ¿confías en mí? —Depende de para qué sería una buena respuesta, pero debería ser evidente que estoy pidiendo permiso para hacer algo que no debería hacer. Si se resiste no habrá manera, lo ha dejado muy claro, pero con esa pregunta de por medio basta con que asienta o no lo niegue para que pueda hacer lo que quiera, y durante un par de segundos no se defenderá. Esta vez no perderé nada por el camino, sigo agarrando la moneda desde que la recogí, sería difícil de encontrar en el césped, solo falta convencerle—. Luego podrás vengarte, ¿aceptas?

Si acepta, y recalco el sí, será hora de incorporarse un poco, remangarme para asegurarme de hacerlo bien, y girarme rápido para tomarle por los hombros. Por supuesto el pájaro se va fuera, suerte tiene de que no lo muerda, el grande se irá por su cuenta cuando decida tirarme con él en un abrazo cerrado, casi una llave, a rodar por el césped. Apenas hay pendiente, pero eso no es un problema para ir cogiendo velocidad, no busco más de cuatro o cinco vueltas antes de parar y dejarle tumbado en el suelo de nuevo, conmigo encima en una posición muy diferente a la anterior. Esta quiero que se malentienda. Mucho más cerca por la forma de rodar, con bastante más contacto, y casi estoy dejando todo el peso encima suyo por necesidad. Si pudiera verme es el momento de sonreír con picardía un par de segundos, mientras se va el mareo y dejo que malentienda si quiere hacerlo, antes de empezar a hacerle cosquillas. Yo también quiero que él se lo pase bien, y no parece que nadie se mueva a su alrededor con suficiente confianza.
avatar
Amo : Los errantes no tenemos.
Pareja : Mucho menos de esto.
Mensajes : 25
Fecha de inscripción : 03/10/2014
Ver perfil de usuario http://shikaisen.forums.nom.es/t3265-kouzen-takashi
Felino

Volver arriba Ir abajo

Re: ~ Pajarito en la ventana (Priv. Araziel)

Mensaje por Contenido patrocinado

Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.